El anuncio de la fecha de las elecciones por parte del president del Parlament, Roger Torrent, ha provocado un efecto dominó en las demás entrevistas que se estaban emitiendo en paralelo en los programas matinales.

La declaración de Torrent en El Món a RAC1 ha sido: "Si no hay un debate de investidura en el Parlament, iremos a elecciones. De hecho, el cómputo finalizaría el 10 de febrero y, por lo tanto, iríamos al domingo 14 de febrero". Y de aquí ya se ha dado por entendido y confirmado que el 14 es la fecha escogida.

Primero ha contestado Budó

En aquel mismo momento y desde otra radio, Aquí Cuní en Ser Catalunya, se estaba entrevistando a la portavoz del govern de Junts per Catalunya, Meritxell Budó. De entrada ha intentado esquivar la pregunta: "Sabíamos que por estas fechas iría, pero concretamente el 14, no. El reglamento establece que el president del Parlament lo convoca".

Ante la insistencia del periodista Josep Cuní, sobre si realmente no estaba sorprendida de este anuncio por parte de Torrent, la portavoz del Govern ha acabado admitiendo lo que parecía evidente: "Ha habido una falta de comunicación entre el Parlament y el Govern de la Generalitat y en este sentido tendremos las explicaciones oportunas de por qué ha sido así".

Después, Borràs

La política catalana interesa, también en el estado español. Por eso, después de Budó se ha sucedido una segunda voz del mismo partido. La diputada en el Congreso Laura Borràs también ha mostrado su malestar por las declaraciones de Torrent. En su caso, lo ha expresado desde el nuevo programa de TVE, La Hora: "Parece que lo ha anunciado en el transcurso de una entrevista. En principio estas cuestiones se tendrían que acordar, pero parece que ha sido así, que ha afirmado que la fecha en que serán las elecciones es el 14 de febrero".

La periodista Mònica López ha insistido: "¿Me lo confirma o tiene la misma información que yo?". Y Borràs ha sentenciado: "Tengo la misma información que usted".

La diputada ha admitido que también había otras fechas sobre la mesa, el 31 de enero o el 7 de febrero: "Se hacía para que cayera en domingo y no en un día entre semana, aunque eso, al fin y al cabo, es una tradición franquista. Por lo tanto se podía hacer cuando tocara específicamente en el calendario, como una cuestión normal y natural en un día laborable, pero parece que la fecha que se perfila es el 14 de febrero".

Precisamente, desde Esquerra, Roger Torrent ha declarado que prefiero domingo antes "que un miércoles laborable y escolar". Siguiendo los cálculos marcados, la fecha que tocaría es el 10 de febrero.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat