Tal día como hoy del año 1208, hace 809 años, nació en Montpellier (Occitania-Francia) Jaime I, conde de Barcelona y rey de Aragón. Jaime I era hijo del conde-rey Pedro el Católico -que murió a la batalla de Muret (1213)- y de María de Montpellier -señora feudal del dominio semi-independiente de la ciudad y territorio de Montpellier. La derrota de Muret y la ocupación francesa de Occitania, que hasta entonces era un mosaico de condados semi-independientes que gravitaban en la órbita política de Barcelona, marcarían decididamente las futuras políticas catalanas. Jaime I cambió el sentido de la expansión, orientándola decididamente hacia el sur y hacia el Mediterráneo.

Cuando las hostes catalano-aragonesas iniciaron la conquista del País Valencià encontraron una sociedad absolutamente arabizada. Las oleadas masivas de inmigración bereber habían modificado totalmente el paisaje social y cultural anterior a la invasión musulmana. Hacía siglos -los historiadores calculan un mínimo 200 años- que habían desaparecido todos los vestigios de la cultura iberoromana, la lengua incluida. El desplazamiento o la expulsión de la población musulmana abrió la puerta a una repoblación formidable -la más importante de la historia de Catalunya- que expandió los dominios de la lengua desde el valle del Ebro hasta el valle del Segura.

El caso de Mallorca no era muy diferente. Como en el caso del País Valencià llegaron miles de colonos catalanes que trajeron la lengua. Repobladores que llegaban dirigidos por los señores feudales que habían participado en las campañas militares de conquista. Y que llenaban las nuevas tierras que se les había adjudicado -en pago a su participación- con campesinos y menestrales que procedían de sus dominios peninsulares y continentales. El País Valencià fue repoblado con colonos procedentes de los valles del Segre y de las Nogueres. I Mallorca con colonos procedentes del Rosselló, del Empordà y de la Cerdanya. Con Jaime I la lengua catalana, por primera vez, se proyectaba más allá de los límites estrictos del Principat.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat