Señor Llarena, permítame que me dirija a usted directamente. Como tiene familia y amigos en Catalunya, es muy posible que le llegue que este martes han pasado en los cines Aribau de BCN un documental, producido por Mediapro, sobre los hechos del 20-S en la Conselleria de Economía de la Generalitat y en la sede de la CUP de la calle Casp de la ciudad condal. Es el mismo documental que el jueves por la noche emitirá TV3 y que provocará una más que notable reacción social. Que seguramente también le llegará.

Si puede, míreselo. Como se miró la pieza que el mismo equipo que ha elaborado este documental hizo sobre el 1 de octubre. Porque si lo hace, quizás verá que lo que usted defiende que pasó no es exactamente lo que pasó aquel día.

Y quizás verá que la actitud real de Jordi Cuixart y Jordi Sànchez no es la que un informe de la Guardia Civil dice que tuvieron. Y, sí, le hablo del famoso informe de la sedición. Una palabra, por cierto, que apareció por primera vez en toda esta historia porque la citó en Twitter el responsable de la Guardia Civil autor intelectual del informe y que es el ideólogo de toda la trama acusatoria que fue a parar a sus manos.

Pero le diré más, quizás viendo el documental se da cuenta de que este informe de la Guardia Civil sobre la sedición tiene la misma credibilidad que el que elaboraron para sostener la acusación por malversación, que incluso lo ha negado Cristóbal Montoro, que era quien controlaba las cuentas de la Generalitat. De hecho, fíjese si tiene credibilidad esto de la sedición que ha sido rechazada por la justicia de todos los países donde se ha visto el caso. Y la de malversación va por el mismo camino.

Pero no quiero hacerle ningún adelanto del contenido del documental porque no quiero estropearle el disfrute. Por lo tanto, si le parece, le explicaré que en el acto, aparte del público que ha llenado la sala, han asistido algunas autoridades como el president del Parlament, Roger Torrent, el expresidente de la Generalitat Artur Mas, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, la consellera de Salud, Alba Vergés, los exdiputados de la CUP David Fernàndez, Eulàlia Reguant y Mireia Boya, el concejal de los comunes en BCN Jaume Asens y cargos relevantes de Esquerra Republicana como Sergi Sol o Miquel Martí Gamisans.

Y si quiere, también le comento que el guionista y realizador del documental, Lluís Arcarazo, me ha explicado algunos detalles sobre el trabajo que han hecho durante las 10 semanas que han estado trabajando en la cosa.

Quizás le interesa saber que solicitó la participación, de entre otras personas, de Soraya Sáenz de Santamaría, Juan Ignacio Zoido, Enric Millo o Daniel Baena, teniente coronel de la Guardia Civil, jefe de la Policía Judicial de este cuerpo en Catalunya y, según desveló Público, la verdadera identidad de la cuenta de Twitter Tácito, que ahora ha desaparecido de la red (pero los tuits quedan) y que se hizo famoso por sus criticas a políticos y periodistas. Y, ¿sabe qué pasó con todas estas solicitudes? Que, o bien declinaron la invitación o bien ni la contestaron.

O quizás le interesa saber que en documental aparecen varias conversaciones de los Jordis, entre ellos y con otras personas, donde queda claro que en todo momento su estrategia era evitar incidentes y solucionar las cosas por la vía pacífica y de la forma más rápida posible.

O que sale el momento en el que suben al famoso coche de la guardia civil y vemos por qué lo hacen. O que oímos parte de la declaración del Mayor Trapero en la Audiencia Nacional explicando los hechos.

Quizás también es de su interés saber que se explica cómo el CNP intentó entrar sin ninguna orden judicial en la sede de la CUP, un partido político legal y con una extensa representación institucional. Y cómo se quedó todo el día por los alrededores ejerciendo una presión provocativa.

Y ahora que lo pienso, ¿a ver si usted quiere saber qué personas sí intervienen en el documental? Si es así, sepa que salen, entre otros, Lluís Llach, el exletrado del TC Joaquín Urias, un mosso d'Esquadra que estaba en el lugar de los hechos y que aparece con la cara y la voz distorsionadas, y un miembro del CNP que estaba en el asedio a la sede de la CUP y que en un momento dado se puso a bailar música de Txarango.

Pues nada, que espero que se mire el documental y, de paso, las encuestas que dicen cosas como que incluso el 45% de los votantes de Ciudadanos se muestran contrarios a la prisión preventiva aplicada a los 9 encarcelados por usted.

Quizás eso le ayuda a recordar que las leyes pueden ser injustas y que su aplicación sesgada puede ser delito. Aparte de un gran descrédito personal como jurista.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat