La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, ha descartado hacer un referéndum como Catalunya porque quiere que "lleve a la independencia". "El referéndum en Catalunya, como es evidente, no llevó a la independencia, y yo quiero un referéndum que sea capaz de, si la gente lo vota, llevarnos a la independencia," ha dicho la líder del SNP en un acto del Winter Nights Festival recogido por el diario The National.

Sturgeon ha remarcado que la votación tiene que ser "legal, constitucional y capaz de encontrar reconocimiento internacional y apoyo". "Si no, sería un proceso en el que todos disfrutaríamos participar pero que no nos traería la independencia que queremos", ha avisado. Sturgeon ha instado al primer ministro Boris Johnson a frenar la votación en los tribunales.

Boris johnson ACN

El primer ministro británico, Boris Johson / ACN

"Johnson tendrá que ir a la justicia"

Sturgeon ha dicho que si el primer ministro británico quiere frenar el referéndum, tendrá que ir a la justicia para intentar interponerse a la "voluntad democrática" de los escoceses. Buena suerte, le diría. Esta no es una situación en que ningún demócrata que se respete a sí mismo contemple encontrarse", ha avisado.

La líder escocesa ha remarcado que tiene "enormes simpatías" por los "aliados en Catalunya", que ha recordado que están en una situación "horrorosa", pero ha remarcado que el proceso catalán no es el camino del SNP.

La hoja de ruta del SNP habla de la celebración de un "referéndum legal de independencia" si el partido gana las próximas elecciones al Parlamento de Holyrood, previstas para el 6 de mayo.

Nicola Sturgeon 2 Europa Press

La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon / Europa Press

El documento establece que en caso de victoria, el SNP volverá a pedir a Londres los poderes para convocar un referéndum como el del 2014, porque el gobierno británico no tendrá "ninguna justificación moral ni democrática" para negarlo.

En todo caso, si Londres lo hiciera, el SNP llevaría igualmente una ley al Parlamento para que "los preparativos necesarias para el referéndum se puedan hacer e implementar una vez se acabe la pandemia". El SNP avisa de que si Londres llevara al gobierno de Escocia a los tribunales, el ejecutivo se opondría "vigorosamente".

Un pacto político entre Londres y Edimburgo

"La pregunta sobre si un referéndum de independencia escocés necesita el consentimiento de Westminster o se podría legislar directamente desde el Parlamento escocés nunca se ha respondido en los tribunales, y espero que no lleguemos al punto de que haga falta", ha asegurado Sturgeon. Según ella, el mejor escenario sería que, como en 2014, haya un pacto político entre Londres y Edimburgo.

De hecho, el plan del SNP señala tres posibles escenarios en caso de que Londres rechace el traspaso de poderes para hacer el referéndum a través de la llamada Section 30 y Edimburgo vaya directamente a la redacción de la ley para la votación.

Como primera opción, que el gobierno británico acepte que el Parlamento escocés ya tiene el poder de legislar para hacer la consulta y, por lo tanto, la deje salir adelante. Como segunda, que acepte finalmente el traspaso de poderes a través de la Section 30. La última opción es que Londres "inicie acciones legales para disputar la base legal del referéndum e intente bloquear la voluntad del pueblo escocés en los tribunales". "Este tipo de recursos judiciales serían vigorosamente confrontados por el gobierno del SNP", avisa el partido.

Foto principal: La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, en el Parlamento escocés / Europa Press

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat