La presentadora Ana Pastor y Albert Rivera, líder de C's / EFE

Atresmedia (o sea, Antena 3 y La Sexta) ha organizado este lunes un debate a cuatro entre los tres principales candidatos a presidir España y la vicepresidenta del otro candidato. Es la primera vez que el 50% de los participantes pertenecen a partidos sin representación parlamentaria. La nueva política, la llaman. El programa ha sido bautizado como "El debate decisivo". Sí, porque ha sido un programa. Una hora y media antes de empezar lo que sería el debate, tanto A3 como La Sexta hacían programas especiales donde analizaban cosas tan apasionantes como las entradas de los 4 participantes en los estudios. En Antena 3 tenían a gente como José María Gay de Liébana o Marc Giró y a Miguel Ángel Rodríguez, conocido como MAR, y que es otro tipo de gente. Ah, y han conectado con el auditorio de Alcobendas, donde han metido a unos cuantos seguidores de cada partido con unas banderitas, haciendo ver que animaban. El momento ha sido triste. Muy triste. Sobre todo porque media grada estaba vacía. Y además se veía que estaba vacía...

 

El ambiente enfervorizado en la grada

 

A las 21.54 nos han anunciado que la etiqueta del debate era "trending topic mundial". Y, enseguida han conectado con "La sala del tiempo" para enseñarnos que 4 personas, a las que no hemos visto la cara, controlarían la duración de las intervenciones.

Y a las 22.00 ha empezado la cosa. Los moderadores, Ana Pastor con la camiseta de La Sexta y Vicente Vallés jugando por Antena 3, nos han explicado las normas. Las más destacadas han sido que no se podían tener ni móviles ni tabletas. Vaya, como si aquello fuera un examen. Ah, y también nos han dicho que las intervenciones se han decidido por sorteo.

Tres candidatos y 'la Menina'

De entrada hemos visto de pie a los 3 candidatos y a la Menina (o sea, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que no es candidata a presidenta y que ha ido al debate porque se ve que Rajoy tenía podólogo). Los han puesto dentro de una especie de área técnica marcada en el suelo con unas líneas y la sensación era doble: padecimiento por los gemelos de los candidatos por tener que estar allí de pie, sobre todo por los de la vicepresidenta que llevaba unos tacones considerables, y claustrofobia, sobre todo por Albert Rivera que hacía movimientos como de estar en una jaula de la que quería huir corriendo.

Si le parece, analizamos la actuación de los tres candidatos y de la no candidata.

Pedro Sánchez

Es quien ha cargado más contra Pablo Iglesias acusándolo de cambiar demasiado a menudo de opinión. Dos veces ha dado recuerdos a Rajoy, de quien ha supuesto que estaba siguiendo el debate en Doñana, donde está pasando el puente. Sólo ha sacado una vez un papel para leer todos los delitos de los cuales está acusado el PP. Ha dicho una vez la expresión que no puede faltar ni en un debate ni en una tertulia: "yo no lo he interrumpido".

 

Pedro Sánchez, líder del PSOE, al llegar a los estudios de televisión / Efe

Pablo Iglesias

Se ha pasado todo el debate jugando con un bolígrafo Bic en las manos. Si esta marca quiere hacer mella entre sus clientes de Podemos, ya tiene la campaña hecha. Y si es la competencia quien quiere hacer mella entre el resto de votantes, pues también. Ha enviado recuerdos a Rajoy "que me estará viendo en Doñana" y le ha soltado a Soraya "sé que tienes menos experiencia en debates". Ha sacado un papel para leer la lista de políticos que han pasado por las famosas puertas giratorias y ha dicho dos veces "Prai guaterjau cúper" (creo que quería decir PricewaterhouseCoopers). Ha hablado de una especie de consulta sobre la autodeterminación hecha en Andalucía el año 1977, que nadie ha entendido de qué iba, y cuándo los otros tres presentes le han pedido detalles les ha dicho cinco veces "no se pongan nerviosos" y una vez "calmaos". Ha recomendado ir a ver 8 apellidos catalanes.

El "yo no lo he interrumpido" lo ha expresado dos veces y a Pedro Sánchez le ha dejado ir "tranquilízate, que mandas poco" y "en tu partido mandan otros". A partir de medio debate, como se puede comprobar en la foto, le ha salido una mancha de sudor en la camisa.

 

FullSizeRender

 

Por cierto, aviso por si alguna vez usted es candidato (o candidata): ¡JAMÁS! PERO JAMÁS DE LOS JAMASES vaya a la TV con una camisa de tonos azules porque el riesgo de sufrir una mancha de sudor en el sobaco es ¡¡¡TOTAL!!!

Albert Rivera

A los 16 minutos de debate ha sacado una cartulina con cifras, un delito visual que tendría que estar contemplado en el código penal. Y de manera severa. Por suerte, no ha sacado ninguno más. Ha dicho dos veces que hay que pinchar la burbuja política (e Iglesias una). En el minuto 46 ha sacado por primera vez Catalunya con el tema de la inmersión lingüística, y dirigiéndose a Soraya. También le ha enviado recuerdos a Rajoy en Doñana y ha dicho una vez "yo no lo he interrumpido".

Soraya Sáenz de Santamaría

Conocida también como la "la Menina" a causa de la posibilidad que algunos dan por hecha de que en un pacto poselectoral, ella sea una opción de consenso para presidir el Gobierno. Por Twitter ha corrido que llevaba un reloj que vale 8 mil euros, pero como de relojes no entiendo (tampoco), no tengo ni idea de si eso es cierto o no.

 

635851222586896620w

Creo que es la que ha sufrido más el formato de estar de pie sin ni poder apoyarse en el atril. Básicamente por los tacones que llevaba. Es la que menos se ha movido. Llevaba una chaqueta que mi asesora en moda ha calificado como "una pieza que hace meses está en una tienda de segunda mano y no compra nadie". Ha justificado la ausencia de Rajoy diciendo que el PP "son un equipo". Cuando ha salido el tema de la corrupción ha cogido un boomerang y ha acabando diciéndole a Iglesias (el más beligerante en esta cuestión) "paga, Monedero, paga", refiriéndose a Juan Carlos Mondero, compañero de partido de Iglesias y que en su día olvidó pagar unas cositas a Hacienda.

Catalunya

A las 23.25 ha salido el tema Catalunya. Albert Rivera ha citado Camus para decir que él no es nacionalista sino constitucionalista. La viceperesidenta ha dicho que los unionistas son mayoría y que lo sabe todo el mundo menos Artur Mas. Ha impactado mucho su frase: "Hemos dialogado mucho para que, a pesar de los independentistas, en Catalunya no hayan sufrido los servicios públicos". Pedro Sánchez ha explicado el modelo federal que explica siempre y ha insistido en traer el Senado a BCN (no sé qué cosas malas hemos hecho para recibir este castigo). Iglesias ha defendido el referéndum y le ha sacado a Sánchez el tema del derecho a la autodeterminación que el PSOE defendía el año 1977.

Los temas que han tratado

Han hablado de paro, impuestos, recortes, déficit, educación, pensiones, corrupción, regeneración democrática, Catalunya y el modelo de Estado, reforma de la Constitución, violencia machista, pactos poselectorales y la intervención militar en Siria.

Qué ganas de sentarme, oiga

Ver a los cuatro tanto rato de pie me ha provocado calambres. A mí, que estaba estirado en el sofá de casa. Ya entiendo que los políticos caen mal, pero el castigo de hoy lo he encontrado excesivo.

El formato del debate

No sé a usted, pero a mí la cosa me ha dejado de interesar mucho rato antes de acabar. Todo el bloque de Siria se me ha hecho eterno. La insistencia en decir que daban la palabra por alusiones la he encontrado innecesaria. Claro que había alusiones... ¡¡¡ERA UN DEBATE!!!

Ana Pastor

Las casas de apuestas hoy no han hecho el agosto porque todo el mundo ha adivinado que acabaría interrumpiendo a alguien. En un momento dado ha dicho aquello de "aquí moderamos nosotros" y ha usado la expresión "zasca" referida a un moco argumental de Pablo Iglesias.

Conclusión

¿Han dicho alguna cosa que no supiéramos? No. ¿Hemos escuchado algún argumento nuevo? No. ¿Realmente este será un "debate decisivo", nombre con el que ha sido bautizado el programa por la empresa que lo organizaba? Pues mire, lo dudo. Pero es que yo no entiendo. Ahora, eso sí que lo tengo claro, para Atresmedia ha sido un éxito de marketing.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat