Lo diré de manera sencilla. No nos pueden ni ver. Para el fiscal del Tribunal Supremo Javier Zaragoza, el intento de independencia de los presos políticos fue un delito más grave que el intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981. En unas recientes declaraciones para la publicación marroquí L’Observateur du Maroc et d’Afrique dice que ha sido mucho peor para la democracia española lo ocurrido en Catalunya en 2017 que el levantamiento armado de Armada, Milans del Bosch y Tejero. Y es que el uso de la violencia en el caso de los hechos de Madrid y la no violencia en el caso de los hechos de Barcelona no tiene importancia para el señor fiscal, que continúa diciendo que durante el primero de octubre hubo violencia, la violencia de las miradas, la violencia de la policía sobre las personas que fueron a votar. Una violencia compulsiva o intimidatoria. La argumentación, contra el sentido común, sigue siendo la misma que se pudo oír en el Tribunal Supremo, no ha cambiado nada, no ha modificado ninguna de sus opiniones. Lo que es significativo es que Zaragoza piense que Puigdemont y Junqueras son peores que Tejero y compañía, y que confunda España con la democracia española que no son la misma cosa. Que piense que la independencia de Catalunya es peor que el intento de volver al franquismo, a un régimen sin libertades. Porque para un nacionalista español mantener la integridad del territorio imperial pasa por delante de todo. Un buen patriota, al fin y al cabo, piensa que los franquistas son buenos patriotas españoles que no quieren romper España sino cambiar de reglamento, cambiar las reglas del juego social, un cambio pequeño ante la enormidad que supondría que Catalunya se largara.

“El separatismo no es condenable por el hecho de serlo –dice Zaragoza en la entrevista–, ya que las ideas separatistas o independentistas son en principio legítimas; lo que no es tolerable en democracia es la imposición de un proyecto político al margen de las leyes y de los procedimientos constitucionales”. Dicho de otro modo, la ventanilla de la burocracia no es la correcta para pedir la independencia. Se debería haber hecho con las pólizas y los impresos adecuados, y presentando la documentación en horario de funcionario, por triplicado, donde se gestionan las independencias. Ah, ¿que no hay ninguna ventanilla donde presentar el anhelo democrático del pueblo catalán? Mire usted, eso es un detalle sin importancia para el fiscal Zaragoza. Que no exista ningún mecanismo para irse de España no es motivo suficiente para organizar un referéndum sin el permiso del Gobierno de Madrid. La verdad es que he oído excusas, pretextos y falsas razones a lo largo de mi vida, pero esta es realmente sensacional.

El independentismo es legal mientras no se lleve a la práctica, ya que España está por encima de la noción misma de la justicia. No lo quieren admitir, pero esta es la razón. ¿Es justo que te pueda juzgar un enemigo declarado, alguien que piensa que un fascista como Tejero es preferible a Puigdemont? ¿Nos damos cuenta de en qué manos estamos y que el juicio contra los presos políticos fue un juicio político o todavía no?

Jordi Galves
Diario de la revuelta (35) O te la meto o te la meto Jordi Galves
Jordi Galves
Diario de la revuelta(34) Lengua peregrina Jordi Galves