Referéndum sí o sí, pero ¿cuándo? La fecha de la celebración de la votación todavía no está definida y eso deja campo para correr tanto a los favorables a que se haga en septiembre como a los que quieren que se celebre antes del verano.

Hoy mismo, el vicepresident de la Generalitat, Oriol Junqueras, en una entrevista en el programa El Món a Rac1 ha revelado que puede haber una fecha concreta para la celebración de un referéndum en "un par de meses", cuando el Pacto Nacional haya acabado los trabajos de intentar un referéndum acordado, lo cual quiere decir que se celebraría pasado el verano. Por su parte, el exportavoz del PDeCAT en el Congreso, Francesc Homs, ha propuesto a El Matí de Catalunya Radio que el referéndum se celebre antes del verano porque considera que ahora, "la política española está más débil y no sabemos cómo estará en otoño".

Junqueras ha considerado que hacia en mayo o junio será un "buen momento" para poner la fecha para no perjudicar el trabajo del Pacto Nacional y ha dejado claro que la aparición de la palabra "República" en la pregunta "le parece muy bien".

En este sentido, Junqueras espera que los ciudadanos indecisos con el futuro de Catalunya resuelvan sus dudas con el poco compromiso que tiene el Estado español a la hora de cumplir sus promesas: "Los presupuestos no se ejecutan. La diferencia entre lo que se presupuesta y se ejecuta es enorme. La experiencia nos dice que ya no nos podemos fiar", ha recalcado Junqueras.

Presupuestos impugnados

El vicepresident de la Generalitat también ha valorado la decisión del Tribunal Constitucional de impugnar los presupuestos catalanes para destinar una parte a un posible referéndum. Junqueras se ha referido a esta decisión como política ya que "el Tribunal Constitucional está muy politizado" y ha atribuido la impugnación a un miedo por lo que puede llegar a pasar: "Lo suspendo porque no me gusta lo que puede llegar a pasar, no porque esté prohibido".

A pesar de las amenazas, el vicepresident se ha mantenido firme en el compromiso del Govern para salir adelante porque tienen "el compromiso que los ciudadanos de Catalunya puedan votar y queremos cumplir con esta voluntad".

Por su parte, Homs ha emplazado al Govern a "fijar la pregunta cuanto antes mejor" y otra vez se ha reiterado en que "tiene que ser clara, sencilla y que se entienda". En este sentido, ha asegurado que "no hay nadie en clave interna que se pueda desmarcar tanto si se hace en junio como si se hace en septiembre" y ha animado los de Carles Puigdemont a que, si están "mareados", miren el 9-N porque "es una fuente de confianza".

Después de que algunos eurodiputados catalanes denunciaran en el Parlamento Europeo que el Estado desobedece al Tribunal Constitucional, Homs ha propuesto seguir los pasos del presidente español cuando habla del caso de que su gobierno hace al alto tribunal: "¿Verdad que Rajoy dice que todo lo que hace es legal? ¡Pues nosotros también!".

El exdiputado del PDeCAT ha recordado que el ejecutivo estatal "utiliza un debate legalista hecho a su conveniencia", así como que "la ley es su imposición" con el objetivo de dejar bien claro a los catalanes que "el destino de nuestro país está en nuestras manos".

Decapitado y en el Congreso

Completamente "ilusionado" por haber recuperado su vida personal y profesional, Homs se ha cogido con humor su expulsión del hemiciclo y, después de explicar que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, fue de las pocas que se despidieron porque la mayoría del resto no se dignaron a hacerlo, ha ironizado con el hecho de que los miembros del gobierno de Mariano Rajoy y los diputados del PSOE y Cs y de otros partidos: "Me decapitarían y colgarían mi cabeza en el Congreso al lado de los cuadros franquistas".

Homs ha recordado que aunque la inhabilitación es por un año y un mes, realmente "me han suspendido por mucho más tiempo, para toda la legislatura", pero ha asegurado -y así lo ha mostrado durante la entrevista- que está "contento". Ahora bien. Sí que ha querido tirar una pregunta en el aire cuestionándose: "Hay alguien tan inocente que se crea que me han inhabilitado por no cumplir una resolución del TC", y se ha respondido a sí mismo poniendo encima de la mesa que "hay un Estado español que por falta de proyecto e incapacidad de convencer quiere vencer violentando la democracia y el estado de derecho".

Precisamente en este sentido, el exdiputado demócrata ha hecho alusión a la "España magnífica que nos pintan algunos" para hacer memoria que "dos diputados del Congreso hemos tenido que marcharnos: uno por ser acusado de pertenecer a los GAL, el otro por poner urnas". Pero él, que está "muy bien y nada deprimido", ayudará ahora al Govern con lo que le vaya pidiendo, eso sí, desde otra perspectiva, sin cobrar y sin entrar en la organización, para nada, del referéndum.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat