Primera sesión en estado de alarma por el coronavirus y el Ibex ha notado el porrazo. La bolsa española ha conseguido cerrar este lunes salvando los 6.000 puntos -que ha perdido en algunos momentos a lo largo de la jornada-, pero durante la sesión ha llegado a tocar los mínimos del 2003, situándose en torno a los 5.800 puntos.

Finalmente, ha recuperado la barrera de los 6.000 puntos pero ha cerrado la jornada con pérdidas del 8% a pesar de las acciones que anunciadas por los bancos centrales para paliar las consecuencias económicas provocadas por la pandemia del coronavirus Covid-19. También después de que ayer la Reserva Federal tomara medidas drásticas para garantizar la liquidez.

El índice español se ha despertado con pérdidas de entre el 5 y el 6%, y a media mañana ya se dejaba más de un 10%, perdiendo los 6.000 puntos. De esta manera empezaba la primera sesión de la semana con fuertes caídas, lideradas principalmente por las aerolíneas y los bancos.

Caída a toda Europa

En Europa, convertida actualmente en el epicentro de la pandemia del coronavirus y donde los gobiernos están imponiendo grandes restricciones a sus ciudadanos, el resto de grandes plazas también han iniciado la semana con fuertes descensos. París lidera las pérdidas, que también se notan en Milán, Frankfurt y Londres.

Justo en el día de ayer, la Reserva Federal de los EE.UU. (Fed), el Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Inglaterra, el Banco de Canadá, el Banco de Japón y el Banco Nacional Suizo, aprobaron una acción coordinada para proporcionar liquidez en el mercado.

La Fed saca la artillería

La Fed también recortó un punto los tipos de interés de referencia para dejarles en la horquilla de entre el 0% y el 0,25%, con el fin de impulsar la actividad económica, mientras que el Banco de Japón ha decidido mantenerlos, aunque ampliará la compra de bonos y de otros instrumentos, así como crear una nueva línea de financiación a las empresas, todo eso para hacer frente al impacto del COVID-19.

Estas decisiones parecen insuficientes para devolver la calma en los mercados, y la Bolsa de Tokio ha cerrado con una caída del 2,46%, mientras que los futuros de los índices norteamericanos también apuntan a fuertes caídas.

Los efectos de la pandemia también se dejan notar en la cotización del precio de crudo Brent -el de referencia a Europa- que cae un 5%, hasta los 32,16 dólares.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat