"Forn, con respecto a las instrucciones del 1-O, no pidió nunca nada a la jefatura policial". Así de claro ha sido Ferran López, mano derecha del mayor Josep Lluís Trapero y quien diseñó el dispositivo del 1-O.

Y, en la misma línea que Trapero, ha cuestionado las declaraciones de Joaquim Forn sobre si los Mossos d'Esquadra permitirían la votación del 1-O: "Era un error porque proyectaba una posición de los Mossos que no era correcta".

"Teníamos un conseller que reaccionaba hacia el sentido opuesto a donde íbamos nosotros", ha remarcado reforzando la versión del mayor y volviendo a desmontar el brazo armado de la rebelión.

Sobre la operación del 1-O "se redactó exactamente el plan que pidió el fiscal que se tenía que presentar a la fiscalía el día 21 de septiembre", ha dicho López para dejar claro a Vox que "el plan Àgora no tenía nada que ver con la instrucción del fiscal porque todavía no se había ordenado nada" cuando se pone en marcha.

El dispositivo

El dispositivo del 1-O tanto de los Mossos como de la Guardia Civil y el CNP se diseña en una reunión el 25 de septiembre. Es el primer encuentro conjunto y donde se acuerda la actuación de cada cuerpo policial y los binomios de los Mossos.

"Fue una reunión cordial y de acuerdo en las primeras decisiones. Se cumplieron todas menos una", ha dicho. Después ha desgranado el dispositivo tal y como se decidió: Había dos fases. La primera se estructuraba en todo el territorio con los binomios de los mossos porque eran los que conocían mejor el entorno social y porque el grueso de agentes disponibles eran de seguridad ciudadana. El binomio permitía dar cumplimiento a la orden judicial para impedir que abrieran los colegios. Se impidió la apertura de 239 puntos de votación y permitían la presencia continuada de policía en todos los centros.

La Guardia Civil y la Policía española tenían encomendado actuar a petición de los Mossos allí donde hiciera falta.

Siempre dejamos claro que el cuerpo cumpliría el mandato judicial

Es en esta reunión donde Ferran López propone un centro de control único y coordinado: "Ofrezco que la manera de coordinarnos sea un centro de mando único. Que vengan a la sala de coordinación y en directo habríamos seguido el dispositivo, de manera tal que el apoyo al binomio habría sido directo, inmediato y próximo. Estaba convencido de que era la mejor solución y lo sigo estando. Después he sabido que cada uno de nosotros cuatro estamos en un centro diferente".

"En esta reunión me pareció importante manifestar a Pérez de los Cobos el posicionamiento de los Mossos para aclarar unas declaraciones de Forn y Turull en que se decía que no acatábamos su mando", ha explicado recordando que él mismo y Joan Carles Molinero hicieron un comunicado interno en sentido contrario.

En otra reunión el día 28 se decide que se articulan 4 células de seguimiento en cada una de las sedes de las subdelegaciones del Govern.

"Fue un dispositivo conjunto bajo la dirección del coronel Diego Pérez de los Cobos", ha remarcado Ferran López, que por primera vez ha dibujado un único dispositivo con tres cuerpos de seguridad dirigido por el Estado: "Nunca hubo un dispositivo de Mossos, fue un dispositivo conjunto, pactado y acordado". Y ha añadido que "las suspicacias y las malas interpretaciones se habrían podido evitar si se hubiera hecho una sala única de mando".

También ha negado rotundamente que los Mossos hicieran seguimientos a la Guardia Civil y el CNP.

TSJC vs. Fiscalía

Para primero vez también, Ferran López ha querido dejar claras qué órdenes tenían que obedecer. No ha dejado ninguna duda en que la orden que prevalecía por encima de todo era la del TSJC. "La magistrada hace un cambio radical con respecto al fiscal. Hace borrón y cuenta nueva" con respecto a las instrucciones previas que había dado el ministerio público y que eran mucho más tajantes que las de la jueza que pidió preservar la convivencia ciudadana.

La petición de los Mossos para detener el referéndum

Los Mossos d'Esquadra pidieron en dos reuniones con el Gobierno Puigdemont que se suspendiera el referéndum. López ha explicado que la reunión "fue para mostrar nuestra seria preocupación por el clima de tensión que se estaba generando. Era más que seguro que el 1-O habría incidentes, no sabíamos de qué naturaleza ni si había nada organizado".

"A la reunión se hace el reproche a Quim Forn y a Jordi Turull de sus declaraciones que entendíamos que eran un error y que nos perjudicaban. Y les recordamos que el 7 de septiembre fueron advertidos por el TC. Para mí fue un día triste. No habría hecho falta, pero es evidente que fue una advertencia muy presente en las actuaciones", ha explicado.

López ha explicado que Pugidemont fue claro y que en ningún momento se planteó suspender el referéndum. De hecho dijo que si había violencia el 1-O se declararía la independencia.

Los Mossos d'Esquadra no colaboraron nunca en la preparación ni organización del referéndum. "La respuesta del Govern fue que hiciéramos lo que teníamos que hacer porque ellos saldrían adelante con la convocatoria del referéndum", ha dicho explicando que "era un compromiso que tenían y que lo sacarían adelante".

El 1-O

Los Mossos se enteran de la primera actuación de la Guardia Civil en Sant Andreu de la Barca y después ven el goteo por todo el territorio.

Ferran López ha explicado que la primera actuación de orden público la tenían que hacer los Mossos si llegaba el caso. "No sólo estaba previsto, sino que actuaron", ha matizado López a preguntas de la fiscalía.

López informaba con mails cada dos horas a Pérez de los Cobos y ha concretado que ni los días 29 y 30 recibió ninguna instrucción sobre la actuación de los Mossos, en un escenario en que ya se estaban haciendo actividades en los colegios.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat