Jordi Sànchez ha sido castigado en la prisión por la grabación de audio que se emitió el viernes durante el acto central de campaña de Junts per Catalunya (JxCat) que se hizo el viernes en el pabellón de deportes de la Vall d'Hebron. Lo ha denunciado su abogado, Jordi Pina, en declaraciones a la ACN.

Pina ha detallado que lo han trasladado del módulo 1 al módulo 8 de la prisión de Soto del Real, donde está desde hace dos meses, cosa que ha supuesto una "conmoción" para Sànchez. También ha explicado que el viernes registraron durante horas su celda y las contiguas porque algunos medios dijeron que el audio era en directo y se pensaban que tenía un teléfono móvil. Y que durante todo el viernes un funcionario custodió a Sànchez porque se había dicho que intervendría en el acto de campaña de JuntsXCat. Pina considera que "están perdiendo el norte" y ha añadido que, por ahora, no saben "el motivo ni la base jurídica para hacer este cambio" para poder interponer un recurso.

Precisamente, este martes la Junta Electoral Central (JEC) se declaró incompetente en la petición de Junts per Catalunya para que Jordi Sànchez y Joaquim Forn, encarcelados por orden del Tribunal Supremo, puedan participar en la campaña. El presidente de la Junta, sin embargo, Segundo Menéndez Pérez, emitió un voto particular —hecho poco habitual— al cual se sumó la vocal Inés Olaizola, en el que consideraría oportuno que Sànchez y Forn pudieran grabar mensajes desde la prisión o conceder entrevistas.

En el audio grabado, el expresidente de la ANC aseguró que el único "adversario político" en las elecciones del 21-D no son ni los candidatos de Cs, PSC y PPC, Inés Arrimadas, Miquel Iceta y Xavier García Albiol —respectivamente—, sino el presidente español, Mariano Rajoy. Esta fue la primera intervención de Sànchez en la campaña electoral.

Junts per Catalunya solicitaba el viernes pasado a la JEC que Forn y Sànchez pudieran salir de prisión para participar en actos de campaña o, en su defecto, que pudieran grabar mensajes para poder emitirlos en mítines. Aunque la JEC se declara incompetente para resolver la cuestión y deriva el caso al Tribunal Supremo, el presidente, Menéndez Pérez, argumenta en el voto particular que no permitiría que salieran de prisión pero sí que autorizaría grabar mensajes y conceder entrevistas. De esta manera, dice, quedaría acreditado el derecho de todos los candidatos de participar en el 21-D con igualdad de condiciones.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat