Parecía que ya entrarían en la cárcel, pero al final no. Hoy mismo finalizaba la orden de ingreso voluntario en prisión para la mayoría de los 14 ultras condenados por asaltar la librería Blanquerna, sede de la Generalitat en Madrid, la Diada del 2013. Pero la justicia lo ha paralizado, a pesar de contar con sentencia firme desde julio del año pasado. Concretamente, la sección 30 de la Audiencia Provincial de Madrid, que juzgó el caso, lo ha frenado a la espera de cómo se resuelven los recursos de amparo al Tribunal Constitucional y las peticiones de indulto. Había un condenado que estaba en búsqueda y captura y otro también ha huido, según adelantan fuentes judiciales a ElNacional.cat. Ya es la segunda vez que se paraliza el ingreso en prisión. En 2017 fue el Tribunal Constitucional el que lo paralizó.

Según señalan estas mismas fuentes, a 24 horas de finalizar el plazo de diez días para ingresar voluntariamente en prisión, la Audiencia Provincial ha suspendido esta entrada. En el caso de 10 de los condenados, lo ha hecho a la espera de que se tramite su recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional. En el caso de dos más, también se ha suspendido mientras el Tribunal Supremo resuelve su petición de indulto. Uno de los condenados ya se encontraba en búsqueda y captura el 23 de marzo, y ahora la sección 30 emitirá una orden de búsqueda y captura contra otro de los ultras, que también ha desaparecido del radar de la justicia.

 

Así, seguirán esquivando la prisión, a pesar de contar con sentencia firme del Tribunal Supremo. En julio del año pasado, el Tribunal Supremo confirmó la condena a prisión, aunque la rebajó a un abanico de entre los dos años y nueve meses a los dos años y siete meses de privación de libertad. El Tribunal Constitucional hizo retirar el agravante de discriminación ideológica. El plazo de entrada voluntaria finalizaba hoy.

Podrán hacer campaña

De esta manera, los ultras podrán participar en la campaña electoral del 4-M. Es el caso de Manuel Andrino, líder de Falange, que será el cabeza de lista de su formación en los comicios madrileños. Tiene la condena por Blanquerna y en estos momentos está siendo procesado en el juzgado de lo penal 8 de Barcelona junto a Pedro Pablo Peña, jefe de Alianza Nacional. La Fiscalía les pide tres años de prisión por incitar al odio en su discurso durante el 12 de octubre del 2013 en Montjuïc, punto habitual de concentración de los neofascistas españoles por la Hispanidad. Andrino hizo un llamamiento a "matar por España".

Sus antecedentes no acaban aquí. En el 2005 también fue condenado por estafar a una mujer mayor para quedarse con su casa. Hace años también fue detenido por un supuesto intento de homicidio contra un agente de la policía.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat