Aunque a estas alturas ya no es ninguna gran novedad, el hecho de que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón haya imputado a la otrora todopoderosa Esperanza Aguirre por varios delitos, entre otros, la financiación irregular del Partido Popular entre 2003 y 2011, y la haya citado a declarar el próximo 18 de octubre, supone la caída de un gran mito de la derecha española. Aguirre, implacable con sus adversarios, campeona de la discrecionalidad con los recursos públicos que gestionó durante muchos años al frente de la Comunidad de Madrid, despiadada con sus compañeros de partido que le llevaban la contraria, y capaz de dar todo tipo de lecciones bajo una falsa apariencia de persona pulcra e impoluta, va a probar su propia medicina por la financiación irregular que manejó el PP de Madrid. Organización que ella presidía y que le ayudó a obtener cómodas victorias electorales. "A mí, por corrupción es por lo que no me van a imputar, esté usted muy tranquila". Estas palabras de Aguirre, conocida coloquialmente entre los suyos como la lideresa, contestando a una diputada de la oposición, aún resuenan entre las cuatro paredes de la Asamblea de Madrid

Aguirre era, según diferentes informes de la Guardia Civil que han servido para que la fiscalía anticorrupción pidiera su imputación y el juez la aceptara, la punta de la pirámide de la financiación irregular, cosa que ella siempre ha negado. En la lista de 43 personas citadas por el juez, también está en idéntica condición que Aguirre su sucesora, Cristina Cifuentes. Las dos se sentarán en el banquillo como acusadas por delito electoral, falsedad de cuentas, prevaricación y tráfico de influencias. Las hemerotecas están repletas de vídeos de Aguirre, sobre todo, dados sus muchos años en primera línea política, de proclamas defendiendo su implacable lucha contra la corrupción y de tolerancia cero. Discursos que aguantan lo que aguantan y, en su caso, detrás siempre de una acalorada defensa de la unidad de España y de crítica implacable de los independentistas. Lo cierto es que la estela de dirigentes del PP madrileño de primerísima fila imputados abarca desde 1995 hasta 2018, 23 años.

No deja de ser sorprendente que, pese a que todos los presidentes de la Comunidad de Madrid desde 2003 hasta la fecha hayan sido imputados por corrupción -excepto Ángel Garrido- y todos fueran del PP, Ciudadanos avalara hace muy pocos meses a Isabel Díaz Ayuso, también de los populares, para este cargo. Difícilmente con Ayuso, que no hace tanto tiempo decía querer tener cerca a Aguirre y Cifuentes y contar con ellas porque son un valor, la necesaria regeneración política llegará a la Comunidad de Madrid. No deja de causar una gran perplejidad que el PP, en estas circunstancias y con el historial que empieza a acumular, siga siendo considerado un partido de Estado. Y un último interrogante: ¿será Ayuso la siguiente presidenta madrileña también procesada?

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat