El vicepresident del Govern con funciones de president, Pere Aragonès, ha asegurado este lunes que el ejecutivo catalán no se plantea de momento imponer un toque de queda en Catalunya, pero tampoco lo descarta si empeora la situación de la pandemia de Covid-19.

Hoy por hoy, ha dicho en declaraciones a la Cadena Ser, la imposición de un toque de queda, como sucede en otros puntos de Europa, "no está encima de la mesa" del Govern, aunque "este virus nos ha enseñado que no podemos descartar por principio ninguna medida".

Aragonès ha señalado que en este momento el Govern se centra en hacer efectivo el "cumplimiento de las medidas" ya adoptadas, como el cierre de bares y restaurantes o la prohibición del consumo de comida y bebida al aire libre, para el cumplimiento del cual se está "coordinando" con la administración local.

Ayudas a los sectores afectados

Mañana martes, ha indicado, el Gobierno prevé aprobar medidas para ayudar a los sectores afectados, de manera que se pueda iniciar cuanto antes mejor la petición de ayudas por parte de estos negocios, con un "procedimiento sencillo" y "agilidad en el cobro".

Aragonès ha recordado que ha pedido por carta al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, una moratoria en el pago del IVA, el Impuesto de Sociedades y las cotizaciones de la Seguridad Social para los sectores más afectados por las medidas contra la Covid-19.

Por otra parte, Aragonès ha evitado confirmar si será él quien acuda a la próxima cumbre de presidentes autonómicos, si bien ha garantizado que el Govern "estará presente".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat