¿Sabe qué? Ahora resulta que en el fútbol español hay grupos ultras violentos. Sí, sí, sí, cómo lo lee. ¿Qué cosas suceden, verdad? Se ve que, por arte de magia, este fin de semana han aparecido de repente. ¡Flop, flop y flop! Como si fueran setas en el bosque después de una semana de lluvias.

El primer Flop lo tuvimos el sábado al mediodía en torno al campo del Español con una batalla campal entre "seguidores radicales" pericos y del Atlètic de Bilbao. Cuentas anónimas colgaron en twitter este vídeo:

Flop de propina forma de comportamiento racista ya dentro del campo y en pleno partido con una parte de la grada excretando gritos que querían imitar un mono y dirigidos al jugador del Atlètic de Bilbao Iñaki Williams, un vasco de raza negra.

Y tercer flop en el partido Valencia-Barça, con el retorno de unos viejos conocidos: los Yomus y los Boixos Nois, los grupos violentos de los dos clubs. Resulta que antes de empezar el partido se encontraron y aprovecharon para saludarse. El periodista Miquel Ramos colgó este vídeo en twitter:

O sea, aquí tenemos 1/ Los Boixos Nois, que ya aparecieron durante el famoso Barça-Madrid aplazado y que provocaron los incidentes de Travessera de Les Corts, yendo a Valencia sin ningún problema y apareciendo en los alrededores del campo de Mestalla con total libertad y 2/ Los seguidores ultras del Atlètic de Bilbao viajando también sin problemas a BCN y circulando tranquilamente por los alrededores del campo del Español en busca de los ultras pericos.

Naturalmente aquí la pregunta es: ¿nadie controla a esta gente tan peligrosa? Gente que no, no aparecieron el sábado de la nada, como decía al presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas:

TEBAS

No, no, al fútbol hace años que se le hace daño permitiendo la existencia de grupos que campan alegremente por la vida con sus amenazas, sus intimidaciones y sus chantajes. Pero no, esta gente no aparece en los lugares porque el Mago Pop hace un truco, no. Esta gente se organiza. Esta gente tiene un pequeña infraestructura. Esta gente se reúne en sitios. Y esta gente viaja. Y no por teletransportación. Esta gente va en coche, bus o tren. ¿Alguien los paga los desplazamientos? ¿Cuándo tienen entradas, de donde salen? ¿Por qué reaparecen justamente ahora? ¿Los servicios de información del CNP y la Guardia Civil, tan eficientes que son deteniendo peligrosos terroristas que tienen en casa caretas de Jordi Cuixart, silbatos amarillos y ollas, no hacen un seguimiento de estos grupos? ¿Y si lo hacen, como es que permiten que se muevan a otras ciudades para provocar actos violentos? ¿Y si lo hacen, como es que estos grupos siguen existiendo?

¿De la misma manera que encerraron a Tamara Carrasco en su término municipal por nada, no pueden hacer lo mismo con estos auténticos peligros sociales que sí que han hecho? ¿Qué esperan, otro muerto? Sí, porque estos ultras que hace décadas se pasean por los campos de fútbol españoles y que según Tebas ahora han hecho flop, flop y flop de una manera inesperada, ya han asesinado a 12 personas. ¡DOCE!

¿O es que en España tienes puertas abiertas si participaste en los hechos de la Blanquerna o eres un ultra que va provocando incidentes por los campos de fútbol y pringas como un conejo si eres indepe (aunque no seas ni conejo)? ¿No, verdad? ¿No será eso, verdad? Nooo, seguro que no...

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat