El Govern ha exigido el cese inmediato del jefe de la Guardia Civil en Catalunya, el general Pedro Garrido, a raíz de las polémicas declaraciones que hizo este miércoles en Sant Andreu de la Barca. Así lo ha reclamado la consellera de la Presidència y portavoz del Govern, Meritxell Budó, en una carta dirigida a la vicepresidenta española en funciones, Carmen Calvo.

Garrido aseguró este miércoles que "la pretensa revolución de las sonrisas" se ha convertido en "el rictus que disimula el odio y la mezquindad capaz de generar destrucción, dolor y sufrimiento" y alertó a los que elijan "el camino del terror" que los combatirán "sin pena ni tregua". También avisó que, si hace falta, lo volverían "a hacer", con relación a la actuación policial del 1-O, y puso en entredicho la actuación del mayor Josep Lluís Trapero en aquella operación policial.

Unas palabras que no han gustado nada al Govern, que ya protestó, a través de los altos cargos de Interior y jefes de los Mossos, marchándose del acto donde habían sido invitados. Este jueves, la consellera portavoz ha querido ir un paso más allá y ha querido expresar a Calvo su profundo "malestar" y "rechazo"por las declaraciones de Garrido, que tacha de "desafortunadas".

 

Budó considera que las palabras del alto mando de la Guardia Civil ponen "en duda" los Mossos, y lo ve como una ofensa "no sólo a los 17.000 mossos que actualmente están en activo", sino que también "a todo el pueblo catalán". Además, denuncia que "no corresponde al máximo mando de un cuerpo policial hacer declaraciones de contenido político" y lamenta también que no respete "la presunción de inocencia" de los procesos judiciales abiertos.

La dirigente del Govern cree que de los altos mandos de la Guardia Civil se espera "profesionalidad y neutralidad" y que la relación entre cuerpos policiales tendría que ser basado en la confianza mutua con el objetivo en garantizar la seguridad de todos los catalanes". Con todo, Budó considera que las manifestaciones de Garrido han sido una "provocación", más teniendo en cuenta que la sentencia está a punto de salir y que eso incrementará" el nivel de conflicto", y cree que sus palabras "recuerdan a tiempos pasados". Por todo eso, requiere que sea cesado "inmediatamente".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat