La CUP ha decidido este sábado aprobar los Presupuestos del Govern, en el Consejo Político que ha celebrado en Vilafranca del Penedès, y lo ha hecho con un amplio margen. El resultado definitivo ha sido de 39 votos a favor, 22 en contra y 2 abstenciones, según ha podido saber El Nacional.

Las asambleas territoriales ya se habían posicionado a lo largo de esta semana sobre la última propuesta del Govern en relación a los presupuestos y, según diferentes fuentes, lo habían hecho a favor de votar sí al proyecto. Este mediodía, el consejo político y el grupo de acción parlamentaria (GAP), del cual forman parte las organizaciones que composen la CUP, han acabado de fijar el voto afirmativo de los diputados anticapitalistas al proyecto.

Esta decisión acababa con la incertidumbre que estos últimos meses ha vivido el Govern, ya que el presidente, Carles Puigdemont, había dejado claro que en caso de que los diez diputados anticapitalistas volvieran a dejar caer las cuentas, la legislatura se daría por acabada y convocaría elecciones.

De hecho, cuando antes del verano la CUP impidió la tramitación del proyecto del Govern, Puigdemont sorprendió a los diputados convocando una cuestión de confianza para el mes de septiembre. En aquel momento las tensiones internas de la formación, que ya se arrastraban desde el debate de investidura, desembocaron en una renovación del secretariat al frente del cual se situó al concejal gerundense Lluc Salellas y al exdiputado Quim Arrufat.

Esta vez, la posición cupaire aparece más flexible. Les presiones llegan incluso más allá de Catalunya. Ayer fue Arnaldo Otegi quien advirtió que Madrid está esperando una ruptura de las filas independentistas, i que está convencido de que Puigdemont "irá hasta el final".

Optimismo del Govern

El lunes el Govern entregó su última propuesta a la CUP. Finalmente, a pesar del nuevo episodio de diferencias entre ERC y PDeCAT a raíz de la exigencia de los diputados cupaires de aumentar la presión fiscal, la nueva oferta no incluye la revisión de ninguno de los grandes impuestos, ni IRPF ni Patrimonio ni Sucesiones.

La propuesta se basa en el acuerdo cerrado esta misma semana entre Ensenyament y los sindicatos para incrementar el número de docentes y reducir una hora el horario lectivo; la creación de un nuevo impuesto sobre las emisiones de CO2 de los coches; y la propuesta sobre la Renta Garantizada -añadir 45 millones adicionales a los 208 previstos para la Renta Mínima de Inserción.

El Govern ha hecho desde el primer momento una valoración optimista sobre las posibilidades de esta nueva propuesta. La consellera de Presidència, Neus Munté, aseguró el mismo martes que el ejecutivo está "esperanzado" y "muy animado" sobre el acuerdo.

Con la nueva oferta del Ejecutivo, se pusieron en marcha las asambleas territoriales. En total 13, que suman 53 miembros del consell polític que se distribuyen en función del peso de cada territorio. Aquí se han ido fijando las votaciones. Fuentes cupaires aseguran que el resultado se apuntaba ajustado, que el sí ha consiguido imponerse pero que hay algún territorio clave como el Penedès donde habría habido un empate o Barcelona i Baix Llobregat, donde habría ganado el no.

Proceso constituyente

Por otra parte, la CUP ha dejado claro que la aprobación de los presupuestos corre en paralelo al proceso constituyente. En este sentido, los diputados cupaires hicieron público ayer un comunicado en que reclaman la creación de un "organismo autónomo", vinculado presupuestariamente al departamento de Exteriors, Relacions Institucionals i Participació para "articular la primera fase del proceso constituyente".

También desde el Govern se ha querido subrayar el compromiso en este punto. Se ha recordado que, más allá de las negociaciones de las últimas semanas, el proyecto de presupuestos que el vicepresident, Oriol Junqueras, llevó al Parlament fue previamente negociado con los diputados anticapitalistas, a diferencia de lo que se hizo con el proyecto fallido de antes del verano. Precisamente, para hacer posible el acuerdo, el proyecto de presupuestos que se está tramitando incorpora una disposición addcional, la 31, que fija que: "el Govern, dentro de las disponibilidades presupuestarias para el 2017, tiene que habilitar las partidas para garantizar los recursos necesarios en materia de organización y gestión para hacer frente al proceso refrendario sobre el futuro político de Catalunya en el marco de la legislación vigente en el momento de su convocatoria". Este compromiso del ejecutivo con la dotación económica del referéndum era una de las exigencias de la CUP que se aceptó a pesar que con esta disposición las cuentas del Govern quedan mucho más expuestas a una posible impugnación de la oposición.

Es todo ello lo que hoy tendrá que valorar el órgano de coordinación de la CUP. Junto con el consell polític, se ha convocado también el GAP, donde confluyen los representantes territoriales y los de las diferentes organizaciones que componen la CUP.

La previsión es que los presupuestos se voten en el pleno del 8 y 9 de febrero. No obstante, desde la oposición se ha anunciado la voluntad de llevar las cuentas al Consell de Garanties Estatutàries, lo cual alargaría un mes más el plazo. Con todo, la CUP ha dejado claro que la decisión que se fije este sábado es la que finalmente se aplicará.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat