Plataforma per la Llengua ha denunciado la actitud catalanófoba de la empresa de telefonía Orange y ha anunciado que iniciará un procedimiento administrativo contra esta empresa de telefonía. La denuncia llega desprendida de que una particular hiciera llegar a Plataforma per la Llengua una queja por haber recibido una llamada no pedida de la mencionada compañía en la cual se le exigió que hablara en castellano, situación a la cual la particular prefirió colgar el teléfono. Posteriormente, el mismo comercial volvió a llamar y dejó un mensaje de voz al contestador, justificando su actitud catalanófoba.

La discriminada comunicó los hechos a Orange a través de una carta certificada, y la empresa le llamó para decirle que el teléfono desde donde le habían llamado no pertenecía a Orange, pero Plataforma per la Llengua ha podido constatar que el número en cuestión pertenece al Departamento de Promociones de Orange.

"Aquí se habla en español porque estamos en España"

En la llamada hecha por la entidad a favor del uso del catalán, además, se constató cómo la operadora exigía el uso del castellano: "si no consigue hablar en español no le puedo comentar nada". Según la llamada hecha pública por Plataforma per la Llengua, el miembro de la entidad que hizo la llamada preguntó si tenían atención en catalán y la respuesta fue que "en este caso estamos en España y hay que hablar en español", para añadir, "si usted no quiere hablar en español, no se cuál es el motivo, pues lo siento mucho, pero aquí se habla en español porque estamos en España".

La Plataforma per la Llengua ha denunciado la actitud "claramente catalanófoba" de Orange, y ha recordado que "más allá de estar vejando a ciudadanos por el simple hecho de usar su lengua, que además es propia y oficial del territorio donde prestan servicio, están incumpliendo la ley al no prestar la atención en catalán". Concretamente hacen referencia al artículo 8.3 de la Ley de comercio y servicios, que asegura que las empresas y sus trabajadores "tienen que estar en condiciones de poder atender a los consumidores cuando se expresen en cualquiera de las lenguas oficiales en Catalunya".

Ante estos hechos, la Plataforma per la Llengua iniciará un procedimiento administrativo contra Orange ante la Dirección General de Comercio de la Generalitat de Catalunya. Asimismo, el presidente de la entidad, Òscar Escuder, ha exigido respeto por los consumidores catalanohablantes: "Ya basta, de pensar que vejarnos y humillarnos por el simple hecho de hablar en catalán sale gratis. Animamos a los consumidores a quien no se los respetan los derechos lingüísticos, a cambiar a compañías que sean lingüísticamente responsables".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat