La Guardia Urbana de Barcelona ha cerrado en torno a las 18.00 de la tarde el acceso a las playas del Bogatell, la Nueva Icària y la Mar Bella por alta ocupación, el primer día de temporada alta de baño. Tal como han explicado fuentes municipales a la ACN, el cuerpo policial ha regulado la entrada de personas con el fin de garantizar que se mantengan las distancias de seguridad, siguiendo el protocolo sanitario vigente. A medida que ha empezado a salir gente, se ha vuelto a permitir el acceso a nuevos usuarios. Esta actuación policial responde al protocolo Covid-19 del Ayuntamiento de Barcelona de cara esta temporada de verano.

Protocolo Covid

El Ayuntamiento de Barcelona ha activado el control de aforo de playas y ya ha desplegado informadores para que regulen el aforo. Este verano, a diferencia del pasado, el consistorio ha decidido prescindir de los videosensors que calculaban la ocupación aproximado y apuesta para que sean los informadores quien reporten, a pie de arena, el grado de afluencia de las playas, que igualmente se puede consultar en la web por parte de la ciudadanía.

Aparte de contar personas, también tendrán que informar a los usuarios que tienen que cumplir las distancias de seguridad entre grupos y ayudarán a regular a los accesos si se llega a niveles de ocupación altos. En caso extremo y de mucha afluencia, como ha sido el caso de hoy, se procede a cerrar la playa con el apoyo de la Guardia Urbana.

Sistema de semáforos

De la misma manera que el verano pasado, el Ayuntamiento publica a tiempo real el nivel de empleo en cada una de las playas, según un código de colores. El indicador verde equivale a la ocupación baja, de menos del 40%; el indicador amarillo a ocupación normal, entre un 40 y un 60%; el indicador naranja a ocupación alta, de entre el 60 y el 80%; y el indicador rojo a ocupación muy alta, de más del 80%.

Informadores y servicio de socorrismo

También a partir de hoy se refuerza la presencia de informadores en las playas con un equipo de 22 personas, con un horario de atención ampliado de 10 a 20 horas. Aparte, se amplía el horario del servicio de salvamento y socorrismo, que funcionará entre las 10.30 y las 19.30 horas cada día de la semana. En total, hay 80 profesionales y este año estrenan las torres de vigilancia en la arena, que aportan más seguridad y calidad a los trabajadores.

Foto principal: Agentes de la Guardia Urbana en la playa de Barcelona / ACN

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat