Mamparas o cubiertos de un solo uso en bares y restaurantes, modificación de horarios y limitación de aforo en los cines y mascarillas y control de temperatura en las discotecas. Estas son algunas de las medidas que contemplan las asociaciones y federaciones de ocio para poder reabrir mientras dure la crisis del coronavirus.

El sector está elaborando protocolos con propuestas que harán llegar al Ministerio de Sanidad y a las conselleries con el objetivo de ir "a una" en la fase de desescalada". Los sectores de la hostelería, el cine y el ocio nocturno reclaman a la Administración que fije criterios claros para evitar que los empresarios, que tuvieron que cerrar a mediados de marzo, hagan inversiones a fondo perdido en medio de fuertes pérdidas.

Cerrados desde el 14 de marzo

Los bares y restaurantes tuvieron que cerrar con el primer decreto de alarma del 14 de marzo. También lo tuvieron que hacer otros negocios como teatros, cines, pubs o discotecas. Las pérdidas se estiman millonarias y la incertidumbre sobre cuándo podrán volver a abrir las puertas impera.

Con el anuncio de una inminente desescalada en las medidas de confinamiento, muchos hace semanas que trabajan en medidas y protocolos para poder volver a poner en marcha sus negocios. Las ofertas de empresas proponiendo medidas son muchas y los empresarios estudian qué pueden hacer para garantizar la seguridad de trabajadores y clientes. Los empresarios piden poder abrir gradualmente.

Ocio nocturno: espacios privados

El presidente de la Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos (España de Noche) y portavoz del Gremio de Empresarios de Discotecas de Barcelona y Provincia, Ramon Mas, dice que es clave conocer el calendario de la fase de transición para poder asesorar a los propietarios y evitar inversiones inútiles.

A estas alturas, tienen pocos lugares donde mirarse al espejo. Los países del entorno todavía no han afrontado esta fase y el único referente, hoy por hoy, es China. En el país asiático ha ido abriendo progresivamente este tipo de establecimientos y las medidas implantadas son ahora mismo el modelo a seguir. Entre ellas, limpiezas en profundidad de los locales antes de abrir, controles de temperatura en los accesos, que los usuarios utilicen guantes y mascarillas, facilitar geles hidroalcohólicos y limpiezas de la pista y los baños con el público dentro.

Mas dice que prevén espacios privados –vip– donde la gente pueda mantener distancias de seguridad pero contemplan que las pistas se puedan mantener como hasta ahora. "Si la gente en el metro que utiliza mascarilla no tiene que mantener las distancias, entendemos que el mismo criterio se tendría que aplicar al ocio nocturno", afirma.

Otra de las propuestas que plantean es que algunos locales puedan disponer de terrazas al exterior y que otros puedan doblar las que ya tienen con el objetivo de recuperar a fuera parte del aforo, que ya dan por hecho que perderán.

También se plantean otras medidas, como las que propone Fecasarm con pedidos por escrito, el pago con tarjeta o un certificado internacional sanitario para recuperar la confianza de los clientes.

Restaurantes: cubiertos de un solo uso

En el ámbito de la hostelería trabajan a contrarreloj. Algunos establecimientos ya han hecho pruebas piloto con mamparas para separar mesas. Es el caso del empresario de Leganés, Enrique Abanades. Abanades preside la Asociación de Hoteleros de esta población de la comunidad de Madrid y tiene varios negocios. "Estamos probando cosas pero no hay consenso entre el sector y, por ejemplo, las mamparas cuestan unos 500 euros", explica.

Donde sí que hay más o menos acuerdo, dice, es en la utilización, por ejemplo, de cubiertos, servilletas o manteles de un solo uso. También en facilitar geles hidroalcohólicos en las entradas en los locales y en los baños. Y dan por hecho que perderán la mitad del aforo. Por eso ponen los ojos en las terrazas. Esperan que se les permita doblar su superficie y así ayudar, especialmente, a los negocios de pequeñas dimensiones. "La gente vendrá con miedo y tenemos que dar seguridad a los clientes", insiste.

Cine

El cine, uno otros de los sectores afectados por el confinamiento, también se reivindica. El presidente del Gremio de Cines de Catalunya, Camilo Tarrazón, afirma que la situación es "excepcional" pero que no se puede alargar en el tiempo".

Tarrazón cree que, a diferencia de otros espacios, los cines tienen un modelo "absolutamente controlable": pueden controlar la venta de entradas antes y tienen las butacas numeradas y "amplias". Sobre las medidas que estudian, detalla que a estas alturas tienen capacidad para hacer hasta cuatro funciones pero hay posibilidad de modificar horarios. En dos sentidos: uso de sala menos intensivos para poder hacer "limpiezas a conciencia" y haciendo que el público llegue de manera escalonada.

Es decir, si antes se hacían sesiones en diez salas entre las 4 y las 5, ahora "se podría hacer que dos empiecen en las 4, dos a las 4.30 y dos a las 5". "Eso significa que perderemos capacidad pero, al mismo tiempo, habrá más tiempo para poder poner en práctica las medidas", explica. Además, permitiría asegurar que la interacción del público es la más baja posible porque las entradas y salidas no coincidirían.

También prevé medidas de seguridad como mascarillas entre el personal, facilitar geles o renovar los aires de las salas. Tienen claro también que el aforo se reducirá, aunque su idea es que lo haga para empezar en un 50%.
Seguimos todas las noticias y el minuto a minuto sobre el coronavirus y sus afectaciones en Catalunya, España y el mundo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat