Los vecinos de Gavà Mar temen ser los grandes perjudicados si los planes de Aena para ampliar el aeropuerto del Prat no prosperan. Sospechan que el gestor aeroportuario sabe que "es imposible" que Bruselas permita alargar la tercera pista porque supondría la desaparición del espacio protegido de La Ricarda y que su alternativa es volver a la configuración de pistas independientes, la de más impacto acústico, para aumentar la capacidad del aeródromo. "Siempre nos han dicho que tienen derecho y ahora tienen la excusa para hacerlo", lamenta Carlos Domènech, portavoz de la Asociación de Vecinos de Gavà Mar. En caso de que sus sospechas se confirmen, los vecinos adelantan que harán lo que "haga" falta para defender su salud. "Eso será como Vietnam", amenazan.

En declaraciones a la ACN, Carlos Domènech se muestra sorprendido por la "brutal y agresiva" campaña impulsada por el presidente de Aena, Maurici Lucena, que ha contado, "como era de esperar", con el apoyo del mundo económico. Una campaña que atribuye a intereses "políticos y personales" y que se basa en datos y argumentos "falsos". "El Prat no necesita urgentemente una ampliación porque no está operando ni de lejos al máximo de su capacidad", añade.

Carlos Domènech Gavà Mar ACN

Carlos Domènech, portavoz de la Asociación de Vecinos de Gavà Mar / ACN

Operar más vuelos al mismo tiempo

Los vecinos, reunidos con Aena este martes, les han presentado un estudio realizado con el asesoramiento de pilotos y controladores aéreos que concluye que el aeródromo de la capital catalana está funcionando al 69,93% de su capacidad y que aplicando procedimientos de tráfico aéreo más avanzados, como los implementados en el aeropuerto de Londres-Heathrow, por ejemplo, se podrían operar hasta 90 vuelos a la hora con la configuración de pistas segregadas en vez de los 78 actuales y mejorar la calidad del servicio ofrecido a los usuarios con la construcción de la terminal satélite. Con todo, Domènech duda de que el gestor aeroportuario los escuche porque hasta ahora no lo ha hecho.

Domènech critica que la ampliación del aeropuerto del Prat se está justificando desde Aena por la necesidad de incrementar su capacidad de los 55 a los 70 millones de pasajeros anuales cuando actualmente, sin estar operando al máximo de su capacidad, se ha llegado a un máximo de 52,6 millones en el 2019. "Se han engordado los datos de manera falsa porque el máximo de viajeros alcanzado se ha conseguido desmontando los aeropuertos de Reus y Girona y nadie sabe cuándo se recuperará, si se recupera, el tráfico aéreo previo a la pandemia," remacha.

En este sentido, los vecinos apuestan por ampliar la red aeroportuaria catalana potenciando los aeropuertos de Girona y Reus, actualmente infrautilizados, y unirlos por alta velocidad con Barcelona y el aeropuerto del Prat. Una alternativa, añaden, que también generaría riqueza en el territorio, principal argumento de los partidarios de la ampliación.

El portavoz de los vecinos de Gavà Mar recuerda que Aena siempre les ha dejado claro que el aeropuerto del Prat puede aumentar su operativa alargando la tercera pista o volviendo a operar con una configuración de pistas independientes, cambio que dicen tener derecho a hacer "mañana mismo". De las dos alternativas, añade, una está descartada, y Aena "es consciente", porque Bruselas no la permitirá, así que la única que queda es la segunda. "Tienen la excusa perfecto porque dirán que Europa no les deja, el Govern no les da apoyo y los vecinos defienden más La Ricarda que el uso segregado de las pistas", señala.

Domènech critica que si Maurici Lucena está dispuesto a blindar por ley el uso segregado de las pistas en caso de que prospere la ampliación, como ha anunciado los últimos días, también lo podría hacer ahora estudiando las otras alternativas que están sobre la mesa.

Si sus sospechas se acaban cumpliendo, Domènech asegura que los vecinos de Gavà Mar, y "seguro" que los de Castelldefels también, volverán a salir a la calle a protestar para "defender su salud" y aquello que los tribunales dijeron: que la tercera pista no cumple los criterios de impacto medioambiental. "Si Aena va directamente iremos a saco y convertiremos eso en un Vietnam con gente levantándose cada día con la rabia suficiente para ir protestar donde haga falta", alerta.

Aquí, asegura que "no están en contra del aeropuerto" ni de su crecimiento pero recuerda que la operativa con pistas separadas hizo de la vida de los vecinos un "infierno" y que no pueden permitir de ninguna de las maneras volver atrás porque "se juegan la salud" por el impacto acústico y químico.

Por último, Domènech ha adelantado que están preparando con ayuntamientos y entidades vecinales y ecologistas un "gran acto reivindicativo" contra la ampliación del aeropuerto que quiere ser el "contrapeso" al realizado por los agentes económicos en Esade el pasado 2 de junio.

 

Foto principal: Un avión en una de las pistas del aeropuerto del Prat / ACN

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat