Marruecos no es el único actor del conflicto en el Sáhara Occidental que tiene presencia en el Estado español y Catalunya. También el Frente Polisario tiene delegaciones que tratan de explicar y denunciar las vulneraciones del derecho internacional que lleva a cabo el reino alauí. Su delegado en Catalunya, Abidin Bucharaya, recibe a ElNacional.cat en esta entrevista para explicar cómo vive el Polisario esta disputa que dura más de 40 años y cuáles podrían ser las posibles soluciones. Con un pie en la península, donde ha ejercido de delegado de la República Árabe Saharaui Democrática desde los 25 años, y el otro en el desierto, Bucharaya se muestra convencido de que el conflicto no durará más de los 29 años que ha durado el alto al fuego. Antes de representar a su país en el Estado, Bucharaya trabajó para el Ministerio de Educación saharaui en los campamentos de refugiados en la cátedra de español.

¿Desde el Polisario se ve el conflicto entre España y el Marruecos como una oportunidad para entrar en la agenda mediática internacional?
Este conflicto surgido estos últimos días entre España y Marruecos quien realmente lo tiene que valorar es el Gobierno y ver si le interesa seguir con este tipo de acciones o ir a por otros tipos de planteamientos. Tanto nosotros como el Gobierno somos conscientes de que el trasfondo de todo esto es que Marruecos -a raíz de la violación del alto al fuego, de una nueva guerra contra los saharauis y del tuit de Donald Trump- ha intentado a todo gas imponer a los gobiernos occidentales el reconocimiento de su soberanía sobre el Sáhara Occidental. Y aquellos países con los que no lo han conseguido, los han presionado. Pero lo cierto es que después del tuit de Trump no han conseguido que ningún país europeo participara en esta acción de intentar estrangular el derecho internacional. Creo que todas las acciones que ha hecho Marruecos son con este fin. Las relaciones hispano-marroquíes no están exentas de este tipo de chantajes. Nada de lo que ha pasado es nuevo. Esto de Ceuta y Melilla responde a una presión para que el Gobierno reconozca la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. Para ellos es mucho más importante que España reconozca esta soberanía que no que lo haga Estados Unidos.

 

Para Marruecos es mucho más importante que España reconozca la soberanía sobre el Sáhara que no que lo hagan los Estados Unidos.

Parece difícil que España culmine el proceso de descolonización viendo el chantaje que Marruecos le hace con esta demostración de fuerza.
Las responsabilidades se tienen que asumir con todas las consecuencias. Nosotros creemos que España es mucho más potente que Portugal y este país ha hecho una tarea bastante considerable con el tema de Timor Oriental. Portugal prácticamente vendió este territorio y sus habitantes a Indonesia y, una vez consolidó su democracia, trabajó con las Naciones Unidas para conseguir la celebración de un referéndum. Y su pueblo decidió ser un país independiente y ahora lo es y forma parte de la ONU. En el caso del Sáhara Occidental, España puede y tiene que ser un actor fundamental o al menos parte de la solución, ya que en su día fue parte del problema. Y tiene que apostar por la aplicación del derecho internacional. Y nuestra lucha y resistencia de estos 45 años no tienen mayor objetivo que la comunidad internacional nos ceda un único día de democracia en que los saharauis puedan votar y poner punto y final a este conflicto. A España y al resto de Europa también les interesa que el norte de África sea estable. Si dentro de esta estabilidad hay un país con el cual España comparte el idioma, la cultura y la historia como lo somos nosotros pues seremos un puente sólido para este país con el continente africano. Y no otro país que constantemente está con los chantajes y pidiendo dinero. Pero desgraciadamente ninguno de los gobiernos que han pasado por la Moncloa nunca han dado pasos firmes, siempre han tratado de actuar de manera ambigua para no molestar al vecino.

Lo último que ha tensado las relaciones ha sido la hospitalización del líder del Frente Polisario, contra el cual la Audiencia Nacional ha reabierto una causa que tenía pendiente. ¿Qué hay detrás de estas denuncias y de la Asociación de los Saharauis por la Defensa de los Derechos Humanos?
Como gobierno y país apreciamos la decisión de España de acoger a nuestro presidente. Esta pandemia no discrimina y muchos cargos públicos, primeros ministros, reyes y presidentes han sido víctimas del virus y se han podido tratar en sus propios países. En el caso de nuestro presidente, él procede de un campo de refugiados en que no hay posibilidad de tratar su patología causada por la Covid-19 y de aquí nace el principio que España tendría que prestar asistencia a todos los saharauis. En cualquier caso, todo lo que está girando en torno al presidente no va más allá de un teatro chapucero por parte de Marruecos que intenta implicar a la justicia española con estas ONG que presentan las querellas. Si realmente les mueve la defensa de los derechos humanos, en los territorios ocupados viven un gran número de saharauis que todos los días están sufriendo violaciones de los derechos humanos. Recientemente, la activista Sultana y las otras mujeres de su familia, que llevan más de seis meses confinadas en casa rodeadas de policías marroquíes, fueron violadas con palos y tubos. Estas ONG no han condenado esto, no se han expresado. Se puede decir claramente que es una ONG configurada en una sola dirección. Estas querellas no tienen ningún recorrido excepto intentar difamar la figura del presidente saharaui.

Frente Polisario 2 - Marc Ortín

Abidin Bucharaya, delegado del Frente Polisario en Catalunya / M. Ortín

¿Es decir que en estas ONG está la mano de Marruecos?
Sí, probablemente, dado que las acciones que llevan a cabo van en una sola dirección. Además, está claro que Marruecos no escatima esfuerzos económicos y políticos en conseguir crear este tipo de imagen de la noble causa saharaui. Para cerrar este tema al que no quiero dedicar mucho más tiempo porque es humo puro diré que creo que Marruecos ha llegado a la conclusión de que no es posible ganar a los saharauis después de 17 años de conflicto, ni militarmente, ni en términos diplomáticos, ni en términos jurídicos. Por eso ahora cree que la mejor forma de intentar ganar la batalla es desintegrar la resistencia saharaui, cuestión en que también está fracasando. En la historia de la humanidad hay hombres y mujeres que han entregado sus vidas por convicciones y principios, y hay hombres y mujeres que fácilmente han vendido sus principios a cambio de dinero o cualquier otro tema.

Marruecos ha llegado a la conclusión de que no es posible ganar a los saharauis después de 17 años de conflicto, ni militarmente, ni en términos diplomáticos, ni en términos jurídicos

En noviembre se dio por roto el alto al fuego con Marruecos. Desde entonces el Polisario afirma estar atacando posiciones militares marroquíes a lo largo de todo el muro.
Nosotros firmamos un alto al fuego el año 91, propuesta presentada por la comunidad internacional, con el fin de culminar el proceso de descolonización. Este proceso de paz ha durado 29 años sobre el terreno. Los saharauis le hemos estado administrando oxígeno para que no cayera al vacío. Pero los 45 años de exilio, el inmovilismo de las Naciones Unidas y la falta de una ruta política en la actualidad ha comportado que parte de la sociedad civil saharaui se trasladara al sur del país que es donde está abierta la brecha del Guerguerat, que no es ningún lugar fronterizo. Y de hecho, cuando se firmaron los acuerdos de paz, se dejaba claro a las dos partes que las tropas tenían que permanecer confinadas en los lugares estipulados. Marruecos abrió una brecha en el muro en este punto y la convirtió en un corredor permanente para el traslado de mercancías desde el Sáhara hacia Mauritania y los países subsaharianos. Además, este punto se ha convertido también en un corredor encubierto de drogas hacia Europa. Por este paso han desfilado diariamente más de 200 vehículos, que a su vuelta se encargaban de transportar pescado del banco saharaui a los países europeos.

También somos uno de los actores que tienen en el Marruecos nervioso a pesar de desment el conflicto. Lo que no puede desmentir son los muertos y los heridos entre sus tropas.

Entonces constatamos la presencia de tropas marroquíes en la zona y advertimos al secretario general de las Naciones Unidas que cabía la posibilidad de que Marruecos llevara a término una actuación similar a la del 2006, cuando desmanteló de forma terrible un campamento de saharauis a las afueras de El Aiún que protestaban contra la ocupación. Los jóvenes que montaron este campamento están condenados a cadena perpetua. Sólo reivindicaban la libertad y la celebración de las urnas. Al final se cumplió lo que habíamos dicho, que Marruecos intentó agredir a la población civil en el Guerguerat pero afortunadamente las tropas saharauis actuaron con rapidez y eficacia y evacuaron a estas personas. A partir de esta agresión, el Polisario decidió no formar más parte de este alto al fuego y empezar a luchar militarmente. Esta es una guerra de desgaste y se desarrolla en todo el Sáhara Occidental. Es permanente. También somos uno de los actores que tienen a Marruecos nervioso a pesar de que desmienta el conflicto. Lo que no puede desmentir Marruecos son los muertos y los heridos entre sus tropas. Y no les puede explicar a las familias por qué sus hijos no aparecen por ningún sitio. No somos un pueblo amante de la guerra. Pero a los saharauis no nos han dado ningún otro opción, por segunda vez. No podemos hacer nada más que luchar por nuestro proyecto nacional en el cual creemos ciegamente y por el cual estamos dispuestos a morir individualmente y como colectivo. La guerra se mantendrá hasta que se acabe el conflicto o hasta que nos sentamos a negociar. Lo que está claro es que los saharauis no estamos dispuestos a entrar en un nuevo juego de la comunidad internacional y aguantar otros 29 años sin un plan de paz. Esta guerra durará lo que dure la ocupación de Marruecos de nuestro territorio. Estamos dispuestos a sentarnos en la mesa siempre que lo que haya sea algo serio, creíbles y con fecha para materializarlo.

Frente Polisario 4 - Marc Ortín

Abidin Bucharaya, delegado del Frente Polisario en Catalunya / M. Ortín

¿Cómo son estos ataques?
Las tropas saharauis se desplazan hasta el muro en pocos vehículos -uno o dos jeeps- de noche y con las luces apagadas. Se conocen muy bien el terreno y se guían por las estrellas. Entonces lanzan proyectiles contra bases marroquíes y se mueven. Los soldados marroquíes responden disparando sin sentido y en la dirección desde donde han visto salir el proyectil. Pero los soldados saharauis ya no están allí. Incluso se ponen a jugar a las cartas a veces mientras los soldados marroquíes disparan a ciegas en el punto de donde ha salido el proyectil.

Entiendo, pues, que el objetivo es desgastar más que entrar en los territorios ocupados.
Es una guerra. Pero como he dicho es una guerra de desgaste. Y vemos que nuestra ofensiva en el muro le causa problemas a Marruecos, ya que son muchos los jóvenes llamados a filas que no quieren ir a la guerra por una causa en la que no creen. Además, y antes no lo he dicho, este conflicto que Marruecos ha creado en Ceuta también es una manera de desviar la atención, ya que hay mucha oposición interno al restablecimiento de las relaciones del país con Israel, y más ahora que están bombardeando Gaza. [El restablecimiento de las relaciones con Israel fue a cambio de obtener el apoyo de Trump sobre la causa saharaui].

Uno de los principales escollos entre Marruecos y el Sáhara es el censo del referéndum, ya que el reino alauí ha ido llevando colonos al territorio los últimos 30 años.
El problema de las urnas en el Sáhara no es técnico. Expertos internacionales ya elaboraron un censo con las personas que tenían derecho al voto. Tardaron 10 años. Y esta lista está en alguna caja fuerte de la ONU. Pero Marruecos sólo quiere poner las urnas si tiene un cheque en blanco. Por lo tanto el problema es de voluntad política. De hecho, Marruecos ha tenido problemas con todos sus vecinos: Argelia, Mauritania, ha ocupado el Sáhara Occidental. Ahora tiene pretensiones con Ceuta y Melilla. El reino de Mohamed VI no tiene una brújula para saber dónde acaban sus fronteras. Simplemente van creando estos conflictos territoriales. Y nosotros no estamos dispuestos a participar en esta visión de un gran Marruecos.

Marruecos es el único actor, pues, que de facto impide el referéndum, el cual está avalado por la ONU. Con este conflicto se puede constatar que lo único que importa es la fuerza militar.
Este escenario es como lo describes. Pero creemos que es una cuestión de resistencia, es una carrera de fondo y la ganarán los atletas que mejores resisten. Los saharauis llevamos 45 años resistiendo y eso ha demostrado que nuestras tropas somos un factor de paz y estabilidad en la región. Y hemos provocado que sea imposible sacar adelante cualquier opción que no aceptemos los saharauis. Y este conflicto está paralizando el desarrollo de los países vecinos y el norte de África. Opinamos que siempre es mejor apostar por un escenario donde reine el respeto mutuo y la vecindad se convierta en la esencia de la existencia de los estados. Y el Sáhara Occidental es hoy en día un Estado miembro de la Unión Africana, de hecho es miembro fundador.

Frente Polisario 5 - Marc Ortín

Abidin Bucharaya, delegado del Frente Polisario en Catalunya / M. Ortín

La tarea de los cascos azules primero era controlar que se respetara el alto al fuego, y después han entrado en una fase que parece que estén allí para legitimar la ocupación de Marruecos.

En teoría los soldados de la ONU están en los territorios ocupados del Sáhara por la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental). El referéndum no se ha hecho... Así que, ¿qué hacen realmente?
Estamos en el 2021 y la misión de hacer el referéndum no se ha materializado por la sencilla razón de que Francia, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, se dedica a boicotear y poner obstáculos para que no se organice el referéndum. La tarea de los cascos azules primero era controlar que se respetara el alto al fuego, y después han entrado en una fase que parece que estén allí para legitimar la ocupación de Marruecos.

Por lo que tengo entendido, los cascos azules tampoco investigan las violaciones de derechos humanos en los territorios ocupados.
Marruecos ha conseguido someter a la MINURSO bajo su dictamen prácticamente. Para ponerte unos ejemplos sencillos: las matrículas de estos vehículos son marroquíes, la bandera que ondea en el cuartel central es la de Marruecos, junto con la de las Naciones Unidas. Se ha revelado que las comunicaciones de los cascos azules estaban intervenidas por los servicios marroquíes. Los mismos cascos azules manifiestan que prefieren estar en los campamentos saharauis para desarrollar su función, ya que tienen menos restricciones. Nosotros casi no hemos puesto ningún obstáculo y se han podido mover libremente visitando a nuestras tropas. Pero es cierto que viendo lo que hacen, tampoco la MINURSO ha servido de mucho al territorio.

¿Cómo funcionan los territorios liberados: hay campamentos y ciudades?
Tanto como ciudades no, pero hay pequeñas edificaciones. Antes del 13 de noviembre (cuando se rompió el alto al fuego) había una población nómada de unas 32.000 personas que vivían de la ganadería. A lo largo de los territorios liberados hay una estructura administrativa del Polisario en que en cada punto hay un ayuntamiento, colegios y hospitales. Es difícil mantener la cadena alimenticia ya que los saharauis vivimos gracias a la solidaridad internacional. Hay que tener en cuenta que desde los campamentos de Tinduf, que están en Argelia, hasta el punto más próximo de los territorios liberados hay unos 350 kilómetros de distancia. Trasladar hacia allí la comida y las medidas sanitarias supone un gran esfuerzo para el Polisario, pero al menos se cubren las necesidades básicas para la supervivencia.

A los saharauis, seamos militares o no, no nos trastorna vivir en el desierto. No nos crea ningún problema psicológico.

¿De qué recursos vive y se mantiene el ejército saharaui?
Las tropas saharauis están formadas por voluntarios y viven como vive el resto de la población. No hay ningún apartado dedicado exclusivamente a las tropas. A los saharauis, seamos militares o no, no nos trastorna vivir en el desierto. No nos crea ningún problema psicológico. En términos militares, las guerras no se miden por la cantidad de equipamiento militar, sino por otros factores, y lo más importante son las convicciones del ser humano para estar en aquella guerra. Marruecos construyó un muro a lo largo de todo el Sáhara Occidental de 2.700 kilómetros. Está dotado de material bastante sofisticado. Fue diseñado por asesores israelíes y financiado con petrodólares. En la época de la guerra el mantenimiento del muro le costaba 2 millones de dólares cada día a Marruecos. Cuando la guerra acabó el presupuesto debió de bajar pero ahora que vuelve a haber ataques habrá vuelto a subir. Pero el ejército de Marruecos no tiene la iniciativa, sólo está a la defensiva. Los saharauis están dispuestos a morir por el Sáhara, me gustaría que alguien preguntara a las tropas marroquíes si se encuentran en la misma condición. Por otra parte, en el desierto lo que menos se necesita es un ejército clásico con cantimploras y mochilas, sino uno ligero de equipaje, con capacidad de movilidad inmediata y, sobre todo, que conozca bien el territorio.

Lleva un tiempo en Catalunya, que también quiere hacer un referéndum, y Escocia votó en el 2014 y podría volver a votar próximamente. Al contrario que el Sáhara, estos dos países no son colonias reconocidas por la ONU. ¿Qué opinión le merecen estos casos?
Somos muy respetuosos con lo que hacen y deciden otros pueblos. Damos apoyo al principio de la democracia y a la libre circulación de los seres humanos. Son cuestiones que a través del diálogo se tendrían que poder solucionar. No querría adentrarme mucho en este tema porque quiero ser respetuoso con lo que se lleve a cabo. Pero creo que este problema también se acabará resolviendo. Nosotros estamos inmersos en nuestra lucha, en conseguir que se le ponga fin al drama humano. Estamos en una batalla por la supervivencia diaria. Las personas en nuestros campamentos se mueren a veces por la falta de un medicamento. Nuestra preocupación es salvar al mayor número de refugiados saharauis.

¿Ha tenido alguna vez algún problema con diplomáticos marroquíes en Catalunya o en el resto del Estado?
Yo personalmente no. Pero por supuesto que los servicios marroquíes están bien implantados en este país y cada vez que se organiza una concentración prosaharaui, tratan de traer a gente para reventar el acto. Desde que estalló la guerra se han organizado 14 concentraciones en todo Catalunya, y en todas ha habido una contramanifestación de marroquíes. En la última que hicimos en Tarragona había directrices de los consulados que amenazaban a la diáspora marroquí que quien no participara en la contramanifestación no podría tramitar documentos. A los que no eran de Tarragona les ofrecían 50 euros y un bocadillo. Lo decían los mismos marroquíes a través de las redes sociales. Marruecos no obra con la razón, simplemente intenta crear problemas.

 

Vídeo con la entrevista completa a Abidin Bucharaya, delegado del Frente Polisario en Catalunya.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat