La tensión que existe entre los taxistas y los VTC no es única en el estado español. En Europa, cada país tiene su propia regulación de convivencia entre los taxis públicos y los conductores con licencia de VTC. En la mayoría de casos, ha habido una disputa previa para la convivencia que ha acabado por resolverse en un alto tribunal.

Uber, la plataforma de transporte privado más extendida en Europa, está presente en 65 países en el 2018 y en más de 650 ciudades. La empresa californiana fundada en el 2009 ha sido acusada de "prácticas no competitivas" respecto de los taxis, motivo por el cual ha tenido que dejar de operar en muchas ciudades.

En el 2017, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea concluyó que los servicios de transporte como Uber tenía que estar regulado como los taxis. Europa, pues, se posicionó a favor de los taxistas. El tribunal consideró que Uber es equiparable a un servicio público y que, como tal, hay que someterse a regulaciones y licencias. Esta tarea, sin embargo, la derivó a cada uno de los estados miembros.

Reino Unido

En el Reino Unido, Uber funciona desde el año 2012. Actualmente hay el doble de vehículos VTC que de taxis. En el 2017 las autoridades de Londres le retiraron la licencia para operar en la ciudad, pero después un juzgado le otorgó un permiso provisional de 15 meses. A finales de año, Uber perdió un recurso que obliga a la empresa a reconocer derechos laborales a sus conductores, como el salario mínimo y periodo de vacaciones.

La compañía americana tiene alrededor de 40.000 conductores y 3,5 millones de clientes en Londres. Según cifras de la Asociación de Categoría de Vehículos con Conductor del 2018 las licencias de conductor de taxi llegan a los 70.000 y las de vehículo de taxi a los 90.000. La cifra se dispara en las licencias VTC, 210.300 vehículos y 218.300 conductores.

Taxi London Wikimedia

Francia

En Francia, la convivencia entre los vehículos VTC y los taxis es parecida a España, hasta el punto de que los taxistas han anunciado movilizaciones el próximo viernes. En París, hay el doble de taxis que de vehículos privados con conductor. Además, Francia es uno de los países pioneros en querer sacar adelante la precontratación mínima de 15 minutos de antelación, pero el Consejo de Estado nunca lo aprobó.

En Francia, para conseguir una licencia VTC, el coste máximo es de unos 200 euros, mientras que conseguir una licencia de taxi puede costar hasta 100.000 euros. Además de la competencia desleal, este ha sido otro motivo por el cual el gremio de taxistas se ha manifestado múltiples veces en el último año en París.

Taxi Paris Wikimedia

Bélgica

En Bélgica la equiparación de taxis y VTC es prácticamente equilibrada. Se ha conseguido regular después de que el 3 de enero del 2019 la justicia belga prohibió de manera definitiva el funcionamiento independiente de la plataforma Uber. Una sentencia del Tribunal de Comercio de Bruselas señaló que sólo los conductores con una licencia de taxi en Bruselas y la placa lumínica en el techo del vehículo podrán operar en la capital.

Hasta entonces, según datos de la Agrupación Nacional de Empresas de Vehículos Taxis y de Alquiler con Conductor, en Bélgica existen 2.175 empresas de taxis con licencia para un total de 10.089 vehículos entre conductores autónomos e independientes, cosa que representa un ratio de 0,39 taxis por habitante. Ante esta situación, en julio del 2018 se empezó a desarrollar un nuevo "plan del taxi" para eliminar progresivamente la venta "en negro" de licencias.

Taxi Brusel·les Wikimedia

Alemania

En Alemania, la regulación de los VTC es competencia de los estados federales. En Berlín y Munich pueden operar, pero el conductor tiene que acreditar previamente una licencia de transporte de pasajeros y la licencia de taxi. Sin embargo, en Alemania las normas para las licencias no quedan claras y por eso es dificultoso contratar conductores independientes. Además de las licencias, para ser conductor hay que aprobar exámenes de salud y de conducción.

Por otra parte, las plataformas de conductores privados, les obligan a devolver la diferencia entre viajes a la empresa, de manera que la cantidad de trayectos que pueden hacer queda limitada. El número de taxis ronda los 56.000, de los cuales 8.000 operan en Berlín, según datos de la Asociación de Categoría de Vehículos con Conductor del 2018, mientras que se desconoce la cifra concreta de las licencias VTC.

Taxi Berlín Wikimedia

Portugal

En agosto del 2018 Portugal lanzó la "ley Uber", que por primera vez reguló la convivencia entre los VTC y los taxis en el país. Además de Uber, es el país europeo donde también opera la española Cabify y la portuguesa Taxify.

La ley, pactada en el Parlamento, obliga al gremio de vehículos con conductor privado a ceder el 5% de los beneficios al Estado de cada trayecto. La respuesta de los taxistas no se hizo esperar, que han protagonizado varias protestas en Lisboa y Oporto.

Taxi Porto Wikimedia

Italia

En Italia pasa lo mismo que en Inglaterra y lo contrario que en Francia. En el país mediterráneo hay el doble de conductores con licencia VTC que de taxistas. Se calcula que trabajan unos 40.000 taxistas, la mitad en las principales ciudades, mientras que el número de vehículos con conductor llega a los 80.000, según datos de la Asociación de Categoría de Vehículos con Conductor del 2018.

Taxi Roma Wikimedia

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat