El informe del Fondo Monetario Internacional presentado ayer sobre las perspectivas de las economías mundiales ante la crisis del coronavirus tiene una segunda parte. La institución decía ayer que la pandemia le costaría en España una contracción del 8% del PIB y un paro del 20,8%. Hoy, además, el Fondo asegura que el impacto del virus y de las medidas de contención implementadas para controlar la enfermedad será particularmente intenso en el caso de España, y provocará en el 2020 un pronunciado aumento del déficit hasta el 9,5% de PIB, el mayor desde el rescate bancario de 2012, mientras que la deuda pública se disparará hasta el 113,4%, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La institución dirigida por Kristalina Georgieva vaticina un aumento del déficit no visto desde el rescate bancario del 2008, y récords de deuda pública. De hecho, el Fondo prevé la peor crisis global desde la Gran Depresión de los años 30, y para el conjunto de Europa mujer cifras no vistas desde la Segunda Guerra Mundial.

Así pues, el FMI calcula que la crisis económica provocada por la pandemia elevará el déficit presupuestario del país hasta el 9,5% del PIB desde el 2,6% registrado en 2019, el saldo negativo más alto desde 2012, cuando el rescate bancario elevó el déficit español al 10,7%.

Bajo el escenario central del Fondo, que contempla la contención de la pandemia y una recuperación gradual de la economía en la segunda mitad del año, el déficit de España bajaría en 2021 al 6,7% del PIB, aún así el más elevado desde 2013.

Según los pronósticos del FMI, España será el país europeo con mayor déficit en 2020 y 2021, superando ampliamente la media del 7,5% y del 3,6% del PIB prevista para la zona euro para este año y el siguiente, respectivamente.

De este modo, España verá incrementarse de manera significativa su endeudamiento, alcanzando este año el 113,4% del PIB, que seguirá aumentando el próximo año hasta situarse en el 114,6%. Por su parte, el FMI calcula que la deuda de la zona euro subirá este año a un promedio del 97,4% del PIB, para reducirse ligeramente en 2021 hasta el 95,6%.

Al principio de la presente década, la deuda pública de España se situaba en el 69,9%, frente a la media del 87,6% de la eurozona y del 102,5% de las economías avanzadas.

A nivel mundial, el FMI advierte de que el déficit público alcanzará en 2020 una media del 9,9% desde el 3,7% de 2019, con un incremento especialmente significativo entre las economías avanzadas, que registrarán este año un desequilibrio presupuestario negativo del 10,7% del PIB, frente al 3% de 2019, mientras que en el caso de las economías emergentes y en desarrollo el déficit subirá en 2020 al 9,1% desde el 4,8%.

"Aunque un aumento considerable de los déficits este año es necesario y apropiado para muchos países, la posición inicial en algunos casos presenta vulnerabilidades", afirma la institución internacional, recordando que la deuda pública global en 2019 representaba el 83,3% del PIB y se prevé que alcance este año el 96,4%.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat