La Audiencia Nacional ha desestimado este martes el recurso de súplica del rapero Pablo Hasel para suspender su entrada en la prisión, después de ser condenado por un delito de enaltecimiento del terrorismo y por|para injurias a la monarquía.

En un auto, la Sección 3 de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional analiza las condiciones para suspender el ingreso en la prisión, entre ellos no tener antecedentes penales, que señala como "el primer requisito que claramente no cumple" Hasel.

Los magistrados señalan que la sentencia ya tuvo en cuenta el agravante de reincidencia, ya que anteriormente Hasel había sido condenado a dos años de prisión también por enaltecimiento del terrorismo: en este caso anterior, el tribunal sí que suspendió la entrada en la prisión del rapero.

Además, destacan que sus actos "no denotan la intención del penado de reparar, al menos moralmente, el daño causado, sino que, al contrario, persiste en su actitud antisocial", y recuerdan que también fue condenado por desobediencia a agentes y por allanar un local.

 

 

"Con este historial delictivo, resultaría absolutamente discriminador respecto de otros delincuentes, y también una grave excepción individual en la aplicación de la ley, totalmente falto de justificación" suspender la entrada en la prisión de Hasel, consideran los magistrados.

La Fiscalía se opuso el domingo a suspender la entrada en la prisión de Hasel, para quién el viernes acabó el plazo por ingresar voluntariamente.

Hasel se encierra en la Universidad de Lleida

Desde este lunes el rapero está cerrado de manera "indefinida" en el rectorado de la Universidad de Lleida para impedir su detención: "para ponérselo a la policía el más difícil posible" ante su previsible detención para ingresar en la prisión por un delito de enaltecimiento del terrorismo e injurias en la corona.

Hasél ha explicado que ha escogido este emblemático edificio de la capital del Segrià por "ser amplio" y porque algunas de las personas que han decidido solidarizarse y cerrarse con él son estudiantes del centro.

 


Además, el rapero argumenta que el recinto es un lugar "donde la policía, en teoría, no tiene que tener acceso, aunque ya sabemos que entrarán a la fuerza."

Hacer ruido, visibilizar este "gravísimo ataque" contra las libertades y hacer un llamamiento a la solidaridad y organización "para defender los derechos" son algunas de las razones por las cuales Hasél ha decidido encerrarse en la UdL.

Por su parte, el Consejo de Dirección de la UdL ha emitido este mediodía un comunicado en el cual pide una "solución rápida" y a través del diálogo para que este cierre no afecte al cumplimiento de las actividades de alumnos y trabajadores del rectorado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat