Desde La Moncloa se sitúan al lado de la Generalitat, al menos después del revés de una jueza al confinamiento del Segrià. Más clara aún ha sido este martes la vicepresidenta Carmen Calvo, que ha defendido que el Govern de Catalunya dispone de instrumentos para confinar Lleida y siete poblaciones más. Incluso ha instado al ejecutivo catalán a recurrir la resolución judicial. Frente al decreto anunciado por Torra como respuesta al veto judicial, la dirigente socialista ha sostenido que "las comunidades pueden legislar siempre que no invadan competencias del Estado".

En una entrevista en RNE este martes por la mañana, Carmen Calvo ha discrepado abiertamente de la interpretación judicial. "La Generalitat debería recurrir el auto judicial porque hemos visto autos en sentido contrario", ha asegurado la vicepresidenta española. Según ha explicado, así animó a hacerlo al vicepresident Pere Aragonès ayer en una conversación telefónica. "La Generalitat tiene competencias para limitar la movilidad que no requieren el estado de alarma", ha insistido. Ha subrayado que hay informes jurídicos que lo avalan, "también de la Administración General del Estado".

"Pasado el momento más álgido de la pandemia, las comunidades tienen instrumentos", ha defendido la mano derecha de Pedro Sánchez en La Moncloa, que ha reiterado que "hemos visto acciones de gobiernos autonómicos y pronunciamientos judiciales que han funcionado bastante bien en diferentes situaciones". Una situación diferente es cuando hace falta un confinamiento general de todo el Estado, que entonces sí que requiere de la aprobación del estado de alarma, según Calvo. "Hay instrumentos en la legislación sanitaria ordinaria para estas situaciones puntuales. Para lo que no había posibilidad era para el confinamiento general", ha concluido en este sentido.

¿Mesa de diálogo?

Desde La Moncloa ya trasladaron que, antes de las elecciones vascas y gallegas, era misión imposible volver a la mesa de diálogo. Una vez pasados ​​los comicios en Euskadi y Galicia, que tuvieron lugar el domingo, desde el Estado vuelven a pasar el balón a la Generalidad. La dirigente socialista ha hurgado en las diferencias internas en la plaza Sant Jaume. En este sentido, ha recordado que "el Govern de Catalunya tiene dos partidos diferentes", que "uno de ellos está en la tesitura de sentarse pronto", pero que "hay pronunciamientos del otro partido no afín a esta posición" . Y ha concluido en este sentido: "Cuando parezca que hay acuerdo, nosotros nos sentaremos".

Carmen Calvo ha defendido que la situación actual "durará mucho tiempo" y que hay que aprender a convivir con el virus. Esto significa, a juicio de la dirigente socialista, "no parar el resto de la agenda, las actividades y las metas" de la legislatura. "Cuando hemos dicho que hablábamos con convicción con el Gobierno de Catalunya, lo hemos dicho de verdad", aseguró. El conflicto catalán "nos obliga a sentarnos en una mesa en el momento que se plantee", ha concluido Calvo.

"Seguir las recomendaciones de la Generalitat"

Los ciudadanos del Segrià tienen que seguir las recomendaciones de sus autoridades sanitarias", es decir, de la Generalitat. Este es el mensaje que quiso trasladar ayer el ministro de Sanidad, Salvador Illa. El responsable estatal admitió que hay que tomar medidas adicionales en Lleida, y que el revés judicial no ayuda. No obstante, señaló que está en contacto permanente con Salud y que le constaba que "están trabajando para buscar una salida a esta situación". En todo momento Illa ha tratado de evitar el choque institucional, sobre todo porque las medidas adoptadas en Lleida habían sido consensuadas entre Estado y Generalitat.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat