La decisión de Foment del Treball de suspender Cecot ha abierto una brecha en el empresariado catalán. Esta mañana, el presidente de la patronal vallesana, Antoni Abad, ha exigido a su homólogo de Foment, Joaquim Gay de Montellà, que mantenga la pluralidad en el seno de Cecot porque de no ser así, alerta que la principal patronal catalana podría caer en el "autoritarismo". Todo después de que ayer declarara en este periódico que la decisión tomada vulneraba los mismos estatutos de Foment. Desde Foment se han apresurado a justificar la decisión y a desmarcarla del procés.

En una entrevista en El Matí de Catalunya Ràdio, Abad ha calificado el movimiento de Foment de "inaudito", a la par que la ha criticado la actual presidencia de Gay de Montellà: "Foment debería de tener más capacidad de influencia, y con esta presidencia no es fácil". Por eso, ha invitado a los socios de la patronal a reflexionar sobre su continuidad.

El secretario general de Foment, Joan Pujol, ha salido a defender la decisión. Ha insistido en que la expulsión de Cecot se entiende dentro de una invasión en el marco competencial por parte de la patronal vallesana, y no por el debate independentista. "La Cecot hace actuaciones en el mismo ámbito que Foment y eso da lugar a conflictos", ha reiterado.

La presidencia de Montellà

La tensión entre Abad y Gay de Montellà es ahora bien visible. Tras un intenso debate que tuvo lugar ayer sobre la continuidad de la patronal vallesana, finalmente se decidió expulsarla durante el tiempo en que el presidente de Foment se mantenga en el cargo. Es decir: antes de que hayan elecciones a la presidencia de la patronal, que será a finales de 2018. Precisamente, Abad tiene la intención de presentarse a dichos comicios internos con el objetivo de relevar a Montellà.

Pujol ha descartado que Abad se pueda presentar a la presidencia de la patronal catalana, precisamente porque como ahora Cecot se encuentra como entidad suspendida, su presidente no podría acceder a la presidencia de Foment.

La necesidad de un nuevo Govern

A parte del conflicto interno, Abad ha insistido en la idea que hay que constituir un nuevo Govern cuanto antes. De hecho, el empresario ha apelado a la necesidad de un nuevo ejecutivo para que éste pueda atender al empresariado catalán. En este sentido, el presidente de Cecot no ha escondido su malestar con el artículo 155, que asegura que es compartido por parte del tejido empresarial.

"Necesitamos un Govern por supuesto, y también un Gobierno con quien hablar", ha expuesto Abad, que ha invitado una vez más en la senda del diálogo y la negociación entre los ejecutivos catalán y español.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat