BonÀrea ha emitido un comunicado en que explica que desde el mes de junio se han hecho 3.000 pruebas PCR a sus trabajadores y que un 1,2% de la plantilla ha dado positivo en coronavirus; es decir una sesentena de sus 5.500 trabajadores, de los cuales más de 4.000 trabajan en el centro de trabajo situado en Guissona (Segarra).

BonÀrea asegura que se han seguido los protocolos con el aislamiento de todos los afectados y de los contactos estrechos, así como su seguimiento y control. "La situación actual es de normalidad con una tasa de incidencia a la baja y sin ningún brote", añaden. Además, destacan que la mayoría de casos detectados son "asintomáticos, leves y sin hospitalización".

"Se han tomado todas las medidas necesarias para cortar cualquier cadena de transmisión", explican al comunicado y añaden que sus centros de trabajo están "controlados". Desde la empresa destacan que el índice de incidencia del coronavirus en bonÀrea está "dentro de la normalidad" ya que, según informan, este 1,2% es inferior a la media de la población en general (un 5%) y a la del sectores de actividades esenciales (un 10%).

Protocolos internos de prevención

En el centro de trabajo de Guissona, donde trabajan más de 4.000 personas, "no se ha estado nunca confinado y se ha trabajado al 100%"; las fábricas y mataderos siguen trabajando sin ninguna incidencia, asegura; y se ha habilitado el teletrabajo para todos los puestos que lo permiten, como las oficinas.

Los centros de trabajo bonÀrea tienen protocolos internos de prevención de riesgos de contagios elaborados por el Servicio propio de Prevención; cada semana se hacen auditorías internas de las medidas establecidas; y desde abril los servicios médicos de la empresa coordinan los test. También ha destacado que desde hace meses colabora con la Conselleria de Salut.

La situación en la Segarra

La planta bonÀrea se encuentra en Guissona, en la comarca de la Segarra. En este territorio, se ha detectado durante semanas una tasa de contagios especialmente alta teniendo en cuenta la población, aunque no hay una tendencia al alza.

Preguntada por la situación de la comarca, la consellera explicaba esta semana que la situación es "diferente" que en Lleida, que es "muy estable" y que se trabaja coordinadamente con las empresas donde se han detectado los brotes.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat