La economía catalana se hundió un 21,3% interanual en el segundo trimestre como consecuencia del coronavirus y un 16,9% respecto a los primeros tres meses del año, según los datos publicados este jueves por el Idescat. La intensa bajada del Producto Interior Bruto (PIB) se explica por la evolución negativa de la demanda interna (en un 19,7%) en todos los componentes, excepto el consumo de las administraciones públicas —que creció un 5,3%—.

Por otro lado, empeoran los datos en cuanto a exportaciones e importaciones. Éstas retrocedieron un 37,3% interanual, mientras que las importaciones lo hicieron en un 33,6%. También destaca el descenso del consumo de los hogares (−26,3%) debido a la paralización de las compras no esenciales a partir de la declaración del estado de alarma. 

La economía catalana en el segundo trimestre se encuentra ocho décimas por encima del promedio en España, que cae el 22,1%. Respecto a la media de los países europeos (-11,7%), sin embargo, cae 9,6 puntos más. Teniendo en cuenta los datos intertrimestrales que reflejan una caída de la economía del 16,9%, Catalunya se sitúa 1,6 puntos por encima de la tasa española, que cae un 18,5%. Por otro lado, la economía europea en datos intertrimestrales disminuye en un -14,1%, dos puntos menos.

La construcción registra la mayor caída

Desde el punto de vista de la oferta, todos los sectores registraron cifras negativas. La construcción fue el sector con un mayor descenso (-25,1%) junto con el sector servicios (-20,4%) —una circunstancia que no se había producido en crisis anteriores—. El comercio, el transporte y la hostelería bajan un 39,8%. La caída fue mucho más intensa en el turismo y transporte aéreo que no en el transporte terrestre o el comercio. Por el contrario, la administración pública, la educación, la sanidad y los servicios sociales mostraron un crecimiento positivo del 2,1%.

En cuanto a la industria, las tasas de crecimiento negativas alcanzaron el -23,1%, en especial en la fabricación de vehículos de motor y la metalurgia. Aún así, el Idescat adelanta que en junio se está recuperando la actividad con intensidad, ya que en algunos sectores como la industria alimentaria y el sector químico y farmacéutico ya casi han igualado el nivel de hace un año. Por último, el sector agrario presenta una variación interanual negativa del -2,3%.

 

Imagen principal: Imagen aérea de Barcelona. Foto: Unsplash

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat