Clara Ponsatí (Barcelona, 1957) confiesa que ocupar el escaño de diputada en el Parlamento Europeo ha sido una situació que no esperaba. "A mí me han llegado muchos cambios en la vida cuando pensaba que ya lo había hecho todo y sólo me faltaba jubilarme. Ahora empiezo a acostumbrarme, veo que seguramente este tampoco es el último", explica en una conversación con ElNacional.cat a través de videoconferencia. Ponsatí mantiene el tono directo y contundente, crítico con la situación del procés en Catalunya y la respuesta de instituciones y partidos. No comparte la estratégia en que se basa la negociación con el gobierno de Pedro Sánchez y tampoco la voluntad de aprobar los pressupuestos de la Generalitat, però sí el diagnóstico que la legislatura está agotada.

Más valía seguir la batalla desde el exterior, porque desde el interior está siendo extraordinariamente difícil mantener las posiciones

El día que llegó al Parlamento Europeo publicaron un vídeo con Carles Puigdemont y Toni Comín, asegurando que esto demostraba que tomaron una buena decisión marchando al exilio...
Es evidente que dado que no acabamos de hacer todo lo que teníamos que hacer, puestos a corregir el tiro, más valía seguir la batalla desde el exterior, porque desde el interior está siendo extraordinariamente difícil mantener las posiciones. Estaba convencida de que el president y Comín serían eurodiputados. En mi caso, pensaba que era una manera de expresar apoyo, pero no tenía que tener implicaciones sobre mi vida real...

No nos hemos dado nunca por vencidos y hemos jugado todas las cartas cada vez que podíamos

¿No se lo esperaba llegar al Parlamento Europeo?
No. Yo me había hecho a la idea que pasaré una temporada, no sé cómo de larga, en el exilio, y que había llegado al lugar donde viviría este exilio, como profesora en St Andrews. Y después ha resultado que tengo que hacer otro cambio. En la combinación con el Brexit hay un componente que no es mérito nuestro, pero lo que sí es mérito nuestro es no habernos dado nunca por vencidos y haber jugado todas las cartas cada vez que podíamos hacerlo.

En este vídeo también hablaban de dificultades, incertidumbres e incomprensiones. ¿A qué se referían?
Cuando hicimos la apuesta de que el president Puigdemont fuera miembro del Parlamento Europeo, hubo mucha gente que dio por hecho que eso era imposible, que no valía la pena. También cuando argumentamos que una vez elegidos no había manera de bloquear que ocupáramos los escaños, hubo mucha gente que no se lo tomó seriamente. Los presos miembros del Parlamento Español han sido barridos antes de la sentencia y en el Parlament de Catalunya también se ha decidido sobre quién podía ser miembro fuera de la decisión soberana de la cámara, y había un estado mental que también era así en el Parlamento Europeo.

Nos hemos acostumbrado a comulgar con ruedas de molino en la política catalana y española y cuando ya hemos comido cuatro, comerte la que hace cinco, a veces ya ni lo notas

Al final no ha sido así, ¿el Parlamento Europeo funciona de manera diferente?
El Parlamento Europeo está sometido a obedecer los criterios de la Corte Europea de justicia, y esta de momento está demostrando que es imparcial, que dado que hemos sido elegidos, no hay más discusión. Lo que pasa es que nos hemos acostumbrado mucho a comulgar con ruedas de molino en la política catalana y española y cuando ya hemos comido cuatro, comerte la que hace cinco, a veces ya ni lo notas.

Esto de que Hitler admiraba la expulsión de los judíos por parte de los Reyes Católicos y lo quiso superar no me lo invento, lo explica Josep Pla, después de que él y Eugeni Xammar lo entrevistaron

En su primera intervención en el Parlamento Europeo como eurodiputada denunció lo que describió como el historial de intolerancia de España, explicó que Hitler quiso superar la expulsión de los judíos por parte de los Reyes Católicos, fue una intervención muy contundente que ha provocado múltiples reacciones...
Eso de que Hitler lo admiraba y lo quiso superar no me lo invento, lo explica Josep Pla. Cuando Pla y Eugeni Xammar visitaron a Hitler justo después del golpe de Estado de Primo de Rivera le hicieron una entrevista y los dos explican que Hitler le dice a Xammar: "Usted tiene pinta de judío pero no se preocupe que es español". Y hace todo un panegírico de que lo que hicieron los Reyes Católicos estuvo muy bien pero se quedaron muy cortos. Es Pla, no una creación mía. El antisemitismo tiene una historia muy larga. Cuando se hace el argumento de que en España llevamos 500 años juntos, estos 500 años, empezaron por aquí. Es un punto de partida.

Acto seguido, habló de la situación en Catalunya también como muestra de esta intolerancia y esta equiparación también ha provocado polémica...
Los estilos, evidentemente han cambiado. No quiero hacer ninguna comparación con la persecución que ha sufrido el pueblo judío que no es comparable a la situación presente, ni de lejos. Pero el hecho de que un fiscal se sienta legitimado para perseguir a un maestro que ha criticado la violencia de la Guardia Civil muestra un punto de intolerancia realmente preocupante.

¿Este es uno de los objetivos que se propone? ¿Aprovechar esta plataforma para denunciar la situación en Catalunya y la persecución contra el procés?
Claro. Nuestro trabajo es intervenir en aquello que podamos en el trabajo del Parlamento, pero al mismo tiempo tenemos una obligación en tanto que exiliados y miembros del gobierno Puigdemont, de utilizar este altavoz para denunciar la situación de suspensión de los derechos civiles y de represión en Catalunya. No todas las intervenciones tendrán el mismo foco, pero es nuestra obligación. El Parlamento Europeo es un gran altavoz, un gran espacio donde todo el mundo se hace eco de múltiples e infinitas causas del debate político en Europa, y es evidente que la situación de Catalunya es una e importante. Hay mucha atención en lo que hacemos y decimos. 

El Parlamento Europeo ha empezado ya el procedimiento de su suplicatorio, pero además tiene el caso de la extradición abierto a Escocia. ¿Cómo afectará esto?
En Escocia se abrió antes de que yo tuviera la inmunidad, pero no tenemos que prever que necesariamente el juez escocés tenga que suspender mi proceso de extradición. Yo creo que ni siquiera lo pediremos. Estoy muy dispuesta que se tome una decisión al respecto.

Si yo supiera que puedo tener un juicio justo, mañana estaría en Barcelona. El problema, es que sé que no lo tendré

¿Qué previsión tiene sobre el recorrido judicial?
Creo que eso seguirá adelante, que a finales de mayo el juicio se habrá visto y que el mes de junio habrá una decisión. No puedo adelantar si será favorable o no. El hecho de que la justicia española haga esta interpretación tan extraña de lo que es la inmunidad, es un elemento más que se añade a nuestro argumento que yo no tendría un juicio justo si me extraditaran, que es el principal motivo por el cual no aceptamos la extradición. Si yo supiera que puedo tener un juicio justo, mañana estaría en Barcelona. El problema, es que sé que no lo tendré.

Los presos salen de la prisión con permisos como sale gente que ha hecho crímenes terribles. No frivolicemos. No es ninguna concesión de la justicia

Mientras tanto, en Barcelona empiezan a salir de la prisión los presos.
Todavía están condenados. Están saliendo de la prisión con permisos, como sale gente que ha cometido crímenes terribles, con asesinatos o tráfico de drogas, cuando hace un tiempo que cumplen la sentencia. Por lo tanto, se les está dando el mismo trato que a cualquier otro preso. Llevan mucho tiempo cerrados. Y, pobres de ellos que no cumplan todas las condiciones de los permisos. Por lo tanto, no frivolicemos. Es evidente que todos estamos contentos con que puedan salir a respirar el aire y abrazar a sus familias, pero eso no es ninguna concesión de la justicia, simplemente cumplimiento de sistema penitenciario normal y corriente.

La única salida razonable es una amnistía que archive absolutamente todas las causas relacionadas con la lucha por la independencia, todas

¿Cuál cree que será la salida ante toda esta estrategia de persecución contra el procés? ¿La reforma del Código Penal, la amnistía, el indulto?
La única salida razonable es una amnistía que archive absolutamente todas las causas relacionadas con la lucha por la independencia de Catalunya, todas. Y por lo tanto, que permita la salida sin condiciones de todos los presos, que se acaben todas las pequeñas persecuciones de baja intensidad, los tribunales de cuentas, que podamos volver los exiliados... Si el Parlamento español quiere revisar el Código Penal hacerlo más civilizado y suprimir el delito de sedición me parece correcto. Eso puede mejorar la situación de las personas que ya están condenadas, pero no resuelve el problema de que el Estado español ante un conflicto político optó por hacer la guerra judicial. Acabar con la guerra judicial requiere una amnistía, y muchas otras cosas, evidentemente, porque las altas instancias judiciales es evidente que están bajo el control político de la más extrema derecha de España. 

¿Y para superar el conflicto político?
Sin un acuerdo para gestionar el derecho de autodeterminación de los catalanes, reconociendo el referéndum del 1-O o llegando a un pacto para encontrar maneras de hacer otro que vincule explícitamente el estado español, sin eso no veo cómo saldremos del callejón sin salida. Pero vaya, es evidente que estamos muy, muy lejos de eso. Que yo crea que es necesario para una solución no quiere decir que no sea consciente que hemos retrocedido mucho y por lo tanto ahora mismo estos hitos son realmente muy complicados.

Regalar la foto de la reunión a Sánchez, que dice explícitamente que no piensa hacer nada, es autocastigarse. No hace falta

¿No confía en la mesa de diálogo con el gobierno de Pedro Sánchez?
No es lo que diga yo. Ellos, muy explícitamente, han señalado todo aquello de que no están dispuestos a hablar. Lo han dicho por activa y por pasiva. Si no están dispuestos a hablar, difícilmente podemos tener esperanzas que este proceso de diálogo dé ningún fruto. En general, cuando hay un conflicto y entras en una negociación, normalmente, primero de forma discreta, sin tantas alfombras y focos, las partes hablan y, si se avista una solución, entonces se escenifican las reuniones, las fotografías... El señor Pedro Sánchez va a Barcelona, se hace una fotografía, entra y sale, y no se ha hablado de nada, no ha habido ningún acuerdo... Es más, él claramente dice que todo lo que desde Catalunya se pueda considerar necesario a él le resbala. Sin embargo, él ya se ha hecho la foto y aquí en el Parlamento Europeo y en todas partes, la percepción que se tiene es que Pedro Sánchez está encauzando la solución. Yo creo que regalarle estas imágenes a un gobierno que no ha hecho absolutamente nada y dice explícitamente que no piensa hacer nada es autocastigarse. No hace falta.

La operación que hizo Sánchez de la lista aquella, de la lista de la compra, si no fuera para llorar haría reír

¿Es decir que no está de acuerdo con esta estrategia de diálogo?
Yo siempre estoy de acuerdo con el diálogo, lo que no estoy de acuerdo es con escenificar que hay un diálogo cuando no está habiendo diálogo y dar la imagen que se está abriendo la solución cuando no hay ningún síntoma de que eso sea así y cuando esta imagen sólo beneficia a una de las partes. Esta imagen sólo beneficia a Pedro Sánchez. Si este señor cree que puede ofrecer cosas, que las ofrezca. La operación que hizo de la lista aquella, de la lista de la compra, si no fuera para llorar haría reír. No comparto la estrategia de más vale sentarse y hablar que no hacer nada.

Estamos bajo un 155 práctico y mental

¿Decía que está resultando extraordinariamente difícil mantener las posiciones políticas dentro de Catalunya, no considera que estén actuando de manera adecuada los partidos o el gobierno?
Más que del Govern, tengo pesar del Parlament. El Parlament que fue escogido el 21-D del 2017 con un mandato de restitución, claramente el 30 de enero del 2018 dimitió de este mandato y desde entonces estamos bajo un 155 práctico y mental. Eso afecta a todos a los aspectos del gobierno de la autonomía. Hay una situación de control financiero y de control político y los dos últimos años ha habido un episodio detrás del otro de instancias que no les corresponde intervenir sobre las decisiones del Parlament y el Parlament se ha resignado. Y por lo tanto no ha actuado de acuerdo al mandato que había recibido. Hay una posición de fue una equivocación hacer el referéndum, reconduzcamos, volvamos a empezar... Esta posición, yo no la comparto, pero creo que representa una parte importante del Parlament. Está repartida en las diversas fuerzas políticas. Sería muy fácil darle la culpa a ERC. Ellos ya explican bastante bien lo que piensan, pero no son los únicos que piensan de esta manera y es todo un poco confuso. Se tendrá que ir aclarando cuál es la estrategia para seguir manteniendo el combate por la república catalana. Yo no tengo la piedra filosofal, no es nada fácil.

Oyéndola hablar, parece que la han decepcionado los partidos...
No me han decepcionado porque tampoco tenía grandes expectativas. Que tengas pocas esperanzas porque empiezas a conocer lo que hay, no quiere decir que sea aceptable; que un Parlament que dice representar al pueblo de Catalunya tenga esta flojera da un poco de miedo. Yo no descarto la posibilidad de que sea yo la que no acierta. Entonces me gustaría verlo en unas elecciones.

No acabo de entender este afán para aprobar unos presupuestos de un gobierno que acaba

De momento, el president, Quim Torra, ha dicho que la legislatura no tiene recorrido político...
Es que no tiene. Tiene un recorrido administrativo. ¿Hay este afán que no acabo de entender por aprobar unos presupuestos, como si fuera tan importante, porque al final unos presupuestos los aprueba un gobierno porque tiene un plan político, pero un gobierno que dice que acaba porque necesita hacer elecciones, ¿por qué necesita aprobar unos presupuestos? Me sabe mal, pero lógicas digamos normales a veces la política catalana parece que no aplique y yo reivindico la lógica.

¿Cuándo cree que podrá volver a Catalunya?
No lo sé. Hay días en que pienso que falta poco y hay días que pienso que todavía me queda para mucho rato. Potencialmente, si se dieran condiciones favorables en el sentido que las fuerzas independentistas dieran pasos sustanciales en construir una estrategia para avanzar y al mismo tiempo, la movilización popular, que claramente está en stand by, se volviera a reavivar, y al mismo tiempo los demócratas españoles tuvieran una actitud más de demócratas españoles, las cosas podrían cambiar muy rápidamente. Pero vaya, eso es una posibilidad. También puedo hablar de escenarios catastróficos. Y en estos escenarios catastróficos nuestro exilio es muy y muy largo.

¿Es duro el exilio?
Sí. Yo tengo por hábito no quejarme, me educaron así, Pero sí, no es un camino de rosas.

De momento será la única eurodiputada británica.
Sí, eso causó de entrada un cierto revuelo administrativo, tener la residencia en Escocia, se cruzaron un poco los cables, pero de momento está todo administrativamente encauzado. Se han marchado todos los británicos y yo acabo de llegar, De entrada no tengo previsto cambiar de residencia, acabo de llegar y tengo la calefacción dada en mi casa en St Andrews, procuraré mantener mis vínculos con la Universidad, a ser posible.

¿Carles Puigdemont tendría que ser el candidato a las elecciones en el Parlamento?
No veo con ánimos de opinar nada sobre este tema. Procuraré participar poco en este debate. De entrada, prefiero que Puigdemont se quede al Parlamento europeo. Yo no me implicaré en ninguna candidatura a las próximas elecciones en el Parlamento.

¿Contempla el escenario de ser extraditada?
Sí, podría ser. Yo creo que es poco probable porque la justicia europea ha visto el juicio del Supremo. Es una evidencia que en España en el caso de los catalanes independentistas no hay una justicia independiente. Un juez que responda a criterios democráticos y de respeto a los derechos humanos no tendría que conceder estas extradiciones. Pero no lo podemos dar por hecho. Puede ser que un juez lo acepte poniendo condiciones, como el de Schleswig-Holstein. Y una vez extraditados vete a saber cuál sería el comportamiento, una vez te meten en el furgón y estás en manos de la Guardia Civil y después en manos del Supremo o quienes les parezca que hará el tratamiento más efectivo. No lo descarto. Y si se da nos tendremos que adaptar. Me parece poco probable, pero la certeza no la tienes nunca.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat