Una de las posibles causas que circulan para explicar la explosión de la empresa química IQOXE de la Canonja es que se habría llevado la planta al límite, por encima de su capacidad de producción. Esta hipótesis choca con las fuentes oficiales de la empresa, que se han apresurado a responder que hasta que no se pueda entrar en la zona no se podrá llegar a conclusiones. Así lo ha especificado el consejero delegado de IQOXE, José Luis Morlanes, en una entrevista a Els Matins de TV3. Morlanes ha anunciado que se ha encargado un estudio al Instituto Químico de Sarrià para evaluar las causas.

José Luis Morlanes Iqoxe ACN

José Luis Morlanes / ACN

Lo que sí es un hecho corroborado es que la empresa arrastraba problemas. Desde el Departamento de Territorio y Sostenibilidad, ya se especificó en un informe del año 2015 que "se constataban incumplimientos relevantes o muy relevantes que no garantizaban el cumplimiento de los requisitos medioambientales". Un ejemplo de las reiteradas sanciones y avisos, hasta cuatro en los últimos tiempos.

INCUMPLIMIENTOS

Las multas entre los años 2017 y el 2019 sumaron 17.450 euros, una cifra ínfima para IQOXE que, a modo de ejemplo, el año 2018 tuvo unos ingresos de 148 millones de euros. Para descartar la hipótesis de la mala praxis sobre llevar al límite la capacidad de esta petroquímica, también se suma la voz de la Asociación Empresarial Química de Tarragona. Su presidente, Rubén Folgado, ha declarado en El món a RAC1 que "llevar a la máxima capacidad de producción las máquinas no comporta ninguna situación de riesgo". Folgado sentencia: "El diseño de estos equipos hace prácticamente imposible que eso pase, no encontramos todavía una explicación razonable". Pues la tendrán que encontrar. De momento, la Generalitat ha denunciado que IQOXE no avisó del accidente y Protecció Civil tardó 20 minutos en activar el plan de emergencias por riesgo químico.

Los mossos registran la sede

La investigación tendrá que cerrar muchos interrogantes. Los Mossos han registrado esta semana por orden judicial las instalaciones de la empresa IQOXE en la Canonja (Tarragonès) y otras del mismo grupo en el Prat de Llobregat (Baix Llobregat). La causa, abierta por el juzgado de instrucción número 1 de Tarragona a raíz de la explosión del martes que ha dejado tres muertos y siete heridos, está bajo secreto de sumario. Según ha informado el TSJC, los registros se hicieron en la zona cero de la explosión y en sus inmediaciones, y en la sede administrativa de la empresa.

La histórica Seda

La fábrica de la Canonja forma parte de Industrias Químicas del Óxido de Etileno (IQOXE) y pertenece al grupo Cristian Lay, que tiene la mayoría de sus acciones. El 15% restante pertenece a Morlanes, también consejero delegado y uno de los históricos directivos de La Seda. Hay que recordar que esta empresa fundada el año 1925 suspendió pagos el año 2013, con deudas de más de 700 millones de euros, y posteriormente fue adquirida.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat