Día de Reyes de Oriente y de los reyes Borbones pronunciando discursos durante la llamada Pascua Militar. Hoy le tocaba a Felipe VI, como durante muchos años le tocó a su padre. Y como era de prever, el de ahora, del emérito I nada de nada. Y por las cartas, chats y otras manifestaciones de militares golpistas ha pasado como el gato de este vídeo, cuando la reiteración e insistencia de los mensajes ha provocado en la opinión pública un efecto parecido al del perro:

Pero, como de las posibles referencias a estas dos cuestiones no esperábamos mucho, dejémoslo correr y centrémonos en la que, según mi humilde criterio, es la gran frase de la jornada: "La Constitución es el origen de la legitimidad de todos los poderes y de todas las instituciones del Estado". Ha sido oírla y, a pesar de pellizcarme repetidamente varias partes blandas de mi cuerpo, cuando usted esté leyendo esto todavía no me habré repuesto. Cuandoquiera que lo lea.

Tengo que decirle que lo primero que me ha venido a la cabeza ha sido el restablecimiento de la Generalitat. Aquella decisión del presidente español Adolfo Suárez de recuperar la institución que el franquismo había abolido y que permitió a Josep Tarradellas, el legítimo president en el exilio, volver a ocupar el palacio de la plaza Sant Jaume. El real decreto que permitía el retorno de la legalidad democrática es del 29 de septiembre de 1977, Tarradellas fue nombrado presidente provisional el 17 de octubre y seis días después, desde el balcón de la sede de la institución, pronunció aquel histórico "Ja soc aquí".

"La Constitución es el origen de la legitimidad de todos los poderes y de todas las instituciones del Estado", ha dicho hoy el Rey. Pero la Constitución fue aprobada en referéndum el 6 de diciembre de 1978 y sancionada 21 días después por el ahora emérito y entonces rey. Y a pesar de ser de letras servidor de usted todavía se ve en condiciones de hacer las restas pertinentes y concluir que es muy atrevido afirmar que una ley, por muy sagrada que sea para sus defensores, sea el origen de la legitimidad de una institución restaurada un año y dos meses antes de la existencia de esta ley. Y todavía más cuando esta institución prohibida por una dictadura golpista existe desde 1359. ¡Ojo, desde el año mil trescientos cincuenta y nueve! Ni más ni menos que seiscientos diecinueve (619) años antes de ser aprobada la Constitución.

¿Están seguros de que la legitimidad de la Generalitat tiene el origen en la Constitución de 1978? ¿Y si fuera así, sería con efecto retroactivo con mucho efecto y muy retroactivo? ¿Nos estarían diciendo que primero fue la Constitución y después el Big Bang? ¿O en versión creyente que la Constitución creó a Dios y luego vino lo de los siete días?

No lo sé, tengo la sensación de que a algunos con la Constitución les pasa como cuando presentas una nueva pareja a las amistades y a la familia, tú sabes que aquello es un petardo y te pasas el rato cantando sus inexistentes excelencias como para justificar la cosa. Hasta que alguien que te aprecia mucho te acaba diciendo: "Esto que nos has traído no se aguanta por ninguna parte, pero si tú te quieres convencer de que eres feliz, ¡adelante!".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat