La Fiscalía de Lleida ha archivado el caso de la retirada de dos banderas españolas del Ajuntamiento de Lleida el día 3 de enero durante una protesta por la inhabilitación del president del Govern Quim Torra. La investigación porque no se ha podido identificar a los autores, según ha avanzado el diario Segre.

El caso se abrió a raíz de una denuncia de Ciudadanos que pedía investigar cómo y quién llegó a la bandera española de la segunda planta de la Paeria y descolgó la de la terraza de la cuarta planta del mismo Palau la fecha en cuestión. También se pedía aclarar si la concentración y corte de la avenida Blondel durante la protesta estaba autorizada y si la participación de cargos públicos podía ser constitutivo de delito.

Ciutadans también pedía en la fiscalía que se investigara si la bandera española encontrada en el despacho de Junts per Catalunya era la que se sustrajo de la cuarta planta, lo cual consideraría una "prueba sólida" para deducir que fue sustraída por personas afines a este grupo municipal. En cualquier caso, desde el ministerio fiscal no se ha podido identificar a los autores de la acción y por eso se ha decidido archivar las diligencias.

La formación de Inés Arrimadas pedía que se investigara si los hechos eran constitutivos de un delito de ofensa a los símbolos españoles (multa de siete a doce meses) o de invasión del Ayuntamiento (de tres a seis meses de prisión o multa de seis a doce meses). También proponían una multa de uno a tres meses por haber sustraído la bandera y, en concreto, al alcalde de Lleida una multa de ocho a doce meses, como responsable de la seguridad ciudadana, no haber actuado para evitar la "invasión" del Ayuntamiento.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat