Un grupo de militares tomó hoy la radio estatal de Gabón para anunciar el establecimiento de un "Consejo Nacional de la Restauración" con el fin de "salvar del caos" al país africano, en un aparente intento de golpe de Estado. "Es hora de tomar nuestro destino en nuestras manos, ha llegado la hora del día tan esperado. Ese día en que el Ejército decidió ponerse del lado de su pueblo para salvar a Gabón del caos", ha declarado el teniente Kelly Ondo Obiang. Los militares afirman estar dispuestos a restaurar la democracia y muestran su rechazo hacia el régimen dirigido por la familia Bongo, que ya lleva más de 50 años en el poder (el padre de Alí Bongo, el actual presidente, subió a la presidencia, en turbias circunstancias, en 1967).

Mientras Ondo Obiang leía ese discurso, medios locales indicaron que se escucharon disparos en Libreville, capital del pequeño país petrolero. Según fuentes oficiales, los golpistas habrían sido detenidos algunas horas después del inicio de la intentona.  El ejército con blindados controla el centro de la ciudad y los helicópteros no dejan de sobrevolar la capital. Grupos de manifestantes han salido a la calle para apoyar a los golpistas, que han llamado a los jóvenes a protestar contra el régimen de la familia Bongo: "Si estáis comiendo, parad. Si estáis bebiendo algo, parad. Si estáis durmiendo, despertad", ha afirmado el teniente Ondó, mientras que ha llamado a los manifestantes a ocupar puntos estratégicos del país.

La intentona golpista se produce una semana después de que el jefe de Estado, Ali Bongo Ondimba, pronunciara un discurso dirigido a la nación el pasado 31 de diciembre desde Rabat, donde se recupera de una enfermedad que le ha mantenido alejado de la Presidencia desde el pasado mes de octubre.


Ese discurso de Año Nuevo "reforzó las dudas" sobre la capacidad de Ali Bongo para continuar en el poder "al escenificar a un paciente sin muchas de sus facultades físicas y mentales", explicó el citado militar, que se presentó como comandante adjunto de la Guardia Republicana y presidente del Movimiento de la Juventud Patriótica de las Fuerzas de Defensa y Defensa de Gabón (MPJFDS).

Por ello, este grupo de soldados animó hoy a los jóvenes gaboneses a unirse a la denominada "Operación Dignidad", y les ha pedido reunir armas y municiones, así como tomar por la fuerza los medios de transporte y aeropuertos para "salvar la democracia en peligro y preservar la integridad del territorio nacional".

Bongo fue ingresado en un hospital de Riad el pasado 24 de octubre por lo que la Presidencia de Gabón describió como "fatiga severa". Sin embargo, la escasez de noticias oficiales su estado desencadenó especulaciones sobre su salud e incluso algunos medios de comunicación, como el canal privado de televisión camerunés Vision 4, llegaron a especular sobre su muerte. Otros medios aseguraron, citando fuentes oficiales, que Bongo sufrió una apoplejía.

A finales de noviembre, el presidente viajó a Marruecos, donde recibió el apoyo del rey Mohamed VI, para continuar en Rabat su proceso de recuperación.

El silencio oficial y su prolongada ausencia del país africano animaron a la oposición a criticar con dureza el "vacío de poder" existente. Por eso, el pasado 14 de noviembre el Tribunal Constitucional enmendó la Carta Magna con el fin de que el vicepresidente de Gabón, Pierre Claver Maganga Moussavou, pudiera presidir el gabinete de ministros en ausencia de Bongo.

Hijo de Omar Bongo, presidente de la pequeña nación petrolera de la costa oeste de África Central durante más de cuatro décadas (1967-2009), Ali Bongo sucedió a su padre en 2009m cuando este murió. En 2016, fue reelegido en unos comicios muy ajustados, resultado que causó una revuelta social en la que murieron varias personas y unas mil fueron detenidas.

Su principal rival, Jean Ping, expresidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), le acusó de fraude, e incluso, la Unión Europa (UE) cuestionó la legitimidad del proceso electoral y denunció irregularidades.

Gabón mantiene acuerdos militares con Francia y en diversas ocasiones las fuerzas francesas desplegadas en Gabón han ayudado a la familia Bongo ante revueltas populares o militares. Por el momento, Francia, que ha mantenido tradicionalmente relaciones muy cordiales con la familia Bongo, no se ha pronunciado sobre este golpe. Desde hace algunos días también hay tropas norteamericanas desplegadas por el país (oficialmente, para intervenir en la República Democrática del Congo en caso de problemas de los ciudadanos norteamericanos). España también dispone de medio centenar de efectivos del Ejército del Aire desplegados en Gabón, en la llamada Operación Mamba, destinada a dar apoyo a las fuerzas de la ONU desplegadas en República Centroafricana. Las fuerzas españolas no se habrían involucrado en los incidentes y estarían resguardadas en lugar seguro.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat