La clase política ha tardado sólo unos minutos en reaccionar a la respuesta de Carles Puigdemont a Mariano Rajoy, en que ha pedido que se dé dos meses de plazo para el diálogo. Los partidos de Govern y la oposición, favorables y detractores, han querido expresar su opinión sobre la carta del presidente.

Unidad del Govern

El equipo de Govern ha reaccionado positivamente a la carta. La unidad de los comentarios de los consellers así lo constata. El conseller de Territori i Sostenibilitat, Josep Rull, ha asegurado que después de la carta del president, ahora se podrá hablar cara a cara", lo que considera propio de las "sociedades civilizadas".

La consellera de Benestar Social, Dolors Bassa, ha considerado que ahora todo está en manos del Gobierno y del PP. "Ahora ya enviada [la respuesta]. Pueden valorar Ustedes, señores del Partido Popular".

En una entrevista a La Mañana de Catalunya Radio, el conseller de Interior, Joaquim Forn, ha ido un paso más allá y ha apuntado que si no se establece el diálogo con el Gobierno, el "siguiente paso" sea la independencia. Ahora bien, el responsable político de los Mossos ha pedido "no quemar etapas" antes de conocer la respuesta del ejecutivo de Rajoy.

Apoyo de PDeCAT y ERC

Desde el PDeCAT también ha habido sintonía con el president. El exconseller de la Presidència, Francesc Homs, ha alabado la carta de Puigdemont. Con cuatro palabras, "Democracia. Dignidad. Determinación. Diálogo", ha querido sintetizar el espíritu de la carta.

En la misma línea que Homs, la coordinadora general del partido, Marta Pascal, ha destacado la "dignidad, coherencia y valentía" de president. Por otro lado, le ha prometido el apoyo de la formación demócrata de cara los próximos días: "Gracias de nuevo, president. Habrá alguien en el otro lado? Detrás de ti, el PDeCAT".

Desde las filas republicanas, Marta Rovira ha apuntado en declaraciones en Els Matins de TV3 ha mostrado la sintonía en el sí de Junts pel Sí. "Tenía que decir que tenemos un resultado absolutamente favorable surgido del 1-O y al mismo tiempo ofrecer diálogo", justamente lo que se ha incluido en la carta. Rovira ha añadido que la independencia ya "la declararon los ciudadanos" en la jornada del referéndum. Por eso, según la republicana, "las instituciones de este país tienen que aplicar el mandato".

Por su parte, el diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián no ha expresado su opinión sobre la carta pero sí que ha tenido unas palabras para El País. El diario de Prisa asegura en su titular de la noticia que Puigdemont "fuerza la aplicación del 155". Una expresión que para el republicano demuestra que "se visten de demócratas y van provocando".

Escalada verbal de PP y Cs

El unionismo ha reaccionado de manera feroz a la respuesta. Desde Ciutadans, su secretario general, José Manuel Villegas, ha asegurado que Puigdemont sigue sin asumir la realidad e intenta mantener la "ficción" que ya "ha sido destruida jurídicamente" por el Constitucional. En Catalunya, la diputada Lorena Roldán ha asegurado que Puigdemont ha perdido "una oportunidad de oro para volver a la legalidad". En declaraciones en El Matí de Catalunya Ràdio, ha acusado al presidente de volver "alargar la ficción" que se vio —según la formación unionista— en el pleno del lunes 10 de octubre.

El PP también ha visto en la carta la continuación del proceso hacia la independencia. Uno de los primeros a reaccionar entre las filas populares ha sido su líder, Xavier Garcia Albiol, que ha tildado en Puigdemont de ser a un "inconsciente" que "pretende reventarlo todo".

Quien ha contestado al tuit de Albiol ha sido Albano-Dante Fachin que ha utilizado una metáfora para definir las palabras del líder popular: "Si la carta de Puigdemont era un intento de pasar la pelota, alguien la pincha antes que llegue a Madrid".

Moderación de los comunes

Todavía en la órbita de Podem y los comunes, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha considerado que Puigdemont ha hecho un resumen de lo que explicó al Parlamento. La alcaldesa, más allá de defender al presidente, también ha criticado duramente el gobierno de Rajoy: Colau cree que el requerimiento se ha enviado "en términos de rendición, cosa que es un error". Colau ha afirmado que la gran mayoría social pide "diálogo real, no epistolar, con gobernantes que se sienten a dialogar".

Por su parte, el coordinador general de Catalunya en Comú, Xavier Domènech, ha considerado que "no era tan complicado que Puigdemont respondiera que no había declarado la independencia".

Joan Coscubiela cree que el presidente del Govern ha demostrado que la declaración unilateral "no se produjo" y por tanto "no tiene sentido aplicar la vía del aplastamiento del artículo 155".

Acusaciones de la CUP

Desde la izquierda independentista también ha habido críticas. Desde la CUP, la portavoz parlamentaria Mireia Boya ha asegurado, en una entrevista en Catalunya Radio, que la carta no ha sido la esperada. Además, la cupera ha criticado "el hermetismo" con que se ha escrito la carta. Aparte, Boya ha subrayado que el punto de vista de la CUP no se ha incluido. "Se puede negociar todo pero después de haber proclamado la República. El diálogo no es de tú a tú", le ha reprochado al president.

Su candidato a la presidencia en las elecciones del 27-S y ahora presidente de la entidad Súmate, Antonio Baños, ha pedido al presidente que tenga en cuenta la opinión de la CUP. "Nada será posible sin la CUP. Respetadla", expuso Baños, que no ha ocultado su insatisfacción con la carta y sus responsables. "Alejad quien tiene miedo a la libertad".

Los anticapitalistas de Arran, organización vinculada a la CUP, han mantenido la misma línea de las últimas jornadas. Los izquierdosos no ocultan su desacuerdo con la carta, que consideran que es "alta preocupante" por su carácter "pactista". "La única opción legítima es la declaración de independencia", sentencian. Acto seguido, en el mismo hilo de Twitter, califican la vía unilateral como "la única solución" ante un Estado que actúa "con una represión feroz y con la voluntad de hacernos desaparecer".

Las entidades, con el president

Desde las entidades independentistas también se ha valorado el contenido de la carta. El presidente de la ANC, Jordi Sànchez, ha calificado de "coherente" la respuesta de Puigdemont y ha asegurado que la "responsabilidad histórica" será de Mariano Rajoy si finalmente se aplica el artículo 155 de la Constitución, en una entrevista en El Matí de Catalunya Ràdio. A través de Twitter, ha pedido "unidad" para conseguir la independencia. "El civismo y actitud firme nos hace ganadores. Juntos, unidos y firmes como el 1-O".

Al mismo tiempo, en declaraciones en la misma emisora, el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, ha avisado de que las entidades soberanistas no renunciarán a su objetivo pero ha señalado que "podrán esperar estos dos meses que nos piden".

Cuixart ha asegurado ser "escéptico" sobre la respuesta que podría tener el Estado. "Somos escépticos pero nos gustaría ver un cambio de actitud del gobierno español. Esperamos que el ofrecimiento de los 2 meses se cumpla", ha expuesto.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat