Lorena Roldán cumplió los pronósticos: no presentó una moción de censura sino que utilizó el Parlament para dar oxígeno a las paupérrimas huestes naranjas del tiquet Rivera-Arrimadas que, según todas las encuestas, naufragarán en las próximas elecciones españolas del 10 de noviembre. Sin discusión alguna, ha sido la iniciativa parlamentaria que tiene por objeto relevar al president de la Generalitat más fake de las cuatro que se han presentado hasta la fecha en la Cámara catalana, junto a la que presentó Josep Piqué, en 2005, ante el entonces presidente Pasqual Maragall. Roldán presentó una moción de censura en la que no daban los números para reivindicarse y ganar popularidad. No es la primera persona que utiliza como vía de escape la moción de censura en un momento en que quiere ganar empaque: en 1987, Antonio Hernández Mancha, conocido como El breve, protagonizó un movimiento similar en el Congreso de los Diputados y arrastró a Alianza Popular a una vergüenza colosal. El resultado fue fulgurante y de Hernández Mancha nunca más se supo.

Recuerdo, en cambio, las dos mociones presentadas en el Parlament por Josep Benet, en 1982, y Pasqual Maragall, en 2001.  Benet, el senador más votado en toda España en las elecciones de 1977, había aceptado encabezar la candidatura del PSUC como independiente en las elecciones al Parlament de 1980 y quiso aprovechar un momento en que el pujolismo no era aún hegemónico en Catalunya para mirar de tumbar a Jordi Pujol. Pese a que su discurso fue consistente y estuvo a años luz del teatrillo de este lunes en el Parlament, Benet, que ya estaba de retirada de la primera línea política,  solo tuvo los 22 votos de los comunistas mientras el PSC de Raimon Obiols no le siguió. En 2001, y en pleno crepúsculo convergente, Maragall trazó en el Parlament lo que era la avanzadilla de su presidencia, que conseguiría en 2003. Tuvo 55 votos, a 13 de la mayoría absoluta, pero su figura política emergió como un relevo real en una Catalunya en que la pulsión del cambio político era muy alta.

En cambio, esta moción de Roldán ni ha sido creíble en ningún momento, ni tampoco efectista puertas a fuera de la Cámara. Roldán acaba de coger el grupo parlamentario y aunque es un producto claro de la factoría Ciudadanos, alboroto, griterío, cartulinas en la tribuna y permanente gesticulación en su asiento y un lenguaje desbocado, muchas veces trufado de falsedades, tiene aún que crecer políticamente. Con tan solo 38 años y cinco afiliada a Ciudadanos, su carrera no ha podido ser más meteórica, sobre todo teniendo en cuenta que en 2013 participó en la Via Catalana con una camiseta amarilla de la ANC y una barretina. Camiseta y barretina que están hoy convenientemente guardadas en un cajón. Roldán se ha trasformado en una política de verbo afilado y que se mueve con comodidad acusando a sus antiguos compañeros de manifestación de violentos, cuando no de connivencia con el terrorismo, o hablando de una inexistente Goma-2.

En el peso al por mayor en que se mueve hoy en día la política y con la rapidez que baja la espuma informativa, de la moción hablaremos tan solo hoy. Su recorrido habrá sido efímero.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat