Nuevo golpe a Ryanair en medio de la crisis del coronavirus. La Audiencia Nacional ha decidido tumbar el expediente de regulación del empleo (ERE) que la aerolínea anunció hace unos meses, previamente a la pandemia, y que afectaba a algunas de sus bases españolas. Concretamente, el ERE afectaba a 224 trabajadores de las bases de Tenerife, Lanzarote y Gran Canaria, las tres cerradas definitivamente el 8 de enero, y también la base de Girona, que finalmente no cerró a cambio de reestructurar severamente su plantilla y actividad.

La noticia llega en plena crisis del coronavirus, que está afectando duramente a las aerolíneas y en el que Ryanair tiene el 99% de su flota parada. A pesar del contexto actual, la Audiencia Nacional resuelve la demanda impuesta por los sindicatos ante este ERE y obliga a la aerolínea irlandesa a readmitir a los 224 trabajadores "de manera inmediata". De hecho, el escrito de la Audiencia al que ha tenido acceso ElNacional.cat, declara que los trabajadores tienen que volver a trabajar "en las mismas condiciones de trabajo que desarrollaban antes del despido colectivo y con el abono inmediato de los salarios dejados de percibir desde la extinción del contrato". Además, en la sentencia se aprecia "mala fe, fraude, coacción y abuso de derecho en el proceder patronal".

Contexto

El pasado 16 de julio Ryanair anunció a los sindicatos el posible cierre de varias bases y recortes de su negocio por toda Europa. El motivo por el cual alegaban la situación era el retraso de las entregas de aviones Boeing 737 MAX, que los dejaban con una flota coja. Un mes después la compañía hacía oficial el cierre de las bases canarias y un posible cierre de la base de Girona, que más adelante rectificó a cambio de contratos fijos-discontinuos y recortes a sus trabajadores.

Ante la situación, los trabajadores demandaron la aerolínea ante de la Audiencia Nacional alegando chantaje en la base gerundense, a la vez que mala fe, coacción y abuso de derecho, algo que el tribunal ha fallado a favor suyo. La vista de la sentencia se produjo el día 10 de marzo, poco antes de proclamarse el estado de alarma. Una vista que duró más de siete horas y donde Ryanair se desdijo de poner como motivo la falta de naves 737 Max, y alegó que era únicamente por una bajada de la demanda.

Finalmente, según los sindicatos demandantes, "quedaba acreditado con nuestras pruebas que las causas productivas y organizativas con que Ryanair basaba su decisión de presentar el ERE no estaban justificadas y algunas eran inexistentes. Las irregularidades para presentar el ERE eran tanto formales como de intencionalidad".

Los trabajadores ganan esta batalla contra la compañía de bajo coste, pero hay que recordar que Ryanair tiene en marcha un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para 1.500 trabajadores en España derivado de la crisis del coronavirus. Ahora habrá que ver como se reincorporan estos 224 trabajadores y si van a parar dentro del expediente o no.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat