La candidata a la presidencia de Francia del Frente Nacional, Marine Le Pen, está más que preparada para dar el salto al Elíseo. Es lo que se desprende del vídeo de campaña, cargado de épica y discurso, que hizo público hace una semana y que ya ha recibido centenares de miles de visitas en Youtube.

El spot electoral muestra una Le Pen más próxima, que a pesar de rebajar el tono mantiene los tics populistas y los ataques al fundamentalismo islámico. La candidata del Frente Nacional es ahora mismo la favorita en las encuestas en una primera vuelta en los comicios presidenciales y parece que no escatima recursos para conseguir ser la futura jefa de Estado francesa.

En nombre del pueblo

El spot electoral apela directamente a la sociedad francesa desapegada con la clase política y presenta a Marine Le Pen como la candidata del pueblo. En el vídeo, la candidata opta por un discurso patriótico pero rebajado, populista pero alejado de la ultraderecha que representaba su padre, Jean-Marie Le Pen, que fue su antecesor en el liderazgo del Frente Nacional.

La estrategia electoral de Le Pen rehúsa ahora el extremismo de su padre porque por primera vez en la historia de Francia el populismo radical aspira a convertirse en la derecha mayoritaria e incluso acceder a la presidencia francesa. Por eso, en vez de presentarse como una antisistema, se muestra como la garante de los valores republicanos franceses: la laicidad, el patriotismo...

Críticas al establishment

Uno de los momentos más intensos del spot es cuando Le Pen ataca a la clase política que ha dirigido Francia en los últimos años. Aunque no menciona a Nicolas Sarkozy o a François Hollande, ni a republicanos o socialistas, la candidata apunta hacia ellos en toda una crítica hacia el establishment.

La presidenciable frentista plantea los comicios como "una verdadera elección de civilizaciones" con una elección entre "aquellos que nos han mentido, fallado, traicionado, engañado al pueblo y arruinado a Francia" y "quien pondrá Francia en orden" (1:25).

Contra el fundamentalismo islámico

Le Pen apela a su identidad como mujer para atacar duramente el fundamentalismo islámico. ¿Qué relación hace exactamente? Pues asegura que el hecho de ser mujer le provoca un sentimiento de "violencia extrema" ante "las restricciones de libertades que se multiplican en todo nuestro país" por esta corriente radical del Islam (0:24).

Pero el discurso del miedo no acaba aquí. Plantea, "como madre", que el estado actual en que se encuentra Francia después de los ataques terroristas no es el mejor legado que dejar a los hijos.

Le Pen, posible ganadora

Le Pen tiene todos los números para salir ganadora en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, que tendrá lugar el 24 de abril. Ahora bien, el sistema electoral francés, que contempla una segunda vuelta en caso de que ningún candidato obtenga la mayoría de los sufragios, podría perjudicar a la candidata del Frente Nacional: en una segunda votación, un candidato como el centrista Emmuanuel Macron podría hacerle sombra.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat