Habría que remontarse a épocas pretéritas, a la etapa final de la presidencia de Felipe González, entre el 93 y el 96, para ver la podredumbre de las cloacas del Estado saliendo tan a flote como en la actualidad. En aquellos momentos los ministros caían de su cargo en medio de casos de corrupción y ahora no es exactamente así pero se han de ir igualmente, bien por haber mentido o por un currículum inexplicable. El PP también practicaba una cierta guerra sucia que no era el "¡Váyase, señor González!" sino la conjunción de la prensa de derechas de Madrid alrededor del denominado sindicato del crimen, que buscaba acabar al precio que fuera con FG.

Dos ministros están en estas horas con las maletas a medio hacer mientras Pedro Sánchez disfruta, quizás, del único viaje que podrá hacer a los Estados Unidos y a Naciones Unidas como presidente. La ministra de Justicia, Dolores Delgado, y el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque. La primera juega a resistir en una posición inaguantable política y éticamente desde que se filtró su relación con el comisario Villarejo y la negó y las posteriores grabaciones que se han ido divulgado y que la dejan en muy mal lugar. El caso de Duque es diferente, ya que afecta a la compra de un chalet en Xàbia, Alicante, a través de una sociedad patrimonial. Las declaraciones del presidente cuando era candidato obligan a Sánchez a cesar a su ministro pero es bastante obvio que no puede perder en tan corto tiempo a cuatro miembros de su Gabinete ya que habrá superado todos los récords Guinness de un presidente. Y las fotos de la toma de posesión del primer gobierno hace poco más de cien días tendrían el 25% de bajas señaladas con una X.

Debe ser por todo ello que Sánchez ha empezado a hablar de adelanto electoral en Nueva York. Y no por las razones señaladas anteriormente, que siempre son de mal presentar por un presidente aunque cada vez le apriete más el cinturón. Sánchez ha ido a recurrir al tópico y ha jugado a desviar el foco de donde realmente está: "Si el independentismo prioriza el conflicto, iremos a elecciones".

Señor presidente, convoque o no elecciones. Haga lo que mejor le parezca ya que es una decisión exclusivamente suya. Pero no enrede al personal ya que no se lo comprarán ni en España ni en Catalunya. En España porque sus opositores le acusan de una inexistente alianza con los independentistas. Y en Catalunya porque, más allá de las sonrisas y de un diálogo que no ha dado ningún fruto político tangible hasta la fecha, su política ha consistido únicamente en ganar tiempo y ha rehuido explicar cuál es su hoja de ruta para la crisis catalana. La real, no la que hace titulares que no llevan a ningún sitio y carece de calendario alguno. Aborde si puede y sabe la podredumbre actual o si no solo le quedará un camino. 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat