Antoni Abad (Barcelona, 1958) es el presidente de la Cecot, la patronal vallesana de pymes, microempresas y autónomos. Nos recibe en su sede, en el centro de Terrassa, justo el día antes de irse de vacaciones. Hablamos de deporte y de verano, de Foment del Treball y las tensiones con su presidente, Gay de Montellà. Comentamos la "excesiva" intromisión de la política en el mundo empresarial, el proceso catalán y la fuga de sedes, que Abad considera que "va más allá del real decreto" que facilita el traslado de empresas. Con todo, acaba con un aviso: "En España, la política decide en nombre de la empresa; eso no es normal".

Antoni Abad CECOT - SergiAlcazar

Algunos lo tildan del "aliado empresarial del procés". ¿Cree que se ha politizado demasiado su figura?
Partimos del hecho de que estamos todos muy etiquetados. Pero el trabajo de Cecot y lo que mueve su junta son defender el crecimiento económico, el progreso social y, en definitiva, hacer propuestas para mantener y ganar competitividad-país. Y vamos etiquetados, pero si yo repaso nuestra actividad de estos últimos dos años de Cecot, pienso que nunca hemos ido más allá de trabajar y hacer propuestas dentro del proyecto "hacer empresa". Y de aquí no nos hemos pasado, aunque otros sí.

¿Cecot no ha cruzado la línea?
Yo pienso que la frontera de no hacer posicionamientos políticos no la hemos cruzado, entre otras cosas porque dentro de estas bases en la Cecot nos sentimos todos cómodos. Podemos ser atrevidos, porque lo hemos sido siempre, pero ya sé que tenemos empresarios que piensan muy diferente entre ellos, y hacer empresa nos une.

Por el hecho de decir que "la democracia a los empresarios no nos da miedo", alguien ya te pone un sello

¿Y por qué se les acusa de hacerlo?
Por el hecho de decir que "la democracia a los empresarios no nos da miedo", resulta que alguien ya te pone un sello.

Ya hace unos meses que están fuera de Foment del Treball...
El mes de junio, que hicimos junta de Cecot, sugerido por un comentario de un socio nos atrevimos a sacar una nota de prensa como si fuera un resultado deportivo que decía Cecot 8.600 – Foment 0.

¿8.600?
8.600 millones de euros que Cecot está defendiendo en términos de competitividad empresarial y en términos de progreso y competitividad de país, país como España, porque hay muchas cosas que defendemos para las empresas catalanas pero muchas que defendemos para todas las del estado español, en recursos por formación, etc. Estos recursos ya hace años que no vuelven a Catalunya, que el ministro de Hacienda ha utilizado para otras finalidades o por ajuste de déficit. Y así, de la proactividad expresada reiteradamente en sede de Foment y no atendida por Foment, Cecot no se detiene.

¿Y la política ayuda?
La ministra Fátima Báñez ya dijo que de todo lo que estamos pidiendo los últimos años, "hay 1.700 millones que se están reprogramando", para que vayan hacia los trabajadores de las empresas. Eso para mí no es hacer política. Nosotros pensamos que lo que hace falta es hacer políticas para promover el crecimiento económico, y responder al objetivo social del crecimiento empresarial, y por eso el color del gobierno no es lo que nos preocupa, lo que tenemos que tener siempre es la mejor relación posible con los gobiernos. Porque con ellos tendremos más capacidad de influencia y de trabajo. Juntos tomamos mejores decisiones.

Antoni Abad CECOT - SergiAlcazar

En España no se dialoga desde la transición

¿Han conseguido estas buenas relaciones con el gobierno de Torra?
Notamos muy buena receptividad con el Govern, la verdad es que sí. Estamos muy esperanzados con esta dinámica, que no se trata sólo de escucharnos, sino de ir más allá, de trabajar juntos. Esta es una máxima que hemos defendido siempre, pero ahora ya manifestamos que con ser escuchados no tenemos suficiente.

¿Es fácil el diálogo empresa-gobierno?
En España no se dialoga desde la transición. La política nos mira por encima, y eso no es normal. En los países que van bien, la política y la representación de las empresas están al mismo nivel y hacen diálogo permanente y discreto. En cambio, aquí, resulta que la política ya decide por nosotros. Y quizás es muy atractivo si eres político, pero eso no es ni normalidad ni homologable internacionalmente.

En España, la política decide por nosotros; eso no es normal

¿Estamos perdiendo el tiempo?
Es lo que les decimos: que ya basta, que se pierde el tiempo, que no se están tomando decisiones. En los otros países se hacen cosas. Visto desde la óptica de los empresarios, parece que sólo nos dedicamos a poner problemas en las soluciones. No puede ser que con lo acelerado que va el progreso económico y el impacto de las tecnologías, nosotros no respondamos con agilidad.

Un ejemplo.
La B-40. No puede ser que lleve una década de retraso, porque eso es competitividad en vena. Hace unos años nos reunimos con la ministra de Fomento de aquel momento, Ana Pastor, y le trajimos un estudio que tenemos sobre el impacto de la B-40 en términos de retorno económico. Yo le dije: "Ministra, yo le reto a que me diga que tiene una inversión en España con más retorno que la B-40". Sé que la convencí. Y con eso, yo me he jugado una cerveza con un ex alto cargo del Govern de Catalunya que antes de diciembre del 2019, el tramo Martorell-Abrera-Terrassa y las conexiones con la C-16 estará acabado. Él me lo aceptó a la contra, pero ya lo veremos.

¿Porque es importante la B-40?
Pongo dos ejemplos: esta conexión en dirección al Baix Llobregat, cuando se llega está la planta logística de Mercadona y la Seat. Eso es muy trascendente para el Vallès, y si hay esta infraestructura, toda aquella parte del Vallès Occidental es como si fuera un polígono para la Seat. Eso es muy trascendente, es crecimiento, competitividad, puestos de trabajo cualificados, etc.

Tenemos que trabajar porque tenemos que ir por aquí. Estamos todos etiquetados. No estoy nada de acuerdo en que nuestra hoja de ruta y todo lo que llevamos hasta estos 8.600 millones no sean para temas empresariales.

En una frase. ¿Qué espera del gobierno de Sánchez?
Que me haga ganar la cerveza.

¿Alguna cosa más?
Sólo quiero valorar que los Presupuestos Generales del Estado del 2019 respondan realmente a las prioridades del crecimiento económico, de formación, de natalidad, de inmigración, etcétera. O ponemos todo eso en marcha y nos vamos preparando, o tenemos un problema enorme. Que el Estado está para servirnos, y no al revés. Sólo pedimos modernidad. Y realismo.

Antoni Abad CECOT - SergiAlcazar

Queremos los presupuestos que necesitamos, sin olvidar que los presupuestos del Estado hace años que nos discriminan negativamente

¿El gobierno estatal discrimina Catalunya?
El crecimiento económico de Catalunya, que está por encima de la media española, no es otra cosa que la obstinación de los trabajadores de las empresas de este país de salir adelante, porque o no había posibilidades de ayudar, o porque algunos que las podían tener han jugado a perjudicar. Pero ahora ya hemos llegado a una constatación: ya hemos hecho bastantes milagros desde los sectores profesionales y empresariales. Ahora les toca al Estado y la Generalitat responder en presupuesto para lo que son las prioridades que tienen que hacer más competitivo al país. Y eso es lo que estamos trasladando a los consellers y conselleras. Queremos los presupuestos que necesitamos, y no olvidamos que los presupuestos del Estado hace años que discriminan negativamente. Ya basta. Se tiene que priorizar racionalmente. Y se han tomado algunas decisiones que no son razonables económicamente hablando, y el dinero no es suyo, es de todos.

¿Y estas prioridades cuáles son?
Claramente innovación, transparencia, tecnología, investigación aplicada, internacionalización y exportación.

La discriminación con la electricidad. ¿Qué pasa?
Cuando hablamos de discriminación con tarifas eléctricas de alta tensión, afecta a más empresas de Catalunya que en ningún otro sitio más. Es nuestra historia y nuestra tradición industrialista, pero hay muchos otros territorios en España que también están discriminados. Y eso ha sido planteado muchas veces en sede de Foment y no se atiende, pero la Cecot no se detiene y ahora hay un expediente en Bruselas por "posible ayuda de Estado indebida", que ha quedado evidenciada con el apoyo del PNV a los presupuestos del PP porque hemos descubierto una disposición adicional de 40 o 45 millones por el País Vasco para compensar ayudas. ¿Y tenemos que tener tarifas eléctricas y de gas de las más caras de Europa? Tendrían que ser precios competitivos.

¿En qué punto está la demanda?
El expediente está abierto en Bruselas y hay una razonable esperanza de que eso se pueda traducir en un freno a las discriminaciones en función de la tarifa que recibes, porque no hay ninguna base técnica para defenderlo.

El decreto para trasladar las sedes de manera exprés afecta también a todas a las empresas de España

¿Y sobre la fuga de empresas, qué me dice?
Eso también afecta a todas las empresas de España, y ya le dijimos al señor Luis de Guindos: "Señor ministro, usted ha hecho un real decreto diciendo que se pueden hacer cambios de domicilio exprés y que no hace falta que los socios consulten a los otros socios, cuando resulta que los estatutos de las pymes dicen que los traslados de domicilio, y más si son fuera de la provincia, todos requieren de mayoría de socios. ¿Por qué ahora nos cambia los estatutos de todas las empresas de España?".

También le propusimos al ministro que, como él también se había sacado el decreto así de manera 'exprés', se hiciera una excepción y que eso fuera sólo para empresas cotizadas, porque al final era para dos empresas concretas que sabemos todos. Propusimos que hiciera eso y los otros, si quieren trasladar la sede, ya harán los mecanismos de siempre. Yo creo que eso es defender las empresas catalanas y de toda España.

¿Y eso no gustó?
Resultó que Foment, después de encontrarse por primera vez con Torra, hizo unas declaraciones diciendo que sería bueno que este decreto se derogara. Pero al mismo tiempo, resulta que el hecho de que nosotros escribiéramos a De Guindos para pedir que las pymes siguieran disfrutando de los estatutos que ya tenían otorgados es uno de los dos motivos para la expulsión, no sé si temporal, de Foment. Pero pienso que debimos hacer las cosas bien hechas si ahora Foment está pidiendo que se derogue el real decreto.

Antoni Abad CECOT - SergiAlcazar

¿La solución al traslado de sedes es derogar este decreto?
Eso es el que dicen desde Foment y que no compartimos, que es que una vez derogado, volverán muchas empresas. No es verdad. Nosotros creemos que si las empresas querían marcharse o se querían quedar, eso va mucho más allá del real decreto. Es la voluntad de los socios y de los gestores; lo era para marcharse y lo será para volver. Este decreto nos afectaba a todos, no había ninguna necesidad que se hiciera de aquella manera y se tendría que derogar, pero ahora resulta que es uno de los dos argumentos que acabó con nuestra expulsión.

Creo que si las empresas querían marcharse o quedarse, va más allá del real decreto

¿Y el segundo argumento era que se extralimitan?
Bien, que nos extralimitamos en un aspecto: la Taula per la Democràcia. La Taula per la Democràcia es una plataforma muy transversal para las consecuencias post 1-O, pero que era tan transversal que incluso había CCOO, UGT y Pimec y después la ANC, Òmnium, y tantos otros.

¿Qué pasó?
Se invitó a Cecot a incorporarse, y Cecot dijo: decídselo a Foment, que es nuestra cúpula. Y sabemos que se invitó a Foment, pero los miembros de la junta de Foment, si no se lo hubiera explicado yo, no lo sabrían.

Según cómo fueran las cosas políticamente, teníamos que dar una respuesta que no afectara al crecimiento y funcionamiento de las empresas

¿Y por qué era importante que estuvieran?
Porque los sindicatos querían que estuviéramos. Porque según cómo fueran las cosas políticamente, teníamos que intentar dar una respuesta que, dejando la máxima libertad a todos los ciudadanos a expresarse en el sentido que sea, no afectara o afectara el mínimo posible al crecimiento y funcionamiento de las empresas.

Y otra cosa curiosa: Cecot no es la única organización de Foment que estaba en la Taula per la Democràcia, pero sólo se nos señaló a nosotros. ¿Por qué motivos? Porque somos muy activos defendiendo las empresas, no hacemos política... Si hay otros motivos, los desconozco.

Antoni Abad CECOT - SergiAlcazar

Algunos han puesto elementos extraordinarios como guion para tomar decisiones empresariales, y estos están haciendo política

¿Y qué cree que se tendría que hacer, pues, para que las empresas vuelvan?
Relativizamos. Hablamos de miles de empresas, pero realmente, de empresas que hayan empezado el proceso y lo hayan acabado son pocas. A partir de aquí son los socios y los gestores los que decidirán el retorno y cuándo. Lo más importante es que la actividad, los centros de decisiones, las fábricas se queden en Catalunya.

¿A santo de qué viene todo eso? Es porque nos imaginamos amenazas o conocemos algunos hechos... alguien está pervirtiendo lo que sería lo deseable en términos empresariales, que es que sólo funcionara la razón de "porque tengo las cosas aquí, porque tengo este proveedor, o porque tengo este cliente". Lo que es en términos de servicio, producto, precios, etcétera. Ha habido elementos extraordinarios que alguien los ha puesto como guion para tomar decisiones, porque estos están haciendo política. Y cuando la política se pone en el guion de la toma de decisiones empresariales, mal.

¿Una previsión de todo?
Ya veremos qué harán estas empresas, lo que deseo es que sigamos entendiendo que Catalunya es una zona donde se puede trabajar y progresar muy bien y celebramos que muchas empresas extranjeras lo sigan viendo de esta manera, porque buenas noticias este primer semestre hemos tenido muchas.

Las cúpulas empresariales no están para hacer política, están para servir a las empresas

¿Cree que la relación con Foment está rota del todo?
El que impulsó que se hiciera una votación ―la de expulsar Cecot― sobre una propuesta que no es ni estatutaria, es el presidente de aquella entidad (Gay de Montellà). A partir de aquí, este señor, sabía entonces y sabe ahora que su mandato acaba a finales de este año. Por lo tanto, muchos le preguntaron, y yo también, qué motivos había para que ahora den un relato, que además aprovecha cosas que no se aguantan objetivamente, para expulsarnos. Ya veremos el futuro y qué somos capaces de hacer. Hasta aquí, Cecot sigue defendiendo los intereses empresariales con la misma fuerza que lo había hecho hasta ahora.

Gay de Montellà ha ido a su aire con todo

Antoni Abad CECOT - SergiAlcazar

¿Cree que Gay de Montellà ha hecho demasiado política?
Ha ido a su aire con tantas cosas, que he acabado haciendo de espectador. Igual que muchos otros, algunos muy sorprendidos. Es muy curioso eso, pero ha ido a su aire completamente. Como presidente de una entidad empresarial importante, yo lo que más agradezco es tener un comité ejecutivo de empresarios de tanto nivel, porque tener un entorno de personas que tienen tanto conocimiento y poder hablarlo todo es un privilegio. Y al lado tienes una junta que lo tiene que bendecir, pero lo mejor de eso es que hay debate, hay contraste. Es la dinámica que tienes que querer. Para mí todo eso es muy diferente a este 'ir haciendo' de Gay de Montellà. Me da igual el nombre que sea, pero una presidencia en la que vas haciendo a tu aire, me parece que en el siglo XXI desentona.

¿Mantiene la voluntad de presentarse a las elecciones de Foment del Treball?
Mantengo que este es un tema vivo.

¿Qué quiere decir?
Quiero decir que todo eso lo tendremos que hablar, porque para ganar hay que ver que hay una parte de los socios de Foment que quieren cambiar realmente Foment. No se trata de otra cosa que orientar Foment en términos de defender el tejido empresarial. Con el mismo enfoque con el que trabaja Cecot, es con el que nos tenemos que plantear si hay suficiente base como para entender que las cúpulas no están para hacer política, están para servir a las empresas. Y si se visualiza que esta idea puede tener recorrido, está vivo mi planteamiento.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat