El Grupo Koiné, que reúne a más de 200 profesionales de la lengua, ha redactado un manifiesto en el que exige a los partidos independentistas que incorporen el debate sobre el estatus que debe tener el catalán, como una de las cuestiones fundamentales del proceso de construcción de la República catalana. “Uno de los grandes problemas de la nueva República, quizás el más importante, será el problema lingüístico, porque afecta a la base misma de la cohesión social”, apunta el manifiesto.

El colectivo, que nació en el seno de la Assemblea Nacional Catalana, argumenta que el bilingüismo sitúa el catalán en una posición de igualdad ficticia respecto del castellano: “La ideología bilingüista no es nada más que una forma de encubrir y legitimar la subordinación de una lengua a la otra y el consiguiente proceso de sustitución lingüística que sufre la sociedad catalana”. El manifiesto añade que “la lengua de la inmigración (no sólo la española) toma a todos los efectos el rol de lengua del país y lengua nacional y, contrariamente, la lengua del país se va reduciendo y acabará desapareciendo”.

Por este motivo, el Grupo Koiné denuncia que “algunos grupos políticos, bajo la capa de la ideología bilingüista, proponen para la futura República catalana que la anormalidad lingüística actual se siga garantizando y se vuelva falsa normalidad”. Por todo ello, piden que se incorpore al proceso constituyente la voluntad de articular la lengua catalana como eje integrador de la ciudadanía.

El Grupo Koiné presentará públicamente el manifiesto Per un veritable procés de normalització lingüística a la Catalunya independent​ el próximo jueves por la noche, en el paraninfo de la Universitat de Barcelona. Pau Vidal, Diana Coromines, Àngels Folch y Josep M. Virgili son algunos de los integrantes del colectivo.    

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat