Tal día como hoy del año 1939, hace 79 años, se producía el accidente ferroviario más mortífero de la historia de Barcelona. Un convoy en circulación embistió frontalmente a otro que estaba parado a la estación de Sarrià y provocó la muerte de treinta y dos personas y heridas graves o muy graves a ciento treinta personas más. El accidente se produjo cuando el convoy que procedía de la estación de les Planes y se dirigía hacia Gràcia, supuestamente, rompió los frenos y perdió el control. El convoy averiado tomó una gran velocidad, producida por el fuerte desnivel del trayecto, se saltó el empalme que lo tenía que cambiar de vía y acabó chocando contra el tren parado en la estación.

Aquella tragedia se produjo quince después de la ocupación franquista de la ciudad (26 de enero de 1939) y la prensa de la época, absolutamente controlada por las autoridades del régimen dictatorial, silenció tanto el accidente como el balance de víctimas. Solo se hizo una pequeña referencia en uno de los diarios de la ciudad: "Accidente ferroviario que ha provocado algunas víctimas". No hay más información que la de los archivos hospitalarios. La censura impuesta por las autoridades ocupantes temía que la tragedia de Sarrià ensuciara la imagen del régimen franquista tanto en el interior del país como en el exterior y no autorizó la publicación de más detalles.

La estación de Sarrià, el año 1920 / Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya

Hizo falta esperar casi medio siglo para conocer algunos detalles que explican aquella tragedia. El historiador Carles Salmerón Bosch, especializado en la historia del ferrocarril y promotor del Muse del Transport de Catalunya de Castellar de n'Hug (Berguedà), publicó El tren de Sarrià (Tèrminus, 1988). En aquella investigación, Salmerón explica que la causa más que probable del accidente sería la depuración ideológica de los empleados ferroviarios de ideología catalanista y republicana, lo cual comportó la sustitución de trabajadores con conocimientos y experiencia por elementos probadamente "afectos al régimen" sin ninguna relación con la actividad de los ferrocarriles.

 

Imagen principal: Fotografía de los convoyes siniestrados / Ayuntamiento de Barcelona

3 de julio de 2006 La tragedia del metro de València Marc Pons