El Tribunal de Justicia de Catalunya (TSJC) ha desestimado dejar a Vox fuera del juicio contra los miembros independentista de la anterior Mesa, tal y como había pedido el exvicepresidente primer Josep Costa en un recurso de súplica presentado el pasado mes de mayo.

Costa había pedido que el tribunal impidiera que el partido de extrema derecha actuara como acusación popular. "En el mismo sentido, la personación de un actor político parlamentario con la pretensión de intimidar, calumniar, silenciar y castigar a los adversarios políticos mediante la perversión del proceso penal constituye una vulneración de los mismos derechos, incluida la presunción de inocencia, en relación con los artículos 16 (libertad de opinión) y 20 (libertad de expresión)", había alegado.

En un auto al cual ha tenido acceso ElNacional.cat, el tribunal ha respondido que "con independencia de lo que cada uno pueda pensar sobre la posibilidad de que los partidos políticos puedan actuar como acusación popular en causas penales contra personas vinculadas a otros partidos políticos, lo cierto es que, como se reconoce en el recurso de súplica interpuesto, el derecho vigente hasta el momento lo admite".

"La personación de los partidos políticos en procedimientos penales como acusación popular es frecuente en nuestro país y en aplicación del ordenamiento jurídico vigente ha tenido que ser admitida por los tribunales, incluidos el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional sin perjuicio de considerar esta facultad legal como perturbadora", continúa el auto.

Posiciones antagónicas

Costa había alegado también en su recurso que "Vox es una organización de extrema derecha que se sitúa en la posición más antagónica posible respeto de los querellados en esta causa", asegura en el texto donde añade que la motivación de Vox es "estrictamente particular, partidista o electoralista" y con el objetivo de "sacar rédito propagandístico aprovechando la cobertura mediática del procedimiento".

El TSJC ha respondido considerando que "ni la ideología del partido que pretende constituirse en parte, ni la pretendida motivación política que llevaría a su personación en este procedimiento son causas jurídicamente relevantes para impedir un derecho constitucional que se encuentra legalmente reconocido".

El tribunal tampoco considera que la notoriedad que Vox pueda ganar al actuar como parte en esta causa sea "motivo de peso para denegar un derecho reconocido".

La causa tiene origen en una querella de la Fiscalía contra el expresidente del Parlament Roger Torrent y los exmiembros independentistas de la Mesa Eusebi Campdepadrós Adriana Delgado, además del mismo Costa, por haber permitido el debate de dos resoluciones sobre autodeterminación y la monarquía.

 

Imagen principal: el exvicepresidente primero del Parlament Josep Costa / Foto: Sergi Alcàzar

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat