Ahora sí que se empiezan a mover piezas en el tablero de Roma. El Papa ha escogido a seis mujeres como expertas del Consejo de Economía de la Santa Sede. Se trata de un órgano relevante, no accesorio, presidido por un cardenal con un nombre tan poco capitalista como Reinhard Marx. Es una estructura que supervisa las cuentas vaticanas. Las escogidas son laicas, y dos son españolas. De los trece miembros, seis son mujeres. Insólito. Una operación quirúrgica por la igualdad que no tiene precedentes en la Santa Sede. Es la primera vez que hay tantas mujeres expertas en un consejo de esta grandeza y prestigio. El Consejo nació en el 2014 para llevar el control sobre las actividades administrativas y financieras de los dicasterios de la Curia Romana (equivalentes a ministerios laicos) como también de las instituciones relacionadas con la Santa Sede y el Estado del Ciudad del Vaticano. El Consejo tiene quince miembros: ocho son cardenales y obispos, siete son expertos internacionales, de los cuales seis son mujeres y un experto italiano.

El cardenal Marx, arzobispo de Munich y Freising, coordina esta entidad que ahora incorpora a Charlotte Kreuter-Kirchhof, profesora de Derecho Público en la Universidad Henrich Heine de Dusseldorf. También han llamado a filas a Marija Kolak, presidenta de la Bundesverband der Deutschen Volksbanken und Raiffeisenbanken.

Las mujeres representan sólo un 22% del personal laboral en la Santa Sede, el más alto de la historia pero aún un número reducido debido a la composición de la estructura eclesial

Las dos españolas son María Concepción Osácar Garaicoechea, socia fundadora del Grupo Azora y presidenta del Consejo de Administración de Azora Capital y Azora Gestión y Eva Castillo Sanz, miembro del Consejo de Administración de Bankia, del Consejo de Administración de Zardoya Otis SA y de los consejos de administración de la Fundación Comillas-ICAI y de la fundación vinculada a los jesuitas Entreculturas.

También ha nombrado a Ruth Mary Kelly, vicerrector de la Universidad Saint Mary's de Londres y exsecretaria de estado laborista de Educación en el Reino Unido. La tesorera del príncipe Carlos de Gales, comandante del Real Orden Victoriano Leslie Jane Herrar también se une a las expertas, que son sobre todo directivas financieras y profesoras universitarias. Llama la atención que sean dos alemanas, dos españolas y dos británicas, y ninguna mujer americana. Las mujeres representan sólo un 22% del personal laboral en la Santa Sede, el más alto de la historia pero aún un número reducido debido a la composición de la estructura eclesial.

El Papa no ha nombrado a ninguna superiora general para este Consejo, sino que se dejará aconsejar por mujeres del mundo de las finanzas, los negocios y la universidad. Ha dejado la economía para el final, cuando ya parecía que no tenía interés urgente en hacer nombramientos de mujeres que lo acompañen en este camino poco plácido que tiene que recorrer. Reformar el Vaticano, uno de sus objetivos, ha costado la salud de más de un predecesor. Él sigue diciendo que duerme bien y que confía. Ahora, además, tiene seis consultoras de altísimo nivel que podrán aconsejarlo en temas materiales. Mujeres y dinero en el Vaticano. Empieza un nuevo capítulo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat
Emília Olivé
Opinión La ciudadanía inmodélica Emília Olivé
Elisa Beni
Opinión En brazos de la incertidumbre Elisa Beni