El president, Carles Puigdemont, pedirá autorización judicial para asistir al pleno de investidura del martes que viene. Así lo ha anunciado el conseller y diputado Josep Rull y lo ha confirmado posteriormente el grupo parlamentario de Junts per Catalunya, después de que el Tribunal Constitucional (TC) haya acordado condicionar la investidura a que Puigdemont esté presente en la Cámara y con una autorización judicial previa.

La diputada Gemma Geis ha subrayado que la petición de Puigdemont será para "asistir con todas la garantías" al Parlament, es decir, con "posibilidad de defender su programa de gobierno, de ser investido president de la Generalitat y que no será detenido en ningún caso dado que los delitos que se le imputan no son tales"

A primera hora de la mañana, Rull ha afirmado que el TC mantiene el pleno vigente aunque la intención del gobierno español era que no se pudiera investir Puigdemont "de ninguna de las maneras". Según Rull, la decisión del alto tribunal es una "bofetada con la mano abierta a Soraya. "No se lo han podido ahorrar aunque crean que han podido salir adelante", ha insistido.

Preguntado si Puigdemont asistirá igualmente al pleno de investidura aunque la justicia no le dé la autorización, Rull no ha querido adelantar acontecimientos. "Habrá pleno, lo que no quería Sáenz de Santamaría. Con unas condiciones inauditas pero habrá pleno", se ha limitado a afirmar.

Rull ha insistido que "ahora toca investir a Puigdemont" y, por lo tanto, que se pedirá la autorización judicial tal como ha acordado el TC para poder asistir físicamente al pleno de investidura convocado para el martes que viene. El diputado de JxCat ha afirmado que "nunca se renunciará al mandato de los ciudadanos" de Catalunya y ha añadido que no están autorizados a negociar el voto de los ciudadanos. "Si negociamos la democracia, como nación no tenemos viabilidad", ha insistido. Preguntado por si se mantiene la premisa 'Puigdemont o Puigdemont', Rull ha respondido de que cuando se dice "Puigdemont o Puigdemont se está llamando democracia o democracia".

Bofetada en Soraya

Según Rull, el TC todavía ha quedado "más en entredicho" después de la decisión de este sábado y ha considerado que la resolución del alto tribunal es una "bofetada con la mano plana" a la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, que fue quien anunció el recurso contra la candidatura de Puigdemont y la convocatoria del pleno de investidura.

Finalmente, Rull ha manifestado que le gustaría acabar el trabajo como conseller de Territori i Sostenibilitat y ha asegurado que su voluntad es continuar en este cargo con Puigdemont como president.

El anuncio de Rull llega pocas horas después de que el Tribunal Constitucional condicionara la celebración del pleno de investidura a la presencia física del candidato, Carles Puigdemont, para lo cual tendría que obtener previamente "autorización del juez" que ha pedido su detención.

Los magistrados consideraron "imprescindible" que el candidato acuda "personalmente" a la Cámara y suspendió también la posibilidad del voto delegado desde el extranjero. "No podrá celebrarse el debate y la votación de investidura de Carles Puigdemont como candidato a president de la Generalitat a través de medios telemáticos ni por sustitución por otro parlamentario", advertía la resolución.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat