Gracias al Gobierno y a sus medios afines, estamos asistiendo estos días a la creación de un nuevo modelo de manipulación informativa: la postverdad de una noticia previamente inventada. El funcionamiento sería como un tipo de blanqueo de dinero, pero en este caso con el argumentario que se quiere hacer llegar a la opinión pública..

El Gobierno lanza una mentira que todos los medios recogen y, por lo tanto, la convierten en noticia. A continuación, los medios afines publican noticias falsas confirmando la noticia en que se ha convertido el argumento elaborado por el Gobierno, con lo cual queda blanqueada una información inexistente y pasa ser una noticia cierta.

Primer ejemplo. El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, va a la BBC y dice que todas las imágenes de violencia del 1-O son falsas. Por desgracia para el ministro, el periodista que le entrevista, Andrew Marr, sabe la verdad y le cuestiona su afirmación. El ministro se ve obligado a rectificar en parte y acaba diciendo que no todas, pero sí algunas. Los medios unionistas recogen la primera parte de la noticia y lo que llega a sus consumidores es que "todas" las imágenes son falsas. Sin embargo, a continuación hace falta una confirmación "de prestigio" que sustente la mentira. Y se hace circular una pieza de Le Monde, el medio "de prestigio" escogido, y titulada "Violencia policial en Catalunya: ojo con las imágenes engañosas".

Pero antes de analizarla, un recordatorio. El País es accionista de Le Monde y Juan Luís Cebrián, quien durante muchos años fue director de este diario madrileño y es presidente ejecutivo del grupo PRISA, es consejero de Le Monde.

La pieza de Le Monde justifica su titular mostrando 4 fotos que han circulado por la red como si fueran del 1-O y que son de otros momentos. La primera es del 14 de noviembre del 2012 y de una manifestación contra la austeridad donde intervinieron los Mossos:

Pero, mirémonos quién es el usuario que crea el tuit:

Es una cuenta con 5 administradores, sin ninguna relación con Catalunya y que se dedica a colgar contenidos chillones de todo tipo que circulan por la red, nunca propios. Por lo tanto, sea quien sea el autor real, no lo ha hecho para manipular nada ni con ningún interés directo en culpar a la policía o la Guardia Civil de nada sino porque el contenido de las imágenes da visitas.

La segunda foto es de una manifestación de indignados del 2011:

Mirémonos el perfil de quien tuitea esta manipulación:

Bien, viendo de dónde es, cuántos tuits ha hecho en un año y un mes y cuánta gente sigue y le siguen, estamos como en el caso anterior, pero con una cuenta todavía más irrelevante. Y con una curiosidad, un señor del Veneto escribe en francés.

La tercera foto es del 2013 en BCN y, esta vez sí, sería alguien que, si hacemos caso de su perfil, estaría indirectamente comprometido con la causa indepe:

Y la cuarta foto es un fake que se lo tragó mucha gente, entre los cuales Mainat. Pero la foto no manipula la violencia de aquel día sino que incluye una estelada que no existió en la realidad:

Por lo tanto, el titular "Violencia policial en Catalunya: ojo con las imágenes engañosas", y una vez leída la información, queda convertido en tres usuarios de Twitter extranjeros, dos de los cuales podrían ser bots (robots que trabajan de forma automática) y uno catalán que colgó una foto donde el objeto de manipulación es una bandera, no las cargas policiales. Pero, da igual, porque el objetivo era poder decir que incluso Le Monde abonaba la idea de que la pretendida violencia del 1-O fue un montaje. Y ese objetivo fue alcanzado.

Segundo ejemplo: el adoctrinamiento en las escuelas. Podríamos ir muy atrás a buscar referencias sobre el tema, pero nos quedaremos en una de hace un par de sábados y que ya he explicado en alguna otra ocasión, pero que es muy significativa. Programa Preguntes freqüents de TV3. Allí, Xavier García Albiol afirma que en las escuelas catalanas se educa en el odio. El presentador del programa, Ricard Ustrell, le pide ejemplos. Y el líder del PP saca el móvil y muestra unas imágenes. Cuando Ustrell le pregunta de dónde son, Albiol no sabe responder, pero dice que tiene una lista de escuelas dónde se adoctrina. ¿Cuáles? No, no la lleva encima. Hoy García Albiol ha matizado. No se adoctrina en todas las escuelas sino en algunas. ¿En cuáles? Todavía no lo sabemos. Y esto ha coincidido con esta portada del ABC:

La manipulación es tan evidente que incluso da cosita explicarla. "Contra la represión franquista y el artículo 155" es el lema de la mani, no una opinión de la escuela sobre la situación política del país. Y por este motivo, añade un enlace para que los padres puedan informarse. Y evidentemente, la escuela no utiliza a nadie para nada sino que, como queda muy claro en el texto: "La normativa prevé que sean ustedes los que autoricen a sus hijos e hijas menores de edad a no asistir a clase aquel día". Es decir, la escuela solicita a los padres un documento que justifique la ausencia de sus hijos de clase. Como si un día faltan porque van al médico, están enfermos o tienen la boda del tío solterón.

Por lo tanto, el titular "Los institutos utilizan en sus alumnos..." queda autodesmentido. Pero nuevamente se ha alcanzado el objetivo consistente en poder confirmar tu argumentario mostrando la portada de un medio de comunicación. Y esta manera de funcionar queda totalmente demostrada en un momento protagonizado por Joan Carles Girauta, diputado de Ciutadans, en un programa de Ana Pastor en La Sexta:

Tanto da que la periodista le repita varias veces que la Audiencia Nacional y la propia Guardia Civil afirman que no se robó ningún arma. Lo que le importa a Girauta es que él leyó el robo de armas en la prensa. Pero no dice en que prensa. Da igual, ya se lo digo yo:

Exacto, lo publicó OKDiario, un medio de reputada credibilidad que no para de publicar noticias ciertas. Y esta versión que ve es la modificada porque la primera mezclaba las dos noticias y situaba el coche de la Guardia Civil de la Conselleria d'Economia en Manresa y el robo de armas había sido en aquella ciudad. Lo que han mantenido igual ha sido la versión de los hechos:

Una vez más hace cosita desmontar una manipulación tan evidente. Los guardias civiles no vieron peligrar nada, no abandonaron ningún coche y no tuvieron que aguantar y no responder a nada. Pero esta noticia permitió a Girauta un soporte donde mantener su particular versión de la realidad y desmentir lo que decía la justicia. Cosas de la postverdad de las fake news.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat