¿La política puede llegar a ser miserable? Es probable que hace algunos años la respuesta me hubiera costado más, bastante más. Miserable es una palabra demasiado fuerte para ser empleada en la refriega política en la que a veces se eleva el tono y ello forma parte del juego parlamentario o de la disputa entre partidos. No hace tantos años, quizás una o dos décadas, se podía ver en el bar del Parlament a los líderes de opciones electorales diferentes conversando en un cierto tono de amistad. Eso ha pasado a mejor vida. Y hoy sí, la política puede llegar a ser miserable.

Este domingo por la noche ha pasado por un programa de televisión de La Sexta el expresidente del gobierno Felipe González. Más allá de que su presencia en el programa Salvados de Jordi Évole podía tener un cierto interés, su desvergüenza al analizar la situación catalana, la puesta en libertad de los líderes políticos en prisión provisional, la situación de prisión de Oriol Junqueras y la aplicación del 155 son un ejemplo muy claro de por qué el catalanismo ha roto amarras con una política caduca, repleta de mentiras y alejada de la realidad.

Pero ninguna de las mentiras de González fue tan miserable como cuando se refirió a la prisión provisional de Oriol Junqueras y afirmó: "Algunos de sus compañeros de gobierno prefieren tenerlo en la cárcel. Entre otras cosas, porque el señor Puigdemont abandonó el barco y por lo menos Junqueras aguantó al pie del cañón y está pagando las consecuencias". ¡No, señor González! Oriol Junqueras está en prisión porque se ha querido dar un escarmiento al independentismo catalán, se ha vulnerado la legalidad con la invención de relatos de violencia inexistentes y porque personas como usted han trabajado día sí y día también en la propagación de las mentiras por España.

Cuatro estados, Alemania, Reino Unido, Bélgica y Suiza, cuestionan todo el trabajo judicial del magistrado Pablo Llarena y todo hace pensar que la partida se está inclinando en contra de la gran farsa que ha montado el estado español. No venga, señor González, con lecciones y con mentiras. El trabajo que como demócrata tenía que hacer, no lo hizo. El que tenía que hacer como expresidente, tampoco. Y hoy la imagen de España se desliza peligrosamente por las cancillerías europeas. Deje en paz a Junqueras, porque usted también ha sido uno de los carceleros.

Joan J. Queralt
Opinión Ícaro (o volver a la autarquía) Joan J. Queralt
Sergi Sol
Opinión El vikingo del Supremo Sergi Sol