El articulista Simon Jenkins del diario The Guardian ha asegurado que "la independencia de Escocia es inevitable" y que el Reino Unido necesita un plan para afrontarlo. Jenkins ha señalado que si fuera escocés votaría a favor de la independencia mañana mismo, y ha remarcado que no querría saber nada del actual parlamento de Westminster que "se va un mes de vacaciones durante la peor crisis política de los últimos años".

De esta manera, el periodista ha apelado a la primera ministra de Escocia y líder del Partido Nacional Escocés (SNP), Nicola Sturgeon, que aproveche esta crisis porque es su gran oportunidad. De hecho, Sturgeon ya presentó el pasado mes de mayo la ley para establecer las bases para la celebración de un segundo referéndum. En este sentido, Jenkins ha dado toda la razón al número 2 del Partido Laborista, John McDonnell, quien aseguraba que los escoceses tienen todo el derecho a separarse del Reino Unido.

El apoyo a la independencia de Escocia ya es del 52%, el mismo porcentaje con que ganó el Brexit, según una última encuesta realizada esta misma semana. Asimismo, Jenkins ha criticado al primer ministro británico, Boris Johnson, que se niegue a permitir a Sturgeon un segundo referéndum.

En esta línea, el periodista de The Guardian ha reiterado que Johnson se suma a una larga fila de líderes de Westminster que se dedicaron a enfurecer a los escoceses, y que hace un siglo hicieron lo mismo con los irlandeses, dando por supuesto que acabará de la misma manera.Boris Johnson Nicola Sturgeon EFE

Reunión de Boris Johnson y Nicola Sturgeon en la Bute House, Edimburgo / EFE

Jenkins ha demostrado que Escocia podría vivir perfectamente sin el Reino Unido, argumentando que "tiene la misma población que Dinamarca y con los mismos recursos, infraestructura y talento". Ha destacado que el país escocés fue mucho más rico hace unos años, pero que la larga dependencia económica del Reino Unido, ha hecho bajar considerablemente su PIB por persona. Actualmente es de 33.000 libras (unos 35.500€) contra las 420.000 coronas danesas (unos 56.000€).

El articulista ha indicado que tarde o temprano, "Londres se verá obligado a reconocer que ha sacrificado el derecho a gobernar las Islas Británicas", resaltando que "Irlanda se ha marchado y Escocia claramente se marchará algún día". Finalmente, Jenkins ha ironizado que Boris Johnson tendrá que decirle a la reina que sólo será la reina de Inglaterra, y quizás de Gales".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat