Cuando yo era muuucho más joven que ahora, la Navidad de los niños tenía un nombre: "Salón de la Infancia y la Juventud". Era una feria más de "la Feria de Muestras situada en la bonita montaña de Monjuich, desde la cual se atisba una sorprendente imagen de la Ciudad Condal". La cuestión, un poquito resumida, consistía en hacer cola para poder realizar actividades más o menos apasionantes patrocinadas por todo tipo de marcas comerciales.

Una de las propuestas estrella para muchos niños (y niñas) era subir a una moto policial y dar una vueltecita mientras hacían sonar la sirena. La moto, naturalmente, la conducía un agente. También estaba patrocinada por una marca comercial, en este caso una policía que venía directamente del franquismo y que la gente conocía como "grises". Servidor nunca tuvo el impulso ni de acercarse a la atracción. Pasaba cerca, pero manteniendo una cierta distancia. ¿Por qué? Bien, supongo que yo ya venía adoctrinado de casa y no me atraía el adoctrinamiento que ofrecían.

En cambio, sí que me seducía mucho observar la fascinación de muchos niños (y niñas) de mi edad por la cosa de los uniformes, las luces de colores y el ruido. Y me miraba las reacciones de aquellos policías que, al contrario de los que yo veía por la calle, de vez en cuando sonreían. Policías que tenían mucha paciencia (pero mucha) y tan amables que ni pegaban a los niños ni nada, cosa que era un detalle muy bonito. Y observando todo aquello no podía evitar pensar en la condición humana de aquellos policías una vez ya habían pasado 450 niños y todavía faltaban 7.652 más por pasar.

Este domingo he recuperado todos aquellos recuerdos viendo las imágenes de varios ciudadanos haciéndose fotos dentro de una de las furgonetas del CNP que formaban parte del dispositivo de seguridad de la mani unionista. Y me han venido a la cabeza porque estaba viendo la misma imagen de cuando yo era muuucho más joven que ahora. Con tres diferencias considerables:

1/ La gente que se hacía las fotos no eran niños sino personas talluditas. Personas que querían una instantánea turística con un policía como quien va a un crucero y acaba haciéndose un selfie con el que hace las tortillas en el bufete libre... y que si los hubieran paseado con la furgoneta haciendo sonar las sirenas habrían sido muy felices. Como niños. Y como niñas.

2/ Aquello no era un salón infantil sino que una manifestación y aquellos eran unos policías de servicio realizando tareas de seguridad, no simpáticos policías paseando niños.

3/ Lo importante era hacerse la foto con aquella policía "porque es la mía y los Mossos no lo son". Y hacérsela con la bandera española, que en algunos casos llevaba la gallina. O sea, banderas que en vez de denominarlas franquistas ahora las llaman "preconstitucionales", olvidando que el Estatut, por ejemplo, también lo es.

Y los policías encantados de hacerse fotos con banderas españolas, algunas franquistas, mientras estaban de servicio. Y de poner banderas españolas en los vehículos oficiales mientras estaban de servicio. Y de blandir banderas españolas una vez volvían a sus bases como si vinieran de conquistar terreno enemigo.

¿Estoy diciendo que los policías españoles no tienen derecho a llevar la bandera que les apetezca? No, estoy diciendo que cuando están de servicio y vistiendo el uniforme no deberían usar ninguna bandera como apropiación de un símbolo que tiene una connotación política evidente. Porque si no la tuviera, no la utilizarían como tal.

Porque, ¿se imagina que después de la mani del sábado, los Mossos de la BRIMO se hubieran hecho fotos dentro de unas furgonetas llenas de esteladas? ¿E imagina qué hubieran dicho los que encuentran que es normal hacerlo con banderas españolas?

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat