Casi 10 meses después de la celebración del referéndum del 1-O, y de las cargas de la policía española contra los catalanes que iban a las urnas—y las protegían—, el Consejo General de la Psicología de España sigue sin posicionar.

Precisamente por eso, y según ha podido saber El Nacional, 150 psicólogos catalanes, la mayoría de los cuales forman parte de la sectorial de psicólogos de la ANC, han decidido sumarse a la campaña #NovullpagarConsejo —que, como adelantó este diario, nació en enero— y 100 no han pagado la cuota semestral obligatoria del ente español arriesgándose a que les abran un expediente disciplinario o que les den de baja del Colegio de Psicólogos, después de que en enero ya lo dejaran de hacer 52 profesionales del sector.

El argumento está claro: el Consejo ni se ha posicionado sobre las cargas policiales del 1-O que dejaron más de mil heridos, ni tampoco sobre la aplicación del artículo 155 de la Constitución española con la consiguiente suspensión de la autonomía y la destitución en bloque del Gobierno.

Para anunciarlo, el lunes 30 de julio entregarán una carta a la junta de gobierno del Colegio de Psicología de Catalunya en la que ha tenido acceso este medio, en que les muestran su "disconformidad con el pago de la cuota del Consejo General de la Psicología", de 21,29 euros semestrales —aparte de los 101,10 euros que pagan al colegio catalán—, por la falta de información sobre este importe, sobre los pactos y acuerdos entre las instituciones implicadas, así como sobre su cálculo".

En la misiva, además, exigen que se les entregue la memoria de 2017 "en aquello que se refiera al importe de las cuotas abonadas por las personas colegiadas, desglosadas por concepto y por el tipo de servicios prestados, así como las normas por su cálculo y aplicación".

Acto de desobediencia

Ahora, aparte de pedir "más transparencia en relación a los acuerdos entre las dos instituciones", reclaman a través de un "acto de desobediencia" que la Junta de Gobierno del Colegio de Psicología de Catalunya (COPC) sea "soberana respecto del Consejo español".

De momento, sin embargo, no lo han llevado a cabo y es precisamente por eso que el objetivo de esta actuación es mostrar el compromiso con el mandato popular del 1-O de 2017 y la Declaración de Independencia de Catalunya por parte del Parlament el 27-O del mismo año".

Los psicólogos que se han sumado a la campaña defienden, además, que el Colegio Oficial de Psicología de Catalunya "defienda con convicción los intereses de las psicólogas y psicólogos catalanes, y que no tenga temor al compromiso social, en ser proactivo en estos momentos convulsos pero apasionantes que vive la sociedad catalana".

¿De qué sirve el Consejo?

Según establece la ley, el Consejo General de la Psicología de España, así como los otros consejos del resto de colegios otras profesiones son organismos de obligatoria constitución si los colegios profesionales están divididos territorialmente, es decir, si hay un colegio para cada territorio.

Su función es coordinar, en este caso, todos los colegios de psicología del Estado español desde Madrid, donde tiene la sede como 41 de los consejos de otros colegios, mientras solo hay uno en Catalunya.

De hecho, tal como denuncia la sectorial de psicólogos de la ANC, "los ocho colegios catalanes más importantes aportan más de 6 millones de euros el año; destacan el colegio de enfermeras y enfermeros de Barcelona, que cerró las cuentas de 2016 con una aportación de 2.928.000 euros al Consejo General de Enfermería. En el caso del Colegio de Psicología, la aportación fue de 593.000 euros; el Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona aportó 614.000; el Colegio de Arquitectos de Catalunya, 445.000 euros, y el Colegio de Médicos de Barcelona, 584.000 euros".

Los correos para sumarse a la campaña son: [email protected] o bien [email protected]