Tamara Carrasco, la joven de Viladecans detenida por terrorismo por formar parte de un CDR y participar en las movilizaciones de Semana Santa, no podrá visitar a su madre por orden expresa de la Audiencia Nacional.

Carrasco está acusada de terrorismo y, aunque está en libertad, no puede salir de Viladecans, el pueblo donde vive. Los abogados han conseguido que la dejen desplazarse a Barcelona para ir a trabajar, pero no han hecho ceder al juez ante la demanda de autorización para que Tamara visitara a su madre, que se ha roto una pierna y reside en Sant Vicenç dels Horts.

"Parece poca cosa, pero pone los pelos de punta tanta excepcionalidad gratuita", dice el equipo de abogados dirigido por Benet Salellas.

Salellas también ha pedido que la Audiencia Nacional deje el caso y lo traslade a los juzgados de Viladecans, "dado que la resolución que se había dictado de libertad de Tamara era muy crítica con el relato de 'terrorismo' del fiscal". Pero se ha denegado la inhibición a la espera de práctica de diligencias "que no constan acordadas al expediente, pero que pueden tener que ver a la espera de la resolución del caso de Adri o investigaciones complementarias de los cuerpos policiales", dicen los abogados.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat